Lennon cumpliría 80: Cynthia, su primera mujer y la que se llevó lo peor del Beatle
  1. Celebrities
ALL YOU NEED IS LOVE

Lennon cumpliría 80: Cynthia, su primera mujer y la que se llevó lo peor del Beatle

Casi todo el mundo recuerda la historia de amor de John y Yoko Ono, pero menos que el músico estuvo antes casado y tuvo un hijo, aunque tuviera que llevarlo en secreto por las fans

Foto: John y Cynthia Lennon, en 1964. (Getty)
John y Cynthia Lennon, en 1964. (Getty)

El de John Lennon es posiblemente uno de los asesinatos más famosos de la historia. Junto con el de JKF, Gandhi o Luther King. Si aquel fatídico lunes, 8 de diciembre de 1980, Mark Chapman no le hubiera encajado cinco balazos el ex-Beatle, hoy cumpliría 80 años.

No sabemos por dónde habría seguido su trayectoria o si se seguiría hablando con los otros dos 'escarabajos' aún con vida (Ringo cumplió 80 este verano). Tampoco podemos saber si su rocambolesca relación con Yoko Ono (boda en Gibraltar incluida) seguiría hoy aún vigente. Para la inmensa mayoría, la artista (y aristócrata) japonesa fue LA mujer de John, su compañera, la que se encamó con él en aquel famoso encierro del que salió 'Give Peace a Chance', la que le separó de la banda, la que se quedó con el título de viuda oficial. Pero lo que muchos no recuerdan es que antes de Yoko hubo otra señora de Lennon, a la que la nipona, sin querer queriendo, echó de la vida del cantante. La cosa fue más o menos así...

En la cama con otra

Cynthia había estado unos días fuera, de vacaciones en Grecia. Cuando regresó, abrió la puerta de la casa que compartía con John en Weybridge y se encontró a su esposo en bata de baño sentado en el suelo con Yoko. La habitación de invitados no mostraba signos de haber sido usada, así que Cynthia sumó 'uno más uno más dos camas pero una de ellas intacta', se dio media vuelta y se marchó. Esa noche, Lennon y Ono habían pasado las horas grabando su álbum experimental 'Two Virgins' (sí, la que tiene la portada con el desnudo de ambos) y luego, para celebrar lo experimental que era todo, habían hecho el amor.

Aunque hubo un conato de reconciliación, cuando Cynthia se fue a Italia para un breve descanso, Ono aprovechó para mudarse. Se ve que era salir por la puerta y ya estaba Yoko con el petate hecho. La pareja acabó por separarse primero y divorciarse después. Un proceso que fue de todo menos sencillo y pacífico. Para muchos, Cynthia se había llevado la peor parte de Lennon, la de los primeros y duros pasos en la música, el amor libre como bandera y las drogas como estilo de vida.

Una Beatle más

Nacida en 1939 en una familia humilde, Cynthia conoció al cantante de las gafas redondas en la universidad. Él mismo se presentó con un toquecito en la espalda y un “Hola, soy John". Corría el año 1957 y los Beatles aún no eran ni un proyecto. “Cuando empezaron a salir juntos en la escuela de arte todo el mundo se sorprendió. Ella era refinada y reservada, nadie pensó que aquello fuera a durar", aseguraba en su día Hunter Davies, autor de la única biografía oficial de los Beatles, publicada en 1968. El propio escritor explicó en alguna ocasión que el músico llegó a golpearla, algo que ella misma relataba en su autobiografía 'A Twist of Lennon' (“Realmente estaba bastante aterrorizada de él durante el 75% del tiempo", escribía), en la que también recuerda que fue tras un baile lento en una fiesta allá por 1959 cuando lo suyo se oficializó.

Foto: Ringo Starr. (Reuters)

En esos primeros años, la inglesa acompañaba a John y al resto de la banda de local en local. En 1962, los Beatles empezaban a despuntar y también lo hacía la barriga de Cynthia del que sería su primer y único hijo en común, Julian. Se casaron el 23 de agosto de 1962 en Liverpool, en una ceremonia a la que asistieron los otros tres componentes del grupo. Por indicación de su mánager (el insigne Brian Epstein), se decidió ocultar la boda y al vástago para no interferir con el fenómeno fan de la banda que empezaba a ser una realidad y una locura. La nueva familia se instala en Londres, donde la casa es continuamente asediada por la Beatlemanía, y la propia Cynthia llega a ser atacada cuando las fans se enteran de que es su mujer.

Cynthia, con parte de los Beatles. (Getty)
Cynthia, con parte de los Beatles. (Getty)

Los caminos de Jonh y Cynthia empiezan entonces a divergir: mientras él se marchaba a la India, empezaba experimentar con el LSD y seguía sumando amantes, ella se enteraba en el avión de vuelta de todas las infidelidades de su marido. Ono (la artista, no la fibra óptica) hizo el resto. Lennon no encajaba con el rol de padre de familia burguesa ni con los conceptos más tradicionales de su mujer.

Canción para Julian

John y Cynthia se divorciaron en 1968. Según el biógrafo de la banda, Cynthia vivió la humillación de que John se acostara con la japonesa en su cama de matrimonio (lo relatado al principio). El proceso de divorcio fue de todo menos sencillo y sacó lo peor de cada uno: Cynthia se sintió abandonada por los Beatles y su entorno, acusó a Lennon de episodios violentos y su clara predilección por buscar el calor del amor en otro hogar. Por su parte, el 'escarabajo' la acusó de adulterio con el empresario Roberto Bassanini. Un embarazo de Yoko (que derivó en aborto) aceleró el proceso que concedió la custodia de Julian a su madre, además de obligar al cantante a abonar 100.000 libras para ella y la misma cantidad para su hijo. Paul McCartney, para intentar que el buenrollismo se impusiera por encima de todo, compuso una canción para consolar a ese hijo 'olvidado': 'Hey Jude'.

Cynthia, con su hijo Julian Lennon. (Getty)
Cynthia, con su hijo Julian Lennon. (Getty)

Aunque Cynthia intentó rehacer su vida, la sombra de Lennon siempre estuvo presente. Se casó varias veces, publicó algunos libros de memorias, invirtió sin demasiado éxito, fue artista sin grandes logros y con el tiempo se vio obligada a sacar a subasta cartas y objetos procedentes de sus diez años con John. También fue, durante años, némesis de Yoko, hasta el punto de que la japonesa vetó su presencia en Nueva York cuando el cantante fue asesinado: “No eres una amiga mía del colegio, Cynthia”. Finalmente, cuando la primera mujer de Lennon murió en Mallorca en 2013, Ono rectificó: “Estoy muy triste por la muerte de Cynthia. Fue una gran persona y una maravillosa madre para Julian. Era una gran entusiasta de la vida y me siento orgullosa por la manera en la que dos mujeres logramos mantenernos firmes en la familia de los Beatles”.

John Lennon