Muere Cloris Leachman ('Malcolm'): la 'última película' del hijo que perdió con 30 años
  1. Celebrities
la abuela de 'malcom' fallece a los 94

Muere Cloris Leachman ('Malcolm'): la 'última película' del hijo que perdió con 30 años

La actriz que ganó un Oscar por 'La última película', de Peter Bogdanovich, vivió una vida discreta y también una tragedia de la que rara veces hablaba: la muerte de un hijo

Foto: Cloris Leachman, en 'Phyllis'. (CP)
Cloris Leachman, en 'Phyllis'. (CP)

A Cloris Leachman, fallecida este miércoles a los 94 años, se la recordará por muchas cosas. Fue la cómica genial de las películas de Mel Brooks (imposible olvidarla, casi irreconocible, en 'El jovencito Frankenstein'), la abuela de la serie 'Malcolm in the middle' o la estrella de 'Phyllis'. Pero quizá ella querría pasar a la historia del entertainment por su más célebre incursión en el drama, aquella melancólica 'The last picture show', de Peter Bogdanovich. En esa cinta, imprescindible para definir el Nuevo Hollywood de los 70, Leachman interpretaba a una infeliz mujer casada de 41 años que cae en los brazos del jovencito Timothy Bottoms; al alma perdida que busca salir de la opresión de un lugar provinciano como una contemporánea, pero discreta y sufrida, Madame Bovary.

Aquel personaje le proporcionó un Oscar (el único de su carrera) como mejor actriz secundaria. También le hizo vivir una de las noches más felices de su vida. En algunas de las fotografías de la velada aparece junto al mismísimo Charles Chaplin, que había vuelto a Hollywood después de un largo exilio para recibir un homenaje en los premios de la Academia. Una noche para el recuerdo para el que fue el papel de su vida.

placeholder Leachman, junto a Timothy Bottoms en 'La última película'.
Leachman, junto a Timothy Bottoms en 'La última película'.

Nacida en Iowa, cuando era muy jovencita, allá por 1946, su belleza le hizo competir por el título de Miss América en representación del estado de llinois. Al contrario que su personaje en 'La última película', ella sí huyó de la América profunda y se trasladó a Nueva York para estudiar en el famoso Actor's Studio. En los 50 empezó a destacar en series como 'The twilight zone' o 'Lassie', convirtiéndose en un rostro habitual para los espectadores que entonces descubrían la pequeña pantalla en detrimento de las salas de cine. Fue su feliz unión, ya en la madurez, con el director Mel Brooks la que le proporcionó sus más grandes alegrías en la gran pantalla. Su personaje en 'El jovencito Frankenstein', Frau Blücher, provocaba el fuerte relincho de los caballos cada vez que aparecía. También las risas de millones de espectadores.

placeholder Leachman, en 'El jovencito Frankenstein'.
Leachman, en 'El jovencito Frankenstein'.

En el 53, Cloris Leachman se casó con el empresario George Englund, con el que permanecería hasta 1979, cuando se divorciaron. Vecinos de Sid Luft, uno de los maridos de la mítica Judy Garland, la hija de este aseguraba que Leachman era el tipo de madre "que solo había visto en televisión". La actriz tuvo cuatro hijos y uno de ellos, Bryan, murió con tan solo 30 años en 1986. El joven, que aspiraba a seguir los pasos de su madre, fue encontrado sin vida en la habitación de un apartamento que había alquilado. La muerte se produjo por una razón absurda: la policía sospechó que había tomado una sobredosis de medicamentos para una úlcera, algo que los forenses acabaron certificando. Leachman habló pocas veces de una pérdida dura y significativa para toda la familia.

placeholder Leachman, con uno de los Emmy que consiguió por 'Malcom in the middle'. (Reuters)
Leachman, con uno de los Emmy que consiguió por 'Malcom in the middle'. (Reuters)

En los últimos años, la actriz siguió siendo un torbellino. No solo triunfó interpretando a la cáustica abuela de 'Malcolm', sino que también se atrevió a participar en la versión norteamericana del programa '¡Mira quién baila!', 'Dancing with the stars'. Incombustible, simpática y siempre sonriente, el público la recordará como una de esas secundarias que, a veces, son más necesarias y aportan más que las grandes estrellas.

Hollywood
El redactor recomienda