Las escenas de sexo de Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal fueron "una tortura"
  1. Celebrities
incómodos momentos

Las escenas de sexo de Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal fueron "una tortura"

El actor norteamericano se ha sincerado sobre cómo fue rodar junto a la estrella de 'Friends' en la película 'Una buena chica' cuando tenía solo 21 años

Foto:  Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en el estreno de 'Una buena chica'. (Getty)
Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en el estreno de 'Una buena chica'. (Getty)

Estamos razonablemente seguros de que si preguntamos a cien personas si les apetecería rodar una escena con dos de las estrellas más atractivas de Hollywood, unas 99 de ellas aceptarían encantadas. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en la meca del cine. Así lo ha puesto de manifiesto una vez más Jake Gyllenhaal durante una entrevista en 'The Howard Stern Show', hablando de lo incómodo que fue el rodaje de 'Una buena chica' junto a Jennifer Aniston en 2002.

El intérprete confesó además que por aquel entonces estaba muy enamorado de la actriz, lo que complicó aún más el rodaje de la comedia romántica. "Oh sí, fue una tortura", dijo Gyllenhaal, que tan solo tenía 21 años mientras trabajaba en el proyecto. "Pero no fue solo una tortura. Vamos, fue una mezcla de ambas cosas", aclaró de forma enigmática.

placeholder Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en una escena de la película. (Fox)
Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en una escena de la película. (Fox)

El actor de 'Donnie Darko' admitió que las escenas de sexo son "incómodas" en cualquier plató "porque hay tal vez treinta, cincuenta personas mirándote. Eso no es nada excitante". Gyllenhaal explicó que el rodaje de escenas íntimas puede resultar "extrañamente mecánico", y añadió: "Es como un baile, estás haciendo una coreografía para la cámara. Es como una escena de lucha. Tienes que coreografiar esas escenas".

Foto: Jennifer Aniston, en los Globos de Oro de 2020. (Cordon Press)

En la película indie, dirigida por Miguel Arteta y escrita por el creador de la serie de HBO 'White Lotus', Mike White, Gyllenhaal interpreta a Holden, un tímido cajero que comienza una relación con su compañera de trabajo mayor Justine (Aniston), que está luchando contra su depresión y la mala relación con su marido.

Los personajes comparten un improbable vínculo emocional en la película, que rápidamente se traspasa al plano físico. El intérprete reveló que hay técnicas que los actores utilizan para asegurarse de que la profesionalidad se mantenga en su sitio durante el rodaje. En esa ocasión, Gyllenhaal admitió que "se utilizó la técnica de la almohada". Entre risas explicó que es algo que "se usa siempre cuando se está en una posición horizontal".

placeholder Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en una imagen de archivo. (Getty)
Jennifer Aniston y Jake Gyllenhaal, en una imagen de archivo. (Getty)

El nominado al Oscar explicó que la almohada "fue en realidad una sugerencia de Jennifer", antes de aclarar que en realidad fue más una petición que una sugerencia. "Ella fue muy amable al sugerirlo antes de empezar", bromeó. "Ella dijo: 'Voy a poner una almohada aquí'. Eso fue todo, eso fue todo lo que dijo".

En anteriores ocasiones, Gyllenhaal ha bromeado con que trabajar con la estrella de 'The Morning Show' fue un poco duro, pero tan solo porque "estuvo enamorado de ella durante años", según dijo a 'Entertainment Weekly' en 2016. "Eso es todo lo que voy a decir", sentenció sin dar más pistas sobre si su amor fue correspondido o no finalmente.

Noadex
El redactor recomienda