La tragedia resucita a Matrix: orfandad, cambios de sexo, accidentes... y yoga
  1. Celebrities
CINE

La tragedia resucita a Matrix: orfandad, cambios de sexo, accidentes... y yoga

La mítica película estrena hoy su cuarta entrega casi 20 años después de la tercera. En este tiempo, Keanu Reeves ha vivido un infierno personal. Carrie-Ann Moss simplemente desapareció

Foto: Keanu Reeves, en la première canadiense de la nueva entrega de 'Matrix'. (Reuters/Carlos Osorio)
Keanu Reeves, en la première canadiense de la nueva entrega de 'Matrix'. (Reuters/Carlos Osorio)

Para muchos, Matrix es una religión, en la que en lugar de resucitar al tercer día, sus mesías han necesitado 20 años para volver a la vida. Y revierten la llegada de Jesucristo, pues Neo, Trinity y Morfeo resucitan en plena Navidad con una cuarta entrega en la que, al menos, juegan a todo menos a simular que el tiempo no ha pasado. De hecho, hace tanto de su último encuentro que Neo y Trinity ni siquiera se acuerdan de sí mismos y tendrán que tomarse una nueva dosis de la famosa pastilla roja para volver a la matriz que los hizo icónicos y millonarios. Eso en la ficción, pero en la realidad, los efectos de estos años también se han dejado notar y esta cuarta entrega es casi un 'qué fue de…'.

Aunque muchos quieran explicar este regreso como un nuevo sacaperras para nostálgicos (en la línea de las nuevas producciones de 'Sexo en Nueva York' o 'Will and Grace', o la reunión de 'Friends', todas ellas apelando a la misma generación) lo cierto es que Lana Wachowski volvió al universo binario en negro y verde para ahorrarse la terapia al quedarse huérfana. “No sabía cómo procesar este tipo de duelo… Mi cerebro siempre se ha refugiado en la imaginación y una noche, mientras lloraba y no podía dormir, en mi cabeza estalló esta historia. No podía resucitar a mis padres, pero sí a Neo y a Trinity, los personajes más importantes de mi vida”, explicó en el Festival Literario de Berlín.

Y, tras consultar a su esposa, se puso manos a la obra. Su hermana Lilly optó por abstenerse. “Tenemos duelos diferentes”, aseguró. Y, como en tantas familias, la muerte de los padres causó también los caminos divergentes de su descendencia después de una carrera marcada por 'la matriz' pero que también las ha llevado a firmar en conjunto 'Cloud Atlas' o la serie de televisión que antes supo captar el nuevo sentir identitario del siglo XXI, 'Sense8'. Hasta dieron el paso de la reasignación de género juntas. Primero Larry se convirtió en Lana y luego fue Andy el que se convirtió en Lilly. Las trans más poderosas de Hollywood y un ejemplo de visibilidad. Así que esta entrega de 'Matrix' es quizá, ante todo, la primera dirigida oficialmente por una mujer.

Si con el reboot de 'Sexo en Nueva York' el aspecto de sus protagonistas fue muy comentado, la igualdad de género ha llegado en la dirección equivocada con Keanu Reeves, que ha sido víctima de innumerables memes por no lucir tan apuesto como lo hizo cuando no tenía 57 sino 37. El look desaliñado y la media melena le granjearon comentarios tan locales como compararlo con el cantante de OBK, y tan universales como que la pastilla roja tenía efectos secundarios o que la resurrección "a la Wachowski" no es precisamente un pacto con el diablo. La cosa tiene gracia porque hace un juego de palabras con una de sus famosas películas de los 90, la década en la que se erigió como el 'mejor-peor actor' del momento y trabajó con Coppola, Van Sant, Bigelow, Bertolucci o Linklater.

placeholder Carrie-Ann Moss, Lana Wachowski y Keanu Reeves, en el estreno de 'Matrix'. (Reuters)
Carrie-Ann Moss, Lana Wachowski y Keanu Reeves, en el estreno de 'Matrix'. (Reuters)

'Matrix' fue la cumbre del proceso, pero también coincidió con una época profundamente dolorosa de su vida. El día de Nochebuena de 1999 moría en el parto su hija Ava, fruto de su relación con la actriz Jennifer Syme. Su relación entró en crisis tras la tragedia pero, justo al darse una segunda oportunidad, se vio violentamente truncada el 2 de abril de 2001, cuando Syme falleció en un accidente de tráfico tras salir de una fiesta en casa de Marilyn Manson.

Foto: Keanu Reeves, en los últimos Oscar. (Reuters)

Fueron años de esplendor económico y depresión anímica para Keanu: durante cuatro años estuvo alojado en el hotel Châteaux Marmont de Los Ángeles, como un millonario sin hogar. No fue hasta 2003 cuando por fin se compró una casa en Los Ángeles que, al contrario que la de cualquier celebridad, tenía solo dos dormitorios (a pesar de que su precio fue de más de 4 millones de dólares). Este proceso le mantuvo cerca de otra estrella en problemas, Winona Ryder, y recientemente confesó que, todavía hoy, se va a pasar la noche a casa de Laurence Fishburne, su compañero Morfeo en la saga de 'Matrix' (que no fue llamado para esta resurrección y solo aparece en flashbacks interpretado por Yahya Abdul-Mateen II) y con el que también se alió en otra trilogía menos multimillonaria pero también de culto, 'John Wick'.

placeholder Keanu Reeves, con Laurence Fishburne (Morfeo en la película). (Reuters)
Keanu Reeves, con Laurence Fishburne (Morfeo en la película). (Reuters)

Eso sí, en medio de esta vida aparentemente poco estelar, en la que no ha parado de trabajar pero en títulos olvidables, cabe recordar que, en base a una carrera bien cimentada antes de 'Matrix', llegó a la trilogía con unas condiciones contractuales que han colaborado a que, a día de hoy, mientras algunos se ríen del efecto que el paso del tiempo ha tenido sobre él, su patrimonio esté estimado en 380 millones de dólares, según Celebrity Net Worth.

La desaparición de Carrie-Ann

El agravio comparativo con su compañera de reparto Carrie-Ann Moss es insostenible: la igualmente icónica Trinity había llegado a las manos de los entonces hermanos Wachowski con una situación menos favorecedora (ni siquiera tenía seguro médico) y a día de hoy su patrimonio es de 3 millones de dólares, por lo que puede ser la principal beneficiada de este regreso a la matriz.

Cuando le preguntaron en una entrevista con 'GQ' qué había pasado con su carrera, fue tajante en su respuesta: “Fui madre y quería estar con mis hijos”. Así que dejó su prometedora trayectoria (que también cuenta con otro título de culto, 'Memento', de Christopher Nolan) y se pasó, sin pastilla de color, a otra dimensión: la de la metafísica. Estudió yoga kundalini y creó la plataforma Annapurna Living, para “mujeres que quieren hacerse cargo de su experiencia con la realidad”, según la página web.

Para cuando regresó al mundo del espectáculo en 2016 con la serie 'Jessica Jones', del sello Marvel, no sabía lo que era Uber y la protagonista de la serie, Kysten Ritter, le tuvo que ayudar a descargar la aplicación, según contaba en la misma entrevista a 'GQ'. Pero lo cierto es que en este regreso a las alfombras rojas, cuando la vimos en el estreno vestida de Oscar de la Renta con un modelito ciberinspirado, era la única que parecía haber detenido el tiempo, lo cual fue un mensaje más poderoso sobre su plataforma y su modo de vida que sobre la película en sí.

¿Qué pasará ahora con esta resurrección? ¿Será rentabilísima y revitalizará las carreras de todos ellos? ¿Será la primera de varias resurrecciones? ¿Será el último estertor antes de la muerte definitiva? Veremos qué dice el oráculo…

Hollywood