Es noticia
Menú
La mujer que repudió al capo Messina, jefe de la mafia siciliana: su hija
  1. Celebrities
EN EL PUNTO DE MIRA

La mujer que repudió al capo Messina, jefe de la mafia siciliana: su hija

Matteo Messina, mítico líder de la Cosa Nostra, ha sido detenido esta semana tras 30 años huido de la justicia. Tenía varias amantes simultáneas y una hija, Lorenza, a la que nunca ha conocido

Foto: Matteo Messina detenido en su domicilio este pasado lunes. (EFE)
Matteo Messina detenido en su domicilio este pasado lunes. (EFE)

Estos días es inevitable no evocar a Vito Corleone cuando se leen las numerosas noticias relacionadas con el arresto del criminal más buscado de Italia, el jefe de la mafia siciliana, Matteo Messina. El líder de la Cosa Nostra fue detenido por los carabineros cuando visitaba una clínica privada en Palermo para recibir tratamiento médico para el cáncer metastásico que padece. Instigador de varias masacres y poseedor de una fortuna estimada en 4.000 millones de euros fruto de su actividad delictiva, Messina vivía como una persona 'normal', en un apartamento situado en la localidad de Campobello di Mazara, en la provincia de Trapani (Sicilia).

El suceso ha sido tan celebrado en el país que algunos han propuesto que el 16 de enero, fecha de la detención, sea declarado festivo en Italia. La policía italiana se encuentra en estos momentos tirando del hilo y ya ha dado con un segundo apartamento bunkerizado en la misma localidad. También ha encontrado cosas mucho más mundanas, como algunos perfumes, viagra o ropa de marca, algo que siempre gustó al mafioso.

En lo personal, Messina llevó una vida muy alejada de los valores familiares del capo tradicional. Tuvo varias parejas, muchas amantes, nunca conoció a su hija y estos días se ha sabido que era un entusiasta de los videojuegos. Aunque se cree que tiene más hijos, la única 'con rostro' es Lorenza Alagna, una chica de 26 años, madre de un bebé de 18 meses, que estos días espanta como puede a la prensa mientras finge que su padre nunca ha existido. La suya es una triste historia marcada por la figura paterna y por las fuerzas de seguridad italianas, vigilantes siempre en la sombra de cada uno de sus movimientos, a la espera de cazar algún contacto entre padre e hija. Nunca sucedió.

placeholder Imagen de la detención del capo Messina. (Reuters)
Imagen de la detención del capo Messina. (Reuters)

“No tengo nada que decir, déjenme en paz”, suplica en unas imágenes vistas estos días, escapando de los reporteros que intentaban interceptarla en su residencia. Las autoridades han corroborado su versión. "Casi puedo decir vi nacer a Lorenza", recuerda en el 'Corriere della Sera' Roberto Piscitello, que persiguió a Messina Denaro durante años. "Por supuesto, durante todo este tiempo, madre e hija siempre han sido vigiladas de cerca con la esperanza de que cualquier movimiento nos condujera al fugitivo. Pero no fue así, por eso sí puedo decir que es verdad que Matteo Messina Denaro nunca conoció a su hija".

Aunque en los últimos años Messina se lamentaba de no tener relación con Lorenza, lo cierto es que no fue siempre así. En una carta escrita a otro hijo e interceptada en 2007, se leen las palabras de la madre de Messina, abuela de la niña, leyéndole la cartilla por no hacer ni caso a la niña: "Tienes que decirle a tu hermano que tiene una hija que cumplió 11 años en diciembre y que ha llegado el momento de que él también le escriba algo. Porque ahora la niña empieza a hacer preguntas sobre su padre y él no puede seguir ignorándola como siempre, olvidándose incluso del cumpleaños de su hija".

El apellido materno

Lorenza Alagna lleva el apellido de su madre, Franca Alagna, una joven de buena familia con la que Messina entabló una relación en 1995. Al dejarla embarazada, Franca se fue a vivir con su 'suegra' y las hermanas del capo, en lo que la prensa italiana califica como "un matriarcado asfixiante". En ese entorno creció la niña, en la localidad de Castelvetrano. Si en la escuela ese día tocaba hablar de la mafia, la niña no iba a clase.

Sin embargo, a los 18 años (dicen que con la autorización del padre), tanto Franca como Lorenza abandonaron la casa de Messina Denaro y se mudaron a otra parte. La hija ingresó en la universidad, pero no completó sus estudios. Hoy quiere vivir una vida anónima junto a su pareja y su hijo, aunque parece imposible. En todo este tiempo solo se ha permitido una debilidad (que no pasó desapercibida) al escribir en su perfil de Facebook: "Cuánto me gustaría tener el cariño de una persona... pero desafortunadamente esa persona no está a mi lado y nunca lo estará por el destino".

placeholder Vito Corleone, el capo de 'El Padrino'.
Vito Corleone, el capo de 'El Padrino'.

No se sabe con certeza si Lorenza es la única hija de Messina. Hay libros donde se afirma que también tuvo descendencia con una bellísima austriaca llamada Andrea Hasleher. Estuvieron juntos durante cuatro años, de 1989 a 1993. Se conocieron cuando Asi (su apodo) entró a trabajar como recepcionista en un hotel al que el mafioso era asiduo. Messina ordenó el asesinato del jefe de su entonces novia, Nicola Consales, un hombre respetable que también se había enamorado de Hasleher y además había amenazado con hacerle la vida imposible a esos "cuatro mafiosos".

Con todo, la mujer con la que mantuvo una relación más sólida fue Maria Mesi, con la que se han acreditado viajes románticos a Suiza o a Grecia durante los años en que estuvo prófugo de la justicia. Compartían pasión por los videojuegos. "Eres lo más hermoso que hay", le llegó a escribir Messina en uno de los 'pizzini' (los pequeños mensajes en papel utilizados por la mafia para eludir los controles policiales) interceptado por los investigadores. De la correspondencia incautada en casa de Filippo Guttadauro, cuñado y enlace entre el fugitivo y su mundo, surge el perfil íntimo de una pareja necesariamente clandestina. Maria se hacía llamar Mari o Mariella, y le escribía cosas como esta: "Me hubiera gustado habernos conocido desde niños y crecer contigo. Pero te hubieras puesto de todos los colores porque de niña era un marimacho".

La recompensa de María a su amor fue una condena.

Estos días es inevitable no evocar a Vito Corleone cuando se leen las numerosas noticias relacionadas con el arresto del criminal más buscado de Italia, el jefe de la mafia siciliana, Matteo Messina. El líder de la Cosa Nostra fue detenido por los carabineros cuando visitaba una clínica privada en Palermo para recibir tratamiento médico para el cáncer metastásico que padece. Instigador de varias masacres y poseedor de una fortuna estimada en 4.000 millones de euros fruto de su actividad delictiva, Messina vivía como una persona 'normal', en un apartamento situado en la localidad de Campobello di Mazara, en la provincia de Trapani (Sicilia).

En el punto de mira
El redactor recomienda