Logo El Confidencial
LUJO

Prendas absurdas para derrochar dinero en tiempos de crisis

  Si la vida son dos días, es mejor disfrutarla a lo grande. ¿Que los bancos van cayendo uno a uno como pollos en un asador?

Foto: Prendas absurdas para derrochar dinero en tiempos de crisis
Prendas absurdas para derrochar dinero en tiempos de crisis
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min
     

    Si la vida son dos días, es mejor disfrutarla a lo grande. ¿Que los bancos van cayendo uno a uno como pollos en un asador? Dont worry. ¿Que la crisis puede acabar con todo el sistema? Be happy. Las excentricidades parecen no tener límite en estos tiempos en los que medio planeta –o más– anda apretándose el cinturón. El lujo mal entendido puede llevar al paroxismo, y eso mismo acaban de demostrar en Nueva Zelanda, donde se ha presentado un traje hecho con fichas de casino que cuesta un millón de dólares.

     

    La idea no llegará a ninguna pasarela con vistas a la próxima temporada, sino que es el modo de un casino para anunciar su festival de póker. “Cuando me escogieron para llevar el traje del millón de dólares pensé que era bastante Paris Hilton”, afirma rotunda la modelo Amber Peebles, que se encargó de lucir la pieza rodeada de un impresionante aparato de seguridad.

     

    Paris Hilton podrá ser muchas cosas, pero la sofisticación no aparece en la lista de sus dones, así que este vestido debe apelar a algo más: algo así como un medio para aparentar, para sonreír al mundo a pesar de las preocupantes cifras económicas. De todos modos, la exageración de este traje no puede esconder una realidad: que hay piezas de ropa que, por un motivo u otro, cuestan mucho más que el sueldo entero de la mayoría de familias medias.

     

    Elsa Pataky y Bar Rafaeli lo demostraron en el último festival de Cannes, adonde las dos acudieron luciendo un vestido de Alberta Ferretti y Caroline Gruosi realizdo en muselina de seda con una guirnalda de joyas y cuyo valor ascendía hasta los 550.000 euros. En este caso, de todos modos, todo era por una buena causa: la pieza fue subastada y los beneficios se destinaron a la lucha contra el sida.

     

    Pero también en la moda masculina hay ejemplos de ropa requetecara. Como muestra, un botón... o mejor todos los que lleva la camisa más cara del mundo, una prenda de la marca nórdica Eton que cuesta la friolera de 33.000 euros y cuya botonera está rematada con diamantes. La pieza saldrá a la venta a subasta el próximo año, aunque también hay otras bien ‘saladas’ que se venden directas al público.

     

    Es el caso de la firma Miguel Caballero, de la que ya hemos hablado alguna que otra vez en Vanitatis.com. Esta marca especializada en fabricar prendas antibalas ha lanzado al mercado un polo que ofrece protección contra casi cualquier arma por la ‘módica’ cantidad de 12.000 dólares estadounidenses, cifra que pagarán todos aquellos más preocupados por su seguridad personal que por la de su bolsillo.

     

     

     

    Estilo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios