Logo El Confidencial
SALUD Y BELLEZA

Mascarillas caseras contra la crisis

No hay nada como la escasez de recursos para agudizar el ingenio. Es tiempo de echar mano de los remedios caseros y de los viejos trucos

Foto: Mascarillas caseras contra la crisis
Mascarillas caseras contra la crisis
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    No hay nada como la escasez de recursos para agudizar el ingenio. Es tiempo de echar mano de los remedios caseros y de los viejos trucos para mejorar nuestro aspecto y proteger el rostro contra las inclemencias del tiempo con aquellas cosas que siempre han estado al alcance de nuestra mano y pueden ayudarnos a mantener nuestra piel en perfecto estado.

     

    Si las grandes firmas echan mano de la naturaleza para crear a partir de ella productos beneficiosos para la piel no es por casualidad. Existen remedios naturales contra la sequedad de la piel, las bolsas en los ojos, las ojeras e incluso el acné. Quizá la más manida de esas opciones naturales sea la de utilizar la clásica rodaja de pepino sobre los ojos. A pesar de que se ha repetido hasta la saciedad, su eficacia es real. El pepino provoca una sensación refrescante y ayuda a aliviar la hinchazón en los párpados y la parte inferior del ojo.

     

    Otro de los productos que se han asentado en los tratamientos cosméticos tanto para la piel como para el cabello es la miel. De grandes propiedades nutritivas, esta substancia alivia la sequedad cutánea proporcionando un aspecto y un tacto suave en cualquier tipo de piel, ya que no aporta grasa y además elimina los puntos negros. Realizar una mascarilla de miel es una tarea de lo más simple: a una base de harina de avena añadimos unas cucharadas de miel y a continuación un poco de leche o de crema hasta convertirlo en una mezcla homogénea que aplicaremos sobre la piel.

     

    Si pretendemos que esta mascarilla de miel además tenga una función astringente, podemos añadir a la mezcla media manzana pelada. Y para cerrar los poros, nada como el huevo. Con una simple mezcla de huevo y miel aplicada sobre el rostro podemos lograr que nuestro rostro luzca más brillante y sin las antiestéticas marcar de los poros abiertos, con lo que además evitaremos la formación de impurezas y puntos negros.

     

    El yogurt también es un buen aliado de la piel. Está indicado sobretodo para pieles secas y sensibles, porque hidrata y alivia la tirantez del rostro. Su realización es de lo más sencillo; simplemente hay que mezclar un cuarto de yogurt con un trozo de pepino pelado, hasta conseguir una pasta con apariencia de crema que aplicaremos sobre el rostro. También está indicado para hacer desaparecer las bolsas de los ojos por su poder antinflamatorio.

     

    Aunque si lo que queremos es darle un toque diferente a nuestra mascarilla lo mejor es hacer uso de frutas como la fresa, muy apropiada para pieles grasas ya que actúa como un fantástico exfoliante. Lo mismo sucede con las frutas exóticas. Si queremos una mascarilla de estos frutos simplemente tenemos que cortar láminas de papaya, piña, limón, tomate y melón y colocarlas sobre la piel. No son aconsejables en el caso de las pieles secas –en especial el limón y la piña- ya que podrían aumentar la sequedad de la piel.

     

    Elijamos el tipo de mascara facial que elijamos, es importante seguir una serie de pasos a la hora de aplicarla sobre la piel. En primer lugar, hay que lavar bien el rostro y abrir los poros. Una vez que la piel esté lista, aplicar la mascarilla, que deberá permanecer sobre el rostro unos 15 minutos. Transcurrido este periodo de tiempo, retirar con agua tibia.

    Estilo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios