Madrid y los mágicos rincones de Lineadoré
  1. Estilo
TENDENCIAS

Madrid y los mágicos rincones de Lineadoré

En pleno corazón madrileño, cerca del Cine Doré (la famosa Filmoteca), en torno a las calles León y Torrecilla del Leal, vías que unen el Barrio de las

Foto: Madrid y los mágicos rincones de Lineadoré
Madrid y los mágicos rincones de Lineadoré

En pleno corazón madrileño, cerca del Cine Doré (la famosa Filmoteca), en torno a las calles León y Torrecilla del Leal, vías que unen el Barrio de las Letras y el de Lavapiés, varios comerciantes han creado Lineadoré, un proyecto que pretende revalorizar sus pequeños espacios y locales gracias a la especialización de los mismos. Un concepto con el que dar mayor importancia a la zona, de por sí castigada ante la masiva apertura de tiendas mayoristas y que tanto ha degradado al barrio en los últimos años, especialmente en lo que se refiere al comercio.

 

En total más de veinte negocios se han adherido a esta curiosa iniciativa: desde tiendas de decoración y antigüedades a galerías de arte e, incluso, cafeterías y restaurantes. A fin de facilitar a los clientes un recorrido por los establecimientos, Lineadoré ha editado una pequeña guía que hará las delicias de todos los que se acerquen hasta el centro de Madrid. Primordial: casi todos los locales abren a las once de la mañana.

 

Desde el interior

 

Una casa no sólo se compone de sillas, mesas, un sofá, una cama y un armario. Tan necesarios como éstos últimos son los detalles, capaces de transformar en un lugar mágico y con personalidad hasta los muebles más simples de Ikea. De esta labor se ocupa, entre otras, Modernario (C/ Santa María, 20). Se trata de un local dedicado a la exposición, venta y promoción de muebles nacidos y diseñados en el siglo XX, pero eso sí se trata de auténticas piezas de coleccionista por lo que no será nada fácil que los tenga el vecino de enfrente.

 

Algo más moderna es la tienda Arte Hoy (C/ Cabeza, 26), especializada, como reza su lema, en la artesanía del siglo XXI. En este espacio donde se pueden adquirir objetos tan diversos como cuencos, lámparas o paragüeros que, si bien pueden compartir ciertos rasgos, suelen ser casi siempre obras por encargo. Además (y esto es, quizá, su mayor atractivo) existe la posibilidad de asistir a los curso que ofrece sobre artesanía y manualidades tanto para niños como adultos. El precio de estos últimos es algo elevado.

 

 

Desde de Francia llegan muebles y antigüedades a Tado (C/ Echegaray, 31), impulsada hace cinco años por un grupo de amigos españoles y franceses, experimentados viajeros. Sus piezas, así como sus precios, son variadas: desde mesas de campo a carteles y demás. Entre sus clientes hay personas de todo tipo: personajes conocidos y también jóvenes urbanitas o la señora mayor que lleva viviendo en el barrio toda la vida. 

 

Dentro de esta categoría hay que mencionar a Vinca per Vinca (C/ Lope de Vega, 12), una floristería que aportará el toque de vida que tanto necesitan los ‘gastados’ muebles que presentan Modernario y Tado. 

 

‘Vísteme despacio que tengo prisa’

 

Antes que tener una casa y por tanto decorarla, los hombres buscan, ante todo, vestirse a sí mismos. Y para ayudarles en esta función Lineadoré cuenta con Adhoc y Geishamemucho, cada cual con un estilo más personal. Adhoc (C/ Lope de Vega, 3) se trata de un lugar dedicado a la venta de ropa urbana, complementos y música creados por diseñadores noveles. Y que recupera el estilo de su compañera Columpio (C/ Torrecilla del Leal, 7), especializada en la exposición y creación de dibujos.

 

Algo más arriba, en la misma plaza de Antón Martín, surgió el cinco de mayo del año pasado uno de los pocos establecimientos de la zona dedicados a la cultura japonesa, desde la moda a objetos con los que decorar el hogar e, incluso, libros y películas. Hablamos de Geishamemucho (C/ Atocha, 52). Pese a su reducido espacio, la tienda ha conseguido hacerse un hueco en un barrio, que sigue anclado todavía en las tradiciones más castizas, gracias a la dedicación y simpatía de su propietaria y sus particulares diseños.

 

Tan importante como el vestido es el acabado final que concede siempre una buen sesión de maquillaje. Alentado por ese espíritu encontramos Croma (Plaza del Ángel, 4), un centro donde las más vanidosas aprenderán a usar correctamente el colorete y hacerse la manicura sin necesidad de recurrir a otra persona. Son muchas las ocasiones especiales en hay que lucir espléndidas ya que ni el dinero ni el tiempo nos sobran. Su labor se centra principalmente en ofrecer cambios de imagen, cursos de auto-maquillaje y hacer books.

 

 

 

Cajón de sastre

 

Más de tres generaciones avalan la tienda Valentín del Barrio (C/ Moratin, 20), una firma dedicada a la creación y producción de artículos de piel desde 1934 que hará las delicias de los más exigentes. Su filosofía es bien clara: crear objetos sencillos, hechos a mano, dando prioridad a la calidad y a la funcionalidad. Su colección es amplia (cuadernos, cajas, carteras, portabotellas...) y combina con suma maestría los distintos tipos de texturas del cuero que existen así como los colores. Un aspecto a recordar es que hay que pedir cita previa.

 

Y en este saco entran dos tiendas, a cada cual más curiosa. Por un lado The Rara Shop (C/ León, 26), un multi-espacio en el que caben todo tipo de objetos como marcos de foto, tes, ropa... Son recomendables sus cuadros con clips de Playmobil, especialmente los que contienen motivos religiosos. Y, frente a lo que suele suceder en la actualidad, no son ofensivos, son, simplemente, simpáticos. En un bando semi-parecido aparece Lomography (C/ Echegaray, 5), tienda oficial de la marca de cámaras fotográficas Lomo. La lomografía es un concepto difícil de entender pero que, en resumidas cuentas, intenta captar, por medio de fotografías, cualquier aspecto de la vida que pueda ser interesante, llamativo y raro. Eso sí sus cámaras no son digitales, lo retro sigue en pie.

 

Tres musas muy bien avenidas

 

Lineadoré es más que un compendio de tiendas curiosas y especializadas en diversas materias. Es, además, un espacio en el que disfrutar de la música, el arte, el teatro y, por supuesto, del cine. A este respecto podemos encontrar tres galerías: Zmb- Zambucho (C/ Zurita, 3), Galería Rita Castellote (C/ Torrecilla del Leal, 3) y Off Limits (C/ Escuadra, 11).

 

Zmb- Zambucho, con más de doce años de experiencia en el difícil sector del arte, tiene como objetivo primordial promocionar a nuevos valores del arte actual, y parece que lo han conseguido. Esporádicamente publican ediciones propias de colecciones de obra gráfica, carpetas de autor, seriación de piezas y libros-objeto, a fin de aunar el esfuerzo de escritores y artistas plásticos.

 

 

 

Influenciada también por el arte actual se cuela la Galería Rita Castellote, clara en su actitud y en lo que ofrece: su ideal se basa en el arte actual ya que consideran que lo contemporáneo ha muerto, es historia. Por su parte, Off Limits. Es “un proyecto que combina la oferta de servicios de gestión cultural y formación, con la exposición y producción de proyectos de arte contemporáneo y el alquiler de espacio a empresas”.

 

Las ofertas teatrales nos llegan de la mano de la Sala Triángulo (C/ Zurita, 20) y la Sala Tis (C/ Primavera, 11). Cuando todo el mundo se recoge en sus casas, cansado tras una larga jornada en la oficina, estas dos pequeñas salas de teatro abren sus puertas haciendo que la magia y la ilusión inunden la vida de los trabajadores de a pie.

 

Y si de verdad el cansancio es tal que ni nos planteamos hacer la cena, ducharnos e, incluso, dar un paseo más que aceptable al perro siempre podremos recurrir al videoclub Ficciones (C/ Primavera, 20), dedicado al cine de autor, independiente. Aunque quizás sea un cine...

 

Un broche de oro

 

Lineadoré se mantiene abierto las 24 horas del día o, al menos, lo intenta. A media tarde lo más indicado es dejarse caer por el Café Doré (C/ Torrecilla del Leal, 9), una cafetería tranquila, relajada, apasionada por la lectura frente a otros movimientos artísticos.

 

Unos cuantos metros más arriba, y para terminar, nada mejor que hacerlo con unas cañitas en Lamiak (C/ Rosa, 10) y El Sur (C/ Torrecilla del Leal, 12), donde los pintxos, los platos caseros, las raciones de toda la vida y los vinos pondrán el broche de oro al proyecto Lineadoré.

 

 

Imágenes: 1. The Rara Shop; 2. Valentín del Barrio; 3. Café Doré; 4. Columpio; 5. Lomography; 6. Zmb- Zambucho; 7. Tado; 8. Sala Triángulo; 9. Vinca Per Vinca; 10. Adhoc.

Decoración Diseño Moda Regalos Restaurante Riff Madrid