Mitos y verdades de la mamoplastia según Planas
  1. Estilo
BELLEZA

Mitos y verdades de la mamoplastia según Planas

El aumento de pecho es una de las operaciones de cirugía estética más demandadas. Pese a que se dispone de mucha información, aún existen muchas ideas

placeholder Foto: Mitos y verdades de la mamoplastia según Planas
Mitos y verdades de la mamoplastia según Planas

El aumento de pecho es una de las operaciones de cirugía estética más demandadas. Pese a que se dispone de mucha información, aún existen muchas ideas preconcebidas sobre los implantes y la propia operación. El doctor Jorge Planas, Cirujano Plástico y Director Médico de la Clínica Planas, responde las preguntas más frecuentes para ayudar a destapar mitos y despejar todas las dudas que se plantean.

Los implantes mamarios duran diez años. FALSO

Las prótesis que se están utilizando actualmente son de muy alta calidad y muy resistentes. Aún así, es cierto que a partir de los diez años el riesgo de alteración del implante aumenta y es preferible cambiarlo al notar cualquier variación. Sin embargo, esto no significa que haya mujeres que lleven el mismo implante toda su vida sin tener ningún tipo de problema.

Las prótesis son perjudiciales para la salud. FALSO

Las prótesis no son perjudiciales para la salud. Existen estudios que han intentado asociar el implante de prótesis con enfermedades autoinmunes pero no se ha demostrado que una rotura del implante dé problemas de salud a nivel general. Así mismo, la idea de que un implante puede favorecer la aparición del cáncer de mama, o que la prótesis puede interferir la realización de una mamografía, es falsa. Aunque los implantes de mama no provocan ninguna enfermedad ni están relacionados con un aumento de patología en la mama, Clínica Planas ha establecido un Protocolo de Control de la Mama, con el objetivo de obtener un seguimiento óptimo de la mama y de detectar y solucionar eficazmente cualquier cambio producido en la misma, bien en relación con el implante o la glándula mamaria que consiste en realizar una exploración anual.

Los implantes no son dañinos para la lactancia. VERDADERO

No existe ningún problema para amamantar al bebé con un implante de pecho. La paciente que es sometida a este procedimiento puede lactar en un futuro, salvo casos excepcionales en los que por motivos propios de la mama esto no sea posible.

Se puede realizar deporte inmediatamente después de la operación. FALSO

En el postoperatorio de esta intervención se deben tener en cuenta una serie de cuidados que repercuten directamente en la mama. Se podrán iniciar las actividades normales con cuidado de no efectuar movimientos forzados con los brazos, las axilas podrán depilarse una semana después de la mamoplastia y los primeros diez días se recomiendan las duchas rápidas para evitar al máximo el contacto del agua con las cicatrices. El ejercicio físico puede reiniciarse de manera progresiva al mes de la cirugía.
 
Se debe esperar seis meses para operarse después del parto. VERDADERO

El periodo de espera para poder operarse de aumento mamario tras el embarazo depende de si ha habido lactancia o no después del parto. Si se ha amamantado al bebé, habrá que esperar un mínimo de seis meses -se aconseja más tiempo- después del último día de lactancia para realizarse la operación quirúrgica. En caso que no haya habido lactancia, transcurridos seis meses del parto la mujer podrá intervenirse sin ningún problema.

Llevar implantes requiere más cuidados. FALSO

Una mujer que se ha aumentado el pecho no requiere más cuidados que otra que no lleve prótesis. No obstante, dado que la duración de los implantes varía según cada mujer, es recomendable realizarse una ecografía al menos cada dos años los diez primeros años de vida del implante y realizarse la primera resonancia alrededor del décimo año de vida de la prótesis.