Ser Eco-Chic está de moda
  1. Estilo
ESTILO

Ser Eco-Chic está de moda

Margaret Fenwick es la autora de Eco-Chic. Pequeños gestos para cuidar de ti y tu planeta, un libro que nos enseña a ayudarnos a nosotros mismos

Foto: Ser Eco-Chic está de moda
Ser Eco-Chic está de moda

Margaret Fenwick es la autora de Eco-Chic. Pequeños gestos para cuidar de ti y tu planeta, un libro que nos enseña a ayudarnos a nosotros mismos mientras contribuimos a salvar el ecosistemamediante pequeñas pero muy importantes acciones.

Mediante diez sencillos principios: hidrata, lleva, come, pedalea, viste, cuida, carga, complementa, planta y piensa, la reconocida blogger y experta en educación ambiental Margaret Fenwick nos invita a introducir en nuestro día a día una serie de hábitos sostenibles de lo más glamourosos, con el mínimo impacto sobre nuestro castigado planeta.

100% Eco-Chic en diez pasos

Así de fácil y estiloso es, según la escritora, llevar una vida más ‘eco’ sin cambiar nuestro estilo de vida:

1. Hidrata. No te vayas de casa sin una botella de agua rellenable pero no plástica. Te podrás hidratar durante todo el día a la vez que estarás reduciendo tu impacto en el planeta. ¿Sabías que fabricar y transportar una botella plástica llena de agua se requiere un cuarto de su volumen en petróleo? ¿Y que por la cantidad de 1 € de agua del grifo se podría llenar más de 800 botellas de agua de 1 litro?.

2. Lleva. Las bolsas de plástico están pasadas de moda. El plástico biodegradable hecho con fécula de patata o la farfolla de maíz tampoco es la mejor solución. Con un par de bolsitas de tela resistente bien plegadas podrás llevar cualquier compra a casa con el mínimo impacto y mucho estilo.

3. Come. Júntate con gente Eco-Chic como la diseñadora Stella McCartney y la actriz Gwyneth Paltrow y come todas las frutas, verduras y legumbres que quieras cada lunes. Según un estudio de la ONU, la industria de la ganadería emite casi un 20% de todos los gases de efecto invernadero -mucho más que todos los coches, aviones, buques, camiones y trenes combinados-. Apúntate a la campaña ‘Los lunes sin carne’ (‘Meat Free Mondays’) de Paul McCartney y estarás cuidando de ti y de tu planeta.

4. Pedalea. Dejemos de pensar que las bicicletas son sólo para el verano, los niños o el fin de semana. La bici también se puede utilizar para ir al trabajo, hacer la compra, hacer deporte, ir al colegio, explorar la ciudad, acudir a la biblioteca, ir al gimnasio, quedar con amigos, hacer recados o simplemente para tomar un poco de aire. Las opciones son muchas: hay ciudades con bicicletas públicas, nuevos diseños ligeros y plegables y hasta opciones eléctricas como el Ecobike.

5. Viste. Busca algodón orgánico, 'bio' o ecológico en las etiquetas. Para todas las prendas básicas utiliza algodón orgánico y estarás apoyando la biodiversidad y el medio ambiente. La producción del algodón en sí cuenta con el 25% del uso total de todos los insecticidas en el mundo y el 10% del total de pesticidas. Estas sustancias químicas asolan la biodiversidad, intoxican, desnutren el suelo y terminan contaminando el agua y el aire.

6. Cuida. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y una tez fresca y luminosa es una de las primeras señales de la belleza 100% natural. A la vez de ser nuestra barrera protectora, no hay que olvidar que la piel también absorbe como una enorme esponja todo que entra en contacto con ella. Si quieres lo mejor para cuidar tu piel, busca las ‘eco-etiquetas’ y elige productos con menos sustancias tóxicas y más potencia natural.

7. Carga. El teléfono móvil, el mp3, la cámara, el GPS… Tenemos demasiados chismes con sus respectivos cargadores. Existe un pequeño cargador que sirve para todo y es 100% sostenible. Puedes cargar más de 3.000 dispositivos electrónicos estés donde estés con la energía solar, almacenarla hasta un año y llevarlo en el bolso.

8. Complementa. ¿Qué es un armario lleno de ropa pero sin accesorios? Un armario a medias. No seas víctima de las modas pasajeras. La moda más Eco-Chic es invertir en un buen fondo de armario, piezas básicas y de calidad que te valgan durante años. Añade a tu armario accesorios únicos y éticos como bolsos, pañuelos, collares y pendientes artesanales.

9. Planta. Olvídate de los ambientadores sintéticos que esconden detrás de su olor a “limpio” un cocktail sucio de sustancias químicas flotando en el aire que luego respiramos. Haz lo mejor para ti y tu planeta y pon una planta en tu vida. Está probado que las plantas de interior limpian el aire de toxinas, regulan los niveles de humedad y suprimen la existencia de microbios. Un ambiente más verde es, sin duda, un ambiente mejor.

10. Piensa. Ser Eco-Chic es pensar Eco-Chic. Como dice la doctora Jane Goodall en el prólogo de este libro, “quizás lo más importante que cada uno de nosotros puede hacer como individuo es dedicar algunos minutos todos los días para aprender sobre las consecuencias de las decisiones que tomamos y las cosas que compramos. ¿De dónde viene? ¿Cuántos kilómetros ha viajado? ¿Cómo se fabricó? ¿Ha contaminado el medio ambiente? Y, sobre todo, ¿de verdad lo necesitamos? Si empezamos a pensar así, empezaremos a ver los cambios -y hasta los cambios más pequeños son importantes- en la manera en que vivimos nuestras vidas”.