Louis Vuitton suelta sus maletas en una exposición en el Museo Canavalet de París
  1. Estilo
Moda

Louis Vuitton suelta sus maletas en una exposición en el Museo Canavalet de París

Sus diseños llenan el papel cuché. Muchos famosos fotografiados en aeropuertos dispuestos a iniciar un viaje no dudan en llevar una de sus maletas. Los deportistas

Foto: Louis Vuitton suelta sus maletas en una exposición en el Museo Canavalet de París
Louis Vuitton suelta sus maletas en una exposición en el Museo Canavalet de París

Sus diseños llenan el papel cuché. Muchos famosos fotografiados en aeropuertos dispuestos a iniciar un viaje no dudan en llevar una de sus maletas. Los deportistas lucen sus neceseres de camino al vestuario o saliendo de él. El arte de viajar, y el estatus que se presupone al que lo hace a menudo o al que se fuga a destinos recónditos, no sería lo mismo sin Louis Vuitton.

El Museo Carnavalet de París acaba de inaugurar una exposición que propone un recorrido por la historia de las maletas ideadas por la firma francesa. Desde su creación a mediados del siglo XIX, cuando Louis Vuitton, perteneciente a una familia humilde, buscó fortuna como maletero en la Ciudad de la Luz, hasta la adquisición de la marca por el poderoso grupo de artículos de lujo LVHM. 

El concepto clásico de sus diseños no le ha restado la devoción de mentes de vanguardia que han aportado su toque: es el caso de los artistas plásticos Takashi Murakami y Damien Hirst, el diseñador Manolo Blahnik o, incluso, el rapero Kanye West. 

Inventando una forma rígida y cuadrada

 

Gracias a las ideas de Vuitton, el equipaje, que empezó teniendo forma de fardo blando difícil de apilar, adquirió una forma rígida y cuadrada. Gracias a esta idea, el relativo caos que suponía y sigue suponiendo un viaje intentaba, conseguía, dentro de lo posible, ser ordenado y racional.

 

Era todo un avance sumado a otros. En una época en la que las clases altas eran las que viajaban y la que realmente invertían en comprar maletas, éstas solían ser de piel, lo que propiciaba que en largas travesías con un tiempo inclemente o trayectos en barco, acabasen pudriéndose. Por ello, Vuitton decidió forrar con textil unos cuerpos de madera que, según las necesidades y la variedad de objetos transportados, adoptaron las más variadas formas. Desde baúles que tenían que hacer de despachos improvisados en viajes largos, a contenedores de juguetes, vajillas o de una gran cantidad de productos cosméticos y accesorios. Recuerden que hasta la Copa del mundo de fútbol tuvo su maleta.

 

En la muestra, ordenada de manera cronológica, se podrá contemplar la evolución de sus diseños, desde lo más aparatoso a lo más adaptado a los pequeños vehículos de motor, así como una serie de equipajes customizados con pegatinas de los hoteles que se visitaban. Todo un buen plan a tener en cuenta si se pasa por París antes del 27 de febrero, viajen o no con el inconfundible monograma con tres flores y la iniciales LV presente en su maleta.

 

Louis Vuitton Moet Hennessy (LVMH)