Ion Fiz gana la batalla a las tinieblas
  1. Estilo

Ion Fiz gana la batalla a las tinieblas

En esta edición de Cibeles, los diseñadores se han visto obligados a agudizar el ingenio. La crisis económica, que también acampa a sus anchas en el

En esta edición de Cibeles, los diseñadores se han visto obligados a agudizar el ingenio. La crisis económica, que también acampa a sus anchas en el sector, ha hecho sentir su galopante caminar. Han caído grandes como Elio Berhanyer o Sybilla y otros, como David Delfín, se han visto obligados a cerrar sus tiendas y reinventarse continuamente. Pero lo que no consigue el dinero o su ausencia es desterrar  la esperanza y la ilusión por continuar: Ion Fiz y su colección Foreigners lo han demostrado.

Sus estampados esta temporada ejercen de río donde se reflejan la desazón y el óbito de los tiempos de azabache actuales. Ramas, tallos y aciagos crepúsculos aparecen tanto en camisetas, faldas como en vestidos, de clara evocación militar. El diseñador  ha vuelto a jugar con lo que más sabe hacer: la sastrería clásica con trajes que beben de la sensualidad de Marlene Dietrich. Pero esta colección, lejos del encanto del París del XIX o la femineidad de las fotografías de Helmut Newton, es más urbana que vanguardista.

Tejidos acolchados tanto para ellas como para ellos, cuero en pantalones, lana, seda y gasa son los materiales sobre los que Ion Fiz trabaja. También pieles, que le han situado en el objetivo de los ecologistas. Creaciones estructuradas bajo la imponente fuerza del cinturón que vuelve con ímpetu cincelando el cuerpo de la mujer, que se cuelga la estola al cuello, y ocultándolo, en ocasiones, en el caso de los hombres, con monos acolchados y chaquetas que hacen las veces de poncho.

Como no podía ser de otra forma en una colección terrenal, más mundana que abstracta, los colores tierra han sido los verdaderos protagonistas. Desde el azul al marengo, pasando por los terracota y teja, el naranja o el burdeos. Ion Fiz recrea así un universo de evocaciones. Pero lo que sigue sorprendiendo a propios y extraños es la facilidad de Fiz, que ha diseñado para Pertegaz, con los vestidos de noche.

Las transparencias vuelven a marcar el ritmo y la mitología grecorromana se inmiscuye de lleno en las creaciones de satén, que resaltan las curvas de una mujer que, aunque sofisticada y glamourosa, destila sencillez. Vuelven las plumas a los cuellos y las novias se atreven con las chaquetas de punto y los cinturones de cuero con apliques en metal. Pese a su intento por adaptarse al momento de cambio que vivimos, Ion Fiz ha vuelto a ganar la batalla contra las tinieblas, que nunca tienen la última palabra.

Noticias relacionadas

- Sarah Jessica Parker elige los vaqueros made in Spain

- Las sandalias de agua llegan a la ciudad

Cibeles