Logo El Confidencial
GASTRONOMÍA

Gasset 75, cocina creativa... con un 'chute' de oxígeno

Este local situado en el barrio de Salamanca inició su andadura en 2006 y va cogiendo sitio en este difícil oficio de la restauración. Gasset 75 ha pasado

Foto: Gasset 75, cocina creativa... con un 'chute' de oxígeno
Gasset 75, cocina creativa... con un 'chute' de oxígeno

Este local situado en el barrio de Salamanca inició su andadura en 2006 y va cogiendo sitio en este difícil oficio de la restauración. Gasset 75 ha pasado por dos fases. Durante la primera, que corresponde con sus inicios, hacían una cocina mediterránea complementada con carnes y productos argentinos. Tuvo sus altibajos, y hace un año decidieron darle un vuelco total, quitarse parte del personal, redecorar todo el restaurante y hacer una cocina creativa de mercado, basándola en la calidad de la materia prima. Y, por las referencias que tengo, han acertado plenamente.

Su fachada, escaparate y logotipo se han modificado. Su entrada comunica con una barra y una zona para poder comer o cenar de forma rápida, con mesas altas con sus correspondientes taburetes, totalmente vestidas donde puedes degustar raciones y medias raciones y sentarte cómodamente. Dispone de un gran muestrario de lo que se puede beber, amplias referencias de botellas mágnum de varias D.O. y una vitrina con una gran variedad de ginebras, whisky, ron y destilados, que sin duda amenizaran una buena tertulia.
 
En un cuadro a modo de pizarra, te informan de lo que puedes pedir: en total veinticuatro platos todos diferentes y, dependiendo del apetito, también se puede pedir una tabla de quesos, unas coquinas al ajillo, unos chipirones a su estilo, un ceviche o un rabo de toro. Dentro de la oferta hay para todos los gustos y para todos los paladares.
 
Gasset 75 se ha habilitado en lo que fueron un par de pisos, en planta baja y primera, por ello dispone de varios comedores, tres de ellos privados, ideales para ir con la familia o con un grupo de amigos. Todos finamente decorados con maderas, muebles y lámparas de diseño, en tonos blancos y negros, donde se ha creado un ambiente sobrio y elegante, primando el buen gusto, la comodidad y la modernidad. Sus cuadros son conocidísimas láminas de edificios emblemáticos de Madrid y otras capitales europeas, con detalles muy simpáticos. Por ejemplo en el edificio Capitol de la Gran Vía, han sustituido el luminoso de Schweppes por Gasset 75 en tono rojo.
 
Sus propietarios, Alberto Vadillo y Ricardo Gómez, son los artífices del cambio. Alberto se encarga de hacer de anfitrión y de fidelizar a los clientes, mientras Ricardo ejerce de maitre, hace las compras, coordina la cocina con las salas y toma nota a los clientes. Su experiencia la ha adquirido durante siete años trabajando en el Rincón de Trifón.
                                                            
La carta es variada, como entradas  las anchoas del cantábrico, las buenas chacinas jamón, caña de lomo y queso de oveja, los chipirones con cebollitas caramelizadas, el pulpo a la parrilla, las mollejitas de lechal... Hace poco tiempo me aconsejó Ricardo unas “ortiguillas” fritas al estilo de la baja Andalucía, como dicen por allí,“de quitar el sentío”. Otra posibilidad son las ensaladas, que pueden ser de tomate con ventresca, de queso de cabra o de salmón marinado.
 
De pescados suelen tener el rape a la bilbaína, el rodaballo a la plancha, las kokochas de bacalao al pil pil y el ceviche peruano.
 
De carnes, el solomillo, el entrecot, el cochinillo confitado y el secreto ibérico con puré de castañas.
 
También, para los amantes de los guisos, el rabo de toro deshuesado, las manitas de cordero con tomate, la gallina en pepitoria y la perdiz estofada con higos es una buena opción.
 
Y para culminar, un postres casero, que puede ser una tarta de queso con confitura de tomate, el panqueque de manzana con helado de vainilla, la bomba de chocolate con helado de nuez y el sirope de arce.
 
La bodega ha mejorado muchísimo. Ahora dispone de más de cincuenta referencias  y a unos precios muy interesantes. Pero además, se complementa con la posibilidad de poder jugar una partida de mus, tomarte un buen gin tonic  y darte un ‘chute’ gratis de oxigenoterapia que tu cuerpo agradecerá.
 
Precio medio: 40 €
José Ortega y Gasset, 75 (Madrid)
Teléfono: 91 401 82 52
 

  

Recomendado en la Guía Miguelín “Comer bien en un restaurante de renombre no tiene mérito”. La guía Miguelín es perfecta para unos tiempos que no llaman al esnobismo: Miguel Casas, un profesional de las relaciones comerciales y aficionado a la buena mesa, nos ofrece una selección de restaurantes adeptos a la buena cocina, la limpieza, la simpatía de sus propietarios y la relación calidad-precio. La mayoría de los restaurantes incluidos en 'La Guía Miguelín' se encuentran en Madrid y su comunidad, aunque también figuran algunos de Segovia, Toledo, Alicante y Cádiz, su patria chica. El autor ha dividido Madrid en cuatro zonas, cada una acompañada de un plano en perspectiva de Pedro J. Villeta.

 
 
 
 
 
Entradas anteriores
 
 
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios