Logo El Confidencial
GASTRONOMÍA

Casa Mundi, una tasca de cinco tenedores

Dada su pasión por los caballos, se podría decir que el propietario de Casa Mundi empezó a 'cabalgar' en el mundo de la restauración en 1983, en un

Foto: Casa Mundi, una tasca de cinco tenedores
Casa Mundi, una tasca de cinco tenedores

Dada su pasión por los caballos, se podría decir que el propietario de Casa Mundi empezó a 'cabalgar' en el mundo de la restauración en 1983, en un pequeño local del Barrio de Chamberí, la cuarta parte del actual, que se ha ido ampliando poco a poco con una capacidad para setenta personas, mesas de diferentes tamaños, una incluso para doce comensales.

Hablamos de Hemógenes Martín, persona que siempre ha estado ligada al mundo de la hípica. Algo que se observa claramente en la decoración del restaurante, en sus cuadros y trofeos expuestos por doquier, e incluso en la decoración de su carta. Así, es fácil encontrase comiendo a personajes del sector; todos los jueves un grupo de personas vinculadas a este mundillo, se reúnen a comer y a charlar de sus cosas.
 
Su cocina es de mercado, se provee del cercano Vallehermoso y está basada en los productos de temporada, en la calidad de sus materias primas y en la mano de doña Encarna y su equipo, que son los verdaderos protagonistas del éxito de Casa Mundi.
 
Siempre tienen algo de buen marisco para empezar, los percebes, las nécoras y las gambas. A estos se les puede acompañar con unas chacinas de la zona de Salamanca, las anchoas del cantábrico en aceite de oliva o una buena ración de callos para compartir, que tanta fama han dado a la casa y de verdad que están muy ricos. También suele tener buena verdura de temporada, así como ensaladas y alguna sopita para hacer cuerpo.
 
De los pescados destaca la merluza, que la prepara de todas las formas conocidas, siendo la  más solicitada, la rebozada con chipirones en su tinta. También el salmonete de roca, los filetes de gallo y el rape empanado, son otra posibilidad.
 
De las carnes, el lomo de buey, el entrecot de choto, las chuletillas de lechal, el cordero asado, los sesos rebozados y el rabo de toro, que es el plato estrella.
 
Los postres son caseros, y destacan el arroz con leche, la cuajada, el tocino de cielo, los piononos de Santa Fe o la fruta del tiempo.
 
La bodega ha mejorado mucho y se pueden encontrar buenas añadas de las denominaciones de origen más conocidas.
 
Cabe destacar que debido a que aparcar en esta zona es difícil, tienen concertado un aparcamiento en el número 18 de la calle Bravo Murillo.
 
 
Precio medio: 55 a 60 €
Donoso Cortés, 14 -  Madrid
Teléfono: 91 446 60 06
Cierra los domingo y el mes de agosto.
 

  

Recomendado en la Guía Miguelín “Comer bien en un restaurante de renombre no tiene mérito”. La guía Miguelín es perfecta para unos tiempos que no llaman al esnobismo: Miguel Casas, un profesional de las relaciones comerciales y aficionado a la buena mesa, nos ofrece una selección de restaurantes adeptos a la buena cocina, la limpieza, la simpatía de sus propietarios y la relación calidad-precio. La mayoría de los restaurantes incluidos en 'La Guía Miguelín' se encuentran en Madrid y su comunidad, aunque también figuran algunos de Segovia, Toledo, Alicante y Cádiz, su patria chica. El autor ha dividido Madrid en cuatro zonas, cada una acompañada de un plano en perspectiva de Pedro J. Villeta.

 
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios