Logo El Confidencial
Hoteles

Del albornoz al esmoquin: El balneario más antiguo de España rescata la ópera como reclamo turístico

El Balneario de Leana vuelve a enfundarse de tradición, rescatando de lo más profundo de sus manantiales la belleza de la ópera. El 'santuario termal' quiere

Foto: Del albornoz al esmoquin: El balneario más antiguo de España rescata la ópera como reclamo turístico
Del albornoz al esmoquin: El balneario más antiguo de España rescata la ópera como reclamo turístico
Autor
Tiempo de lectura3 min

El Balneario de Leana vuelve a enfundarse de tradición, rescatando de lo más profundo de sus manantiales la belleza de la ópera. El 'santuario termal' quiere que las extraordinarias cualidades curativas de sus aguas termales no sean el único atractivo para sus clientes y visitantes. Ahora, además, pretende hacer una apuesta por la cultura y el arte, y lo hace con dos de sus mejores manifestaciones: la ópera y la gastronomía de autor.

Para todos aquellos que piensen que conjugar salud y cultura es una utopía, está la apuesta de este pequeño lugar en el mundo situado en Fortuna (Murcia). Los baños más antiguos de España brindan ahora la oportunidad a sus clientes de cambiar el albornoz por el esmoquin en el mismo día. Una simbiosis perfecta para rendirse al ocio y a los clásicos.
 
En este ciclo lírico del mítico balneario donde no falta  la buena gastronomía, las arias se impregnan de historia. Uno revive en este entorno el mundo de aquellos aristócratas y burgueses de antaño, que llegaron hasta allí atraídos por unas aguas conocidas desde el tiempo de los romanos y, posteriormente, de los árabes. Durante estos meses de invierno, Fortuna, cambia por completo de fisonomía. El real sitio de Leana, adormecido durante el frío, calienta su hábitat con la lírica y transforma sus instalaciones en pura alquimia para agasajar a sus ilustres invitados.
 
El Conde de San Jorge
 
"Es el primer balneario de España que apuesta por la ópera", comenta a Vanitatis su dueño Pedro de Leana, Conde de San Jorge. El cometido es obtener un maridaje perfecto entre gastronomía y música clásica, para seguir reinventando las centenarias instalaciones y añadir a su amplia oferta de turismo de salud otros alicientes, como la ópera y la cocina italiana del siglo XIX.
 
De esta manera el aristócrata, que ha montado su vida alrededor de este interesante proyecto, pretende devolver el brillo perdido al salón de baile de Leana que data de 1896 y que desde la Guerra Civil no había albergado ninguna actuación ni concierto en directo.
 
Tanto Pedro, como Fran, su pareja, han puesto toda la carne en el asador para que Leana sea un punto de referencia en toda Europa. “Hemos restaurado sus suelos y entelados para que el salón sea como en aquellas grandes noches. Pensamos que podrían ser una buena idea estos conciertos dentro de la línea de hacer cosas diferentes y dotar al balneario de una rica vida cultural", detalla Pedro.
 
Esta propuesta experimental, que ha sido todo un éxito en este puente de la Inmaculada, se repetirá periódicamente. “Dada la aceptación que ha tenido y que el aforo se ha visto copado teniendo que dejar a gente fuera, vamos a programar un mini ciclo de zarzuela y luego más temática operística, como uno dedicado a la ópera alemana, francesa e italiana, villancicos y, en febrero, arias románticas para San Valentín". Los menús  gastronómico-musicales están aderezados con tournedos Rossini, insalata caprese, entre otros platos, y bañados con Jumillas y tiramisú casero con queso mascarpone. Una apuesta muy atractiva y asequible para todos los públicos.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios