Las tiendas low cost desatan la locura por el reciclaje
  1. Estilo
moda

Las tiendas low cost desatan la locura por el reciclaje

La crisis ha cambiado la forma de hacer negocio de muchas empresas españolas. En el mundo de la moda, la necesidad de ahorrar y gastar menos

placeholder Foto: Las tiendas low cost desatan la locura por el reciclaje
Las tiendas low cost desatan la locura por el reciclaje

La crisis ha cambiado la forma de hacer negocio de muchas empresas españolas. En el mundo de la moda, la necesidad de ahorrar y gastar menos en caprichos ha hecho mella, pero también ha abierto la puerta a una nueva conciencia social que no solo nos hará la vida más fácil sino que evitará que tengamos que renunciar a ir de compras. La voluntad ecológica gana relevancia en la industria de la moda y ahora reciclar nuestra ropa tiene premio. Si estás pensando en hacer una limpieza de armario, no tires nada a la basura. Actualiza tus cajones de manera creativa y llévate descuentos a cambio de tus prendas usadas.

Las cadenas low cost se han puesto manos a la obra en su afán por aleccionarnos sobre el consumo responsable. El último en mostrar su voluntad eco ha sido el gigante sueco H&M, quien a partir de este mes se ofrece a recoger nuestra ropa usada para reciclarla, un proyecto de sostenibilidad destinado a mejorar su imagen ante los defensores del medio ambiente. Y es que la cadena ha sido criticada en varias ocasiones por su gestión de deshechos. Con esta iniciativa, H&M pretende reducir el impacto nocivo que su ropa tiene en el planeta y crear un ciclo cerrado para las fibras textiles. En la recogida se aceptan todos los tipos de prendas, independientemente de su marca y de las condiciones en las que sea entregada. A cambio, el cliente recibió un cupón del 15% de descuento por cada bolsa de ropa usada que deposite en cualquiera de sus tiendas y que podrá utilizar en su próxima compra de un importe máximo de 30 €.

Pero no esta no es la primera evidencia de un cambio de mentalidad en lo que respecta a moda que hemos visto en el último año. Hace unos meses, Calzedonia lanzó una campaña para reciclar bañadores usados en el marco de su compromiso ecológico. La iniciativa se llevó a cabo entre el 1 de abril y el 30 de junio en todos los puntos de venta de la firma, y fue un éxito. Cada traje de baño usado (una pieza o bikini, de cualquier marca) tenía un valor de 5 euros de descuento en la compra de un bañador nuevo. Los artículos usados fueron recogidos por I Collect AG, una empresa internacional que los recicla de forma ecológica.

Con el eslogan de "reciclar compensa" Intimissimi nos invitó la temporada pasada a renovar nuestro cajón de la ropa interior ofreciéndonos 3 € por cada sujetador viejo o desgastado que ya no utilizamos a la hora de comprar otro en sus tiendas. Las prendas usadas serían recicladas y empleadas en la fabricación de paneles aislantes y acústicos para la construcción de edificios.

Y es que el reciclaje es ya una tendencia más que aceptada y establecida en nuestro país, no solo en la moda low cost, sino poco a poco también en la alta costura. Durante la pasada edición de MBFW Madrid descubríamos como el debutante Moisés Nieto subía a la pasarela una colección realizada con tejidos y accesorios comprados en mercadillos. Muchos famosos, por su parte, comienzan poco a poco a interesarse por esta inclinación tan beneficiosa para todos. Mercedes Milá, por ejemplo, se ha rendido ante la segunda mano para la presente edición de su 'Gran Hermano'.

Te lo cambio

El trueque se ha convertido en muy poco tiempo en una atractiva forma de renovar nuestro fondo de armario sin gastar un céntimo. El nuevo gusto por lo antiguo y el afloramiento de tiendas y ferias de moda vintage han ayudado a refrescar el concepto que muchos tenían sobre la ropa de segunda mano. Hace unos meses incluso Mango sugería este tipo de intercambios como necesidad ante una economía oprimida. Mango for Mango fue el nombre de una campaña que proponía fomentar el reciclaje haciendo uso de este sistema en sus tiendas: por las prendas de la firma que llevásemos, recibíamos un 20% de descuento en la compra de una nueva.

Todo sea por salvar el planeta... y ahorrarse de paso unos eurillos.