El comprometido tocado de Letizia en la investidura de los reyes de Holanda
  1. Estilo
moda

El comprometido tocado de Letizia en la investidura de los reyes de Holanda

Este martes, Doña Letizia volvió a recurrir a las sabias manos de su diseñador fetiche, Felipe Varela, para acudir a la investidura de los nuevos Reyes

Este martes, Doña Letizia volvió a recurrir a las sabias manos de su diseñador fetiche, Felipe Varela, para acudir a la investidura de los nuevos Reyes de Holanda. Con un vestido de seda y tul color titanio firmado por el modisto español, nuestra princesa acertó esta vez, aunque no del todo. Si bien su atuendo de noche consiguió eclipsar a la mismísima Máxima Zorreguieta durante la previa a la entronización, con una muy conveniente combinación de vestido, joyas y peinado, por la mañana, a su llegada a la iglesia de Nieuwe Kerk, las demás herederas la ensombrecieron a ella. Fue el tocado lo que no terminó de encajar en una ceremonia caracterizada por estilismos sobrios y accesorios comedidos, como los de Mary de Dinamarca o Mette-Marit de Noruega. Sólo Victoria de Suecia y Matilde de Bélgica se atrevieron con la pamela.

María Nieto, sobrina de la popular sombrerera de los 80 y 90, y la misma que creó los complementos de la familia de Letizia Ortiz el día de su boda con el príncipe Felipe, realizó el tocado disco con pétalos de organza y plumas con el que la princesa de Asturias completó su atuendo en Ámsterdam generando cierta controversia. A favor, su adecuada combinación con el modelo de Varela, bordado con microperlas, acero y cristal, las sandalias y el pochett de ante de Magrit. En contra, su tamaño y, de alguna manera, su peculiar diseño.

Nuestra princesa no es muy amiga de complementos para la cabeza y no es la primera vez que tropieza de día a causa de una mala elección en lo que refiere a este tipo de accesorios. En la boda de los Duques de Cambridge, Letizia se decantó por un sombrero de paja italiana del mismo tono rosa palo de su vestido (también de Felipe Varela), diseñado por Pablo y Mayaya, responsables del pequeño tocado de inspiración años 20 que lució en el enlace de Álvaro Fuster y Beatriz Mira. Con la copa calada y un ala levantada, este sombrerito provocó igualmente impresiones contradictorias. Carmen Lomana llegó a decir que la mujer de Felipe "parecía una chica de posguerra".

Por su parte, la pamela alzada con la que acudió a la boda del príncipe Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy tampoco gustó. Un tanto excesiva para su rostro, Letizia volvió a optar por esos colores tan poco favorecedores que ella se empeña en vestir y un abrigo de encaje de guipur que le hacía aparentar más edad. Será que no está acostumbrada a llevar nada en la cabeza o que, definitivamente, los sombreros no son lo suyo.

Beatriz de Holanda