Esta camiseta de Rihanna puede salir muy cara
  1. Estilo
moda

Esta camiseta de Rihanna puede salir muy cara

Será un juez de la Corte Suprema británica quién decida exactamente la cantidad, porque la cantante ha decidido demandar a la cadena de ropa británica Topshop

Será un juez de la Corte Suprema británica quién decida exactamente la cantidad, porque la cantante ha decidido demandar a la cadena de ropa británica Topshop por utilizar una foto suya en una línea de camisetas sin su consentimiento. Y el juicio se celebrará este verano. Rihanna le exige a Topshop 5 millones de dólares (3,89 millones de euros) por lo que considera una explotación ilegal de su imagen. Cuenta el periódico New York Post que el mánager de Rihanna solicitó en numerosas ocasiones que se retirara la camiseta de la venta, pero lo único que consiguió fue una total falta de interés por parte del grupoArcadia, el conglomerado empresarial en el que se enmarca la cadena, y, después de mucho protestar, una compensación de 5.000 dólares (unos 3.900 euros). Una cantidad que tanto él como su cliente deben considerar filfa y calderilla, a tenor de la cifra que pretenden conseguir por vía judicial.

placeholder

Y es que lo que está en juego es algo más que una foto (que, por cierto, Topshop compró legalmente a su autor para estampar en las susodichas camisetas). Para empezar, Rihanna es embajadora y fuerza creativa de la compañía rival de Phillip Green, River Island. Con ellos ha diseñado ya dos colecciones, la segunda de las cuales se pone a la venta el 25 de mayo. Y curiosamente, entre sus piezas se cuenta (es fácil de adivinar): ¡una camiseta con una foto de Rihanna!

Pero la cantante barbadense, que asegura llevar gastado hasta ahora en este proceso un millón de dólares, no lo tiene todo a su favor. En el Reino Unido, que es el único lugar del mundo donde Topshop ha comercializado las camisetas de la discordia, no hay una ley de publicidad tan estricta como en Estados Unidos. Allí los derechos de imagen de las estrellas no están tan protegidos. Aunque, tras el escándalo de las de las escuchas ilegales de News of the World, son muchas las celebridades británicas, con Hugh Grant a la cabeza, que se mostrarían francamente felices si, gracias a RiRi, se instituyera una normativa que velara con mayor precisión por sus derechos de imagen. Y si el juez dictara a favor de Rihanna, la justicia británica, que se basa en el derecho consuetudinario y va incorporando leyes en función de las sentencias, usos y costumbres, podría acabar convirtiendo ese éxito en una nueva legislación al respecto.