Logo El Confidencial
DIY WEDDING PLANNER

Todo lo que necesitas saber para organizar tu boda: flores y decoración

Es un elemento marcadamente teatral, escenografía pura. No será lo mismo si echas a volar mariposas, pones botellas recicladas o colocas flores aquí y allá.

Foto: © Gant y Sibilina Deco
© Gant y Sibilina Deco

Es un elemento marcadamente teatral, escenografía pura. La decoración dibuja nuestro escenario. No es lo mismo estar rodeados de muebles rescatados del baúl de los recuerdos y la herencia familiar que armarse la vivienda con la frialdad de los diseños de última hornada. Lo hacemos extensivo a las bodas. No es lo mismo echar a volar mariposas o pájaros de papel por el camino que transitarán los novios y los invitados que no hacerlo. Tu boda será lo que quieres si cuelgas un cartel de madera que diga: "Fueron felices y piensan seguir siéndolo", pintas de amarillo todos los elementos decorativos en un arranque de optimismo, o confiesas en público y vía deco tus más secretas pasiones: el bravo punk, el romanticismo sin concesiones, el complaciente vintage o algunos de los queridos héroes de la cultura popular... Si te vas a casar, cuida hasta ese detalle pequeñísimo. Porque en él suele estar la gracia.

Como no hay boda (y podríamos decir vida) sin flores, le hemos preguntado a Claudia Rodríguez, diseñadora floral curtida en Londres y alma compartida con María Redón de Sibilina Deco, qué cosas hay que tener en cuenta a la hora de decorar una boda. Para que no te dejes nada en el tintero sin poner. O mejor, en el florero. Te contamos también cuáles son las últimas tendencias según los expertos en estos menesteres más allá de lo floral. Nos ha salido un 'decodecálogo'.

Claudia y María, de Sibilina Deco
Claudia y María, de Sibilina Deco

1. NO ES LO MISMO CASARSE DE DÍA QUE DE NOCHE, EN EL CAMPO QUE EN LA CIUDAD

¿Campo o ciudad? Por ahí se empieza. ¿Con el sol en lo más alto o anticipando su caída? "Es importante tener en cuenta la hora de la celebración del banquete por los tonos de las flores. Hay algunos idóneos para la noche y otros mejores para el día", apunta Claudia Rodríguez. Y cómo no el enclave: "Una boda en el campo no se decora igual que una en la ciudad". Cada una tiene su estilismo, que luego puede invertirse: 'urbanizando' la naturaleza y llevando lo rústico a la ciudad. No hay reglas.

2. CADA BODA ES ÚNICA Y CADA NOVIA (O NOVIO), UN DISEÑADOR

Así como sea el lugar, así será la decoración: "No trabajamos con un método sistemático. Normalmente tenemos varias reuniones con los novios, nos cuentan su idea, gustos, etc. Y nosotras intentamos plasmarlos lo mejor posible. Cada boda es diferente, ya que cada pareja quiere una cosa", explica la diseñadora de Sibilina Deco. Las chicas de Valentinas dan estas ideas: guirnaldas haute couture (en papel seda y mylar multicolor), que son "casi un fetiche", piñatas joya rellenas de confeti, hacer que tu nombre o el de quien quieras "brote de un árbol, un altar, un photocall o la pared", en flores o de mil maneras, poner "jabombones" para los invitados o "una barra libre de besos (bálsamo para los labios)".

3. SE LLEVA LO CAMPESTRE, LO VINTAGE, LO ROMÁNTICO…

La decoración campiña inglesa, el romanticismo Ofelia a la luz de los pintores prerrafaelistas, la decoración vintage de California azul cielo y espíritu retro, el rústico de la madera envejecida y el frasco de cristal (se puede ver hasta un tractor) triunfan. Federica Barbaranelli, el alma mater de Federica & Co, un jardín de Epicuro versión deco en Madrid, abierto ya después del incendio que lo arrasó hace casi dos meses, te trasladará el aire de la Provenza francesa y la campiña, esta vez romana, mientras te invita, como buena wedding planner, a huir de los estereotipos.

4. A MENOS PRESUPUESTO, MÁS CREATIVIDAD: SIGUE LA FLECHA

Esta máxima no falla. Claudia Rodríguez lo vive en su día a día. La escasez presupuestaria, al menos en terrenos artísticos, es fermento para la imaginación. De donde no hay se puede sacar y más en estos tiempos de culto a lo ‘viejo’. Un cartel pintado a mano (los tienes en Rue Vintage 74), unas flores recién cogidas en el campo, unas botellas del color verde de su nombre recicladas y puestas como florero o incluso colgadas de los árboles… Son tiempos de hand made: de ponerse manos a la obra. Tela de arpillera, mantelitos de cuadros, una pieza de vajilla antigua en cada mesa…  ¿No lo estás viendo?

5. UN PHOTOBOOTH O UNAS LETRAS GIGANTES... Y DISPARA

Saldrán tus mejores fotos (y las de los invitados caracterizados y caricaturizados). Desde La Fiesta de Olivia proponen equiparse (con feliz alevosía) de todo el atrezzo para un photobooth, un fotomatón que recordarás siempre: mostachos, anteojos, peluconas y peluquines para novios y compañía. O si lo prefieres, unas letras gigantes con los tratamientos 'Sr & Sra' o la palabra 'Love', que puedes encontrar en Rue Vintage 74.

6. SWEET TABLE, CANDY BAR Y LA LUNA DE MIEL DE POSTRE: ¿SERÁ BUENO TANTO AZÚCAR?

Otra de las ideas que nos dan desde La Fiesta de Olivia es tener puesta, además de la mesa del banquete, una sweet table de postre, llena de delicatessen dulces, o abrir un candy bar muy rosa y con muchos macarons para la fiesta. Sin duda, te subirá el azúcar, pero ¿no querías endulzar tu día? Cuidado, porque después vendrá la luna y será de miel.

7. DIVIÉRTETE TODO LO QUE PUEDAS Y LUEGO… HUYE EN UN CADILLAC DE LOS SETENTA

En Valentinas puedes encontrar unas alpargatas artesanas made in Argentina customizadas en Madrid, que son lo más chic para una novia recién apeada de sus tacones. En Rue Vintage 74, una bolsa para los días de después con la leyenda clásica en algodón natural: "Just married", en plan exhibicionista del cuore.

Y en Vintage Cars  te alquilan los coches americanos de su colección, con adornos o no: un Ford Mustang rojo de 1966, un Cadillac Eldorado de 1972 en azul o un Buick Century de 1958 en rojo anaranjado. Puede que alguien ate la guirnaldas que te darán la lata. Como todo es tan vintage…

8. PERMANECE ALERTA PORQUE LA INSPIRACIÓN ESTÁ POR TODAS PARTES

Está en el aire y en las aguas procelosas de la Red (Pinterest ayuda). "Tenemos muchísimas fuentes de inspiración. Además, no nos ceñimos a la decoración floral. Nos encanta el interiorismo. Ferias de arte, películas increíbles en cuanto a estética, tendencias, moda…", confiesa la diseñadora de Sibilina Deco. Entra en su web y también en la de las wedding planners Fueron FelicesOh My Wedding o Bodas de Cuento. Atesora ideas.

9. LAS FLORES: ATIENDE A SU SIMBOLOGIA Y SU HISTORIA

Cada flor tiene una historia. No solo por la transcendencia que le han querido dar los gurús de la simbología, sino porque se cogió en un aquí y ahora, y no era cualquiera. Lavanda, margaritas, hortensias. "Las flores aportan frescura, fragancias naturales, colorido, mucha serenidad y están llenas de metáforas", recuerda Claudia. Además, siempre las puedes servir en bandeja. Mira estas que venden en Rue Vintage 74.

10. NOS VAMOS DE BODA

Hemos puesto a la florista de Sibilina Deco en situación. Esto nos ha dicho.

• Qué le pondrías a la novia: "Aparte del ramo, una corona de flores naturales acorde con el vestido".

• En el coche: "Sólo colocaría algún detalle si es de época y también si la boda es en la costa".

• De camino al lugar de celebración: "Todo el mundo está expectante. Las velas si es por la noche y un buen bodegón de flores para vestir la entrada".

• Sobre la mesa: "Centros de mesa sencillos, no muy recargados, que no ocupen mucho espacio para que la gente coma a gusto.

• En las sillas: "Si es en el campo, algún detalle, pero hay que estudiar de qué manera". 

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios