Logo El Confidencial

El moreno perfecto comienza en el plato: recetas que broncean

Los primeros días de piscina o playa son duros. Te pones tu mejor bañador y cuando te tumbas en la toalla, te acuerdas de la leche. Y es por tu color.

Foto: © Clarins
© Clarins

Los primeros días de piscina o playa suelen ser los más duros. Te pones tu mejor bañador y cuando te tumbas en la toalla estás tan blanco que pareces un fluorescente. Deseoso de coger todos los rayos de sol lo antes posible para tener ese moreno tan deseado en esta época del año. La rapidez con la que nos bronceamos viene determinada, en gran medida, por nuestra genética y por el fototipo de nuestra piel, pero ¿por qué no acelerar y ayudar al proceso de manera sana y natural? Por supuesto, sin renunciar a la protección solar adecuada.

Si seleccionamos lo que comemos podremos conseguir una piel más bronceada y de aspecto más saludable. Todos conocemos algunos de los alimentos adecuados para ir preparando nuestro cuerpo para el moreno perfectozanahoria, tomate, espinacas, brócoli... En definitiva, frutas y verduras de colores naranja, rojo o verde que contienen los pigmentos carotenoides que ayudan a potenciar el bronceado. Pero no solo ayudan con el tono, además son antioxidantes, por lo que fortalecen y potencian la flexibilidad de la piel.

Lo ideal es tomar alimentos ricos en carotenos y en vitaminas D y E. La vitamina D, para el buen funcionamiento de la salud de la piel y para mejorar su función celular. Además, es una vitamina que el organismo sintetiza gracias, precisamente, a la exposición solar. La E sirve para mantener la piel más hidratada, que se vea sana y prolongar así el moreno lo máximo posible.

Una vez que tenemos claro todo esto, es el momento de poner en orden todos estos conocimientos y alimentos. Estas son las cinco recetas que te ayudarán a conseguir ese bronceado que deseas.

PALITOS DE ZANAHORIA CON SALSA DE QUESO

Necesitarás zanahorias grandes, nata, queso roquefort y aceite de oliva. Pela y corta las zanahorias en palitos y colócalas en un cuenco. A continuación, haz la salsa. Mezcla la nata y el roquefort hasta que emulsione y añade un poquito de aceite hasta conseguir la textura de una mayonesa. Lo servimos en un plato aparte y ¡a picar!

GAZPACHO CASERO

¡Qué mejor receta para el calor que el gazpacho! Ese que han hecho nuestras madres generación tras generación. Y encima la mayoría de sus ingredientes broncean. Necesitarás: tomates, pepino, cebolla, medio pimiento verde, un diente de ajo, una cucharada de vinagre de Jerez, media cucharada de sal y dos cucharadas de aceite de oliva. Troceamos el pimiento, el pepino, la cebolla y el ajo. Pelamos los tomates y los cortamos. Echamos todos los ingredientes en una batidora hasta que la textura sea prácticamente líquida y añadimos el aceite, el vinagre y la sal, al gusto. ¡Y listo para servir!

ENSALADA DE ESPINACAS CON AGUACATE Y NUECES

Este plato es sencillo y está buenísimo. Ponemos una cama de espinacas (podemos añadir lechuga también) en un plato. Cortamos el aguacate en trocitos y lo situamos en el centro. Para darle color a la receta y a nuestra piel, añadiremos tomatitos cherry. El toque especial de la receta lo daremos con las nueces, alimento rico en manganeso, mineral que ayuda en la pigmentación uniforme de la piel. Y unos daditos de queso, que siempre dan un buen sabor. ¿Cómo lo aderezaremos? Con una rica vinagreta de mostaza y miel.

ZUMO DE TOMATE

El zumo siempre es idóneo para refrescarse. Y, además, es ligero y rapidísimo de hacer. Con cuatro tomates, una cucharadita de tabasco, una cucharadita de salsa inglesa, el zumo de medio limón y una pizca de sal y pimienta, conseguirás el zumo perfecto. Pela bien los tomates y sumérgelos unos segundos en agua hirviendo para pelarlos mejor. Quita la piel, separa las semillas y coloca solo la carne del tomate en la batidora. Una vez batido añade la sal, la pimienta, el zumo de limón y la salsa de tabasco y la salsa inglesa. Y si quieres darle el toque maestro, sírvelo en un vaso con hielo y remueve con una rama de apio.

POSTRE DE COLORES

Para terminar, el postre, por supuesto. La mejor manera de mantener bien hidratado el organismo es comiendo fruta. Con sandía, fresas (ricas en caroteno), kiwi y zumo de naranja no necesitarás más para disfrutar de esas maravillosas tardes junto al mar o la piscina.

Recuerda: para conseguir el bronceado perfecto debes estar siempre hidratado, tanto por fuera como por dentro. Y no olvides proteger tu piel con una buena crema de protección solar. Si no, todo el trabajo no habrá servido de nada. ¡A broncearse!

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios