Logo El Confidencial

Cinco caprichos de gentleman que deberías permitirte

Tener un buen fondo de mueble-bar, salir a pasear con el mejor amigo del hombre (un perro grande) y gozar de un exquisito olfato musical son algunos de ellos.

Foto: Cinco caprichos de gentleman que deberías permitirte

El sentido del humor, la educación y el porte, ser puntual o dar un fuerte apretón de manos corren de tu cuenta. Por nuestra parte, vamos a enumerarte los cinco caprichos que deberías darte a ti mismo para ser el gentleman entre los gentlemen. Para que vayas por ahí derrochando clase y elegancia. Porque caballero no es sinónimo de rico. Don Dinero no era tan poderoso, después de todo. Señores, cojan la estilográfica, váyanse despidiendo del bolígrafo y apunten.

UNA BUENA CAJA DE PUROS

Da igual que no fumes; es más, ni siquiera importa. Pero un buen anfitrión, como ha de ser todo caballero, ha de tener siempre una buena caja de puros para sus reuniones, que siempre serán soberbias y donde discutir de grandes cuestiones. ¡Ah! y un sitio para fumar, por supuesto, donde no se moleste. Hasta el rapero Jay - Z (sí, un moderno gentleman) ha sucumbido al placer de los habanos y ha colaborado con la marca Cohiba para lanzar su propia colección de puros de lujo llamada Comador. Quédate con el nombre porque es una opción perfecta si lo que quieres es sorprender y además contar una historia. Una caja de 10 puros cuesta alrededor de 190 €.

UNOS CALCETINES DE HILO ESCOCÉS

Aquella frase clásica de "los hombres se visten por los pies" no podría ser más acertada en esta ocasión. Cuida tus pies con calcetines de calidad pero sobre todo renúevalos asiduamente. Mira lo que le pasó a Mr. Paul Wolfowitz, el entonces presidente del Banco Mundial, cuando mostró al mundo entero lo rotos que estaban sus calcetines al descalzarse -era obligatorio- para entrar en una mezquita turca. No quieras imitarlo. La marca de calcetines Gammarelli ha vestido los pies del Papa y toda la curia romana desde hace 200 años y no por nada: la calidad de su hilo es insuperable. El mítico par rojo cuesta 20 € aproximadamente. Fíchalos para este otoño.

UN BUEN BRANDY

Es indiscutible: un gentleman no puede beber cualquier cosa. Y ahora que el mundo del gin-tonic amenaza con dejar en un segundísimo plano a otro tipo de bebidas, es hora de reivindicar un buen brandy, sencillo pero con cuerpo. Servido en una copa de balón de cristal fino y transparente, es el licor perfecto para todo un caballero. Gran Duque de Alba Oro es uno de los brandys españoles con más solera y que nunca pasa de moda. El fondo de cualquier mueble-bar a la altura. La botella cuesta entorno a 100 €.

UN BUEN EQUIPO DE MÚSICA

Y no para escuchar reggaeton, totalmente inadmisible, de verdad. Tu biblioteca musical dirá mucho de ti (más de lo que crees), pero si además de tener una gusto impecable para elegir tu música, la escuchas en un impresionante equipo, los puntos se multiplican por mil. Los equipos de Bang & Olufsen cumplen una doble función: tienen una gran calidad de sonido y un diseño elegante, dos cosas básicas para un gentleman moderno. El modelo S8 lo encontrarás por 1.199 €.

Y UN PERRO CON PRESTANCIA (EL PEDIGRÍ ES ACCESORIO)

Olvídate de tener gato si quieres ser un gentleman de verdad. También de tener un chiguagua o alguna raza demasiado pequeña. Los caballeros son de perros, de perros grandes. Olvídate también de tenerlo si lo vas
 a abandonar tarde o temprano o no lo vas a cuidar como se merece. Elige el que más te guste, tanto si es pura raza como si es una mezcla (en la perrera hay muchos que esperan tener un dueño). Lo importante es que le eduques para que sea un perro distinguido, obediente y simpático. Vamos, como su dueño.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios