Ethan, el consultor virtual que hace a Siri (aún más) fría
  1. Estilo

Ethan, el consultor virtual que hace a Siri (aún más) fría

Todos queremos respuestas, e internet y las redes sociales se han convertido en los mejores consultores. Ethan es la aplicación que te ayuda... y enamora.

placeholder Foto:

Todos queremos respuestas, e internet y las redes sociales se han convertido en nuestros mejores consultores. Webs como Yahoo Respuestas cuentan con las preguntas más sorprendentes del mundo y sus correspondientesrespuestas más descabelladas, que se actualizan a un ritmo trepidante.Queremos solucionar nuestros conflictos inmediatamente, y el problema de algunos de estos mecanismos radica no solo en el hecho de que las respuestas pueden llegar horas más tarde de lo esperado, sino en el hecho de que no se trata de una conversación privada. Buscamos intimidad en un universo que está pensado para comunicar a millones de usuarios, y es ahí donde la aplicaciónEthan ha encontrado su sitio. Esta app ha creado la figura del consultor postmoderno online yha hecho que el universo de la película Her cobre un nuevo sentido en un presente en el que cada vez nos sentimos más unidos a la tecnología.

Ethan hace que Siri resulte fría y poco fiable. Al fin y al cabo, es una criatura computerizada sin sentimientos. Ethan, en cambio, es una persona real, por lo que le puedes enviar una foto desde el probador de la tienda para que te désu opinión. Si tu novio no responde o si tu amiga es incapaz de decirte cómo te sienta realmente la prenda en cuestión, siempre puedes acudir a este consultor virtual tras el que se esconde una persona real.

Pero cuidado: una de sus normas de uso es que no te puedes enamorar de la aplicación, por lo que la historia de Sofia Coppola no debería pasar. Claro que una cosa son las reglas y otra lo que hagamos con ellas… En la webMedium,Bo Ren, empleada de Facebook, cuenta cómo se enamoró de Ethan.Las otras normas son que puedes preguntarle lo que sea, que no le pidas que haga tu trabajo y que le dejes críticas de cinco estrellas en App Store.

Este programador de software neyorquino, bajo el pseudónimo de Ethan Gliechtenstein, responde uno a uno a sus adeptos. Mientras que la app de Her, Samantha, hablaba con millones de usuarios, Ethan está limitado por el hecho de ser una persona de carne y hueso.Comparte, según dicen, elingenio de la aplicación de la película, por lo que muchas personas admiten haberse pasado horas hablando con él. Y para parecerse a Samantha, Ethan quiere vivir en el anonimato y tiene como avatar un osito de peluche.

Este neoyorquino creó la aplicación para comunicarse con sus amigos tras cerrar Facebook. La única forma de que todos tuvieran acceso a él era subir su app a App Store. Mientras que la mayoría de sus amigos pasaron de la aplicación en cuestión, diversos usuarios se la descargaron ansiosos por resolver dudas tan diversas como si deberíancenar en un restaurante italiano o en un chino o si deberían llamar a su ex.

Sin beneficios económicos (es una aplicación gratuita), Ethan quiere poner en marcha una plataforma que permita a todo el mundo crear sistemas similares. De hecho, alguien se le ha adelantado y ha tomado su idea. Ethanifier permite a los usuarios crearuna app similar en menos de cinco minutos.

La hermana de Ethan ha creado Samantha, una app similar que esconde a una mujer tras sus respuestas. "Samantha es una chica real que vive en Brooklyn. Es lo suficientemente mayor para beber y ha tenido las experiencias suficientes como para poder dar consejos de amor. Pero quiere mantener el anonimato, como Gossip Girl", reza la definición de esta aplicación. La versión femenina de Ethan incluye una novedad: tiene actualizaciones de estados, lo cual otorga temas de conversación y permite a los demás que sepan, por ejemplo, cuándo está dormida o si es su cumpleaños. Esta Samantha, al contrario de la Samantha de Her, expone su personalidad real.

CUANDO EL MUNDO VIRTUAL GANA TERRENO AL REAL

Una encuesta realizada por Nuance, proveedor de software de reconocimiento de voz, indica que cada vez establecemosrelaciones más personales con nuestros asistentes virtuales. El 57% de los encuestados admitieron sentir una "conexión personal" con el asistente de su smartphone. La mitad de los que participaron en la encuesta reconocieron buscar un servicio con sentido del humor. Ya no nos es suficiente con encontrar respuestas: ahora también buscamos complicidad.

Los asistentes virtuales, como Siri, tienen inteligencia articial y personalidades ficticiasque posibilitan tenerla sensación de que hay alguien que se preocupa al otro lado del teléfono, siempre dispuestoa responder a nuestras dudas. Somos conscientes de que es un algoritmo el que nos responde, pero sentimos cierta conexión con nuestros sistemas virtuales. En los años 60 se inventóELIZA, diseñada para ejercer la figura de unpsicoterapeuta virtual. Su creador fue el científico informático Joseph Weizenbaum, que en 1966 se mostró preocupado por la capacidad de los humanos para sentirnos unidosa seres artificiales. "Ha sido complicado convencer a algunos sujetos de que ELIZA... no es humana", escribió en uno de sus informes. Por aquel entonces, se trataba de una correspondencia que aparecía escrita en la pantalla, mientras que los asistentes de hoy ya hablan. Y si hay personas que no conciben estar hablando con una máquina, ¿qué no puede pasar ahora que hay un humano tras las respuestas?

Nuestra capacidad para antropomorfizar a objetos o a sistemas operativos saludará con ganas a Jibo, que no es simplemente un robot, sino un robot social. Imagina que Siri tuviera más personalidad y un cuerpo: ese es Jibo, que se estima llegará al mercado en el verano del 2015. Su capacidad para interactuar y su sistema de reconocimiento facial lo convierten en un miembro más de la familia. Al menos, sus creadores así lo esperan. Se gira hacia la persona que le habla, reconoce su voz y su cara y es capaz de anticipar sus necesidades. "Necesitamos tecnología que vaya más allá del mundo de la información, que sea más humana", cuenta su fundadora,Cynthia Breazeal, a Wire.

Robots que nos acompañan en casa, asistentes virtuales que responden a nuestras dudas o personas que se esconden tras la pantalla del móvil para hacer de Siri una principiante. ¿Estamos cada vez más unidos a la tecnología y menos a los humanos?

El redactor recomienda