Ya tienes excusa para ver porno: por lo visto es buenísimo para la salud
  1. Estilo
cuestión de educación

Ya tienes excusa para ver porno: por lo visto es buenísimo para la salud

Disfrutar del sexo, de forma individual o en pareja, es muy bueno. Y consumir vídeos pornográficos también. Aunque con reservas porque la realidad, en estos casos, nunca supera a la ficción

placeholder Foto: Porno en femenino (y en masculino). Su consumo ofrece diferentes ventajas
Porno en femenino (y en masculino). Su consumo ofrece diferentes ventajas

El acceso libre y gratuito al porno en Internet ha motivado un cambio a la hora de disfrutar de la sexualidad. Individual, en pareja… o colectiva. Un estudio reciente publicado por Vocativ y PornHub ha revelado que las mujeres de entre 18 y los 24 años –también conocidas como 'millennials'– consumen hasta un 5% más de contenido 'X' que los hombres de esa misma franja de edad. Además, un 2% de las visitas que recibe la citada web de vídeos de contenido sexual proviene de España. Esto se traduce en que más de800.000 españoles (sin distinción de sexos)consumen vídeos de este portala diario, por detrás de estadounidenses, británicos o canadienses. Nuestro país se sitúa así en la décima posición. Lo cual nos coloca dentro del 'top ten' deun ranking interesante y positivo:por lo visto, el porno resulta beneficioso a nivel físico y emocional. Pero tú ya lo sabías ¿no? Aun así, te vamos a dar unas cuantas razones.

A diferencia del resto de primates, el hombre suele practicar sexo en espacios privados. Hacerlo en público es algo transgresor y, en algunos casos, hasta ilegal. Como sucede con los primeros días de un lactante, en el sexo, las pruebas de ensayo-error existen. El aprendizaje y la progresión, al final, resultan uno. Por ello, el porno es beneficioso para tener nociones sobre cómo practicar el acto sexual (y triunfar) o para, simplemente, aplacar las ansias de 'voyeurismo'. En resumen, se trata de un acto físico y, como tal, consumir este tipo de vídeos se convierten en la mejor manera de conocer una de las cosas más importantes en la vida del ser humano. Se ha convertido, por ejemplo, en la fuente primaria y más socorrida, y en algunos casos errónea, de educación sexual.

Con todo, crear 'escuela' ya no depende de manuales milenarios como el 'Kama Sutra'. Hoy en día, existen estudios universitarios que no ahondan, precisamente, en la filosofía del amor o en cómo tiene que ser el ambiente de un dormitorio para que el acto llegue a buen puerto. Desde el Instituto Kinsey de Indiana han sido capaces de resumir cuáles son las cinco posturas clave para que las mujeres alcancen el orgasmo definitivo y acabar, por fin, con ese lastre de que solo el 61% de ellas logra llegar al clímax.

La oriental, precisamente, siempre fue una de las culturas pioneras en el noble arte de ilustrar el acto sexual. Los japoneses, por ejemplo, crearon los 'shunga': una serie de grabados donde explicaban cómo practicar el coito. A pesar de que, durante los siglos XVII y XIX, la ley prohibió la impresión de este tipo de libros, el nipón medio solía acudir a la biblioteca para cogerlo prestado e 'ilustrarse'. A día de hoy, y superada la censura, estos dibujos suelen ser un bonito regalo de boda.

¿Produce problemas de erección?

A pesar de que el imperio del porno preocupa a muchos –existe un gran debate sobre si es adictivo o no–, la realidad es que no existe un claro consenso sobre si beneficia o perjudica a hombres y mujeres. Eso sí, cómo sus efectos afectan a sus aptitudes en la camatodavía estápor descubrir. De hecho, diversos estudios intentan averiguar si los problemas de erección tienen que ver con el consumo masivo de porno. Una teoría que tumbaría aquella otra hipótesis sobre si quienes lo consumense inspiran y son más complacientes en la cama con su pareja gracias a su desmedido apetito (sexual).

Aunque cabe recordar que el porno es lo que es: pura fantasía. Un 'arte' enfocado al uso y disfrute continuo de los hombres. Porque, salvo honrosas excepciones, este producto no fue creado para las mujeres. De ahí que el término 'porno ético' resulte todavía difuso. O ¿acaso no resultan desmedidas algunas posturas a las que se someten las actrices (casi) sin su consentimiento?Sasha Grey, exactriz porno, lo explicó de forma concisa en una entrevista con 'El Confidencial': “Al igual que a los adolescentes se les dan clases de educación sexual, todos debemos saber que la pornografía es algo irreal; por tanto, todos deben de ser conscientes de que no pueden 'someter' a sus parejas”.

Estrangulación o 'fisting'

Lo beneficioso del porno, entre otros muchos placeres más 'salvajes' y mundanos, reside en que sirve de termómetro para explorar cuáles son las costumbres sexuales de una sociedad. Queda claro que ni las técnicas de semiestrangulación o el 'fisting' (introducir la mano en la vagina o el ano)cuentan como prácticas dignas de estudio sociológico.

Y eso que en países como Reino Unido se han prohibido, por decreto, este tipo de prácticas en películas porno. Lejos de pensar que esta clasede restricciones caminan hacia la consecución de la igualdad de la mujer, algunos productores y cineastas de cine 'X' han manifestado su más profundo rechazo. Tal es el caso de la actriz Erika Lust, quien ha mostrado su decepción con la norma: “Restringir escenas que resultan placenteras para la mujer es absurdo”, ha argumentado recientemente.

Ella, adalid del porno para mujeres, es una de las mayores instigadoras del consumo masivo del porno en femenino. Por eso, secunda iniciativas como las del Gobierno de Dinamarca. Desde esteEjecutivo han abierto el campo de estudio de asignaturas relacionadascon la educación sexualyamplían temario: también se hablará sobre la pornografía en las aulas.

Sin duda, el beneficio con mayúsculas de la pornografía está ahí: en educar en igualdad sobre el sexo y el porno desde la escuela. Hacerlo de manera efectiva acabaría, sin duda, con los eternos debates: ciudadanos y políticos.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vidahttp://bit.ly/1j92WbU

Sexualidad Erika Lust Pornografía Sincensura Sexo Noadex