Logo El Confidencial
prohibido sonreír

Kanye West acaba con el reinado del selfie: ya no se lleva posar para las fotos

El ansia por encontrar la perfección a la hora de posar se ha topado con la corriente inversa. Y el marido de Kim Kardashian es su principal abanderado

Foto: Una noche de fiesta con John Legend y el único que mira al infinito es Kanye
Una noche de fiesta con John Legend y el único que mira al infinito es Kanye

Si hay una mujer experta en el mundo sobre cómo posar para salir perfecta en cualquier fotografía, esa es Kim Kardashian. Al fin y al cabo, la 'celebrity' tiene un libro de 'selfies' y ha sido la responsable de que YouTube esté lleno de tutoriales de 'contouring' con los que dibujar unas facciones envidiables que te hagan parecer bañada por un interminable filtro de Photoshop en cada fotografía. El ansia por lograr la perfección, como era de esperar, se ha topado con una corriente a la inversa.

Desde Japón llegan vídeos de maquillaje con los que conseguir el efecto resaca, ese que Narciso Rodríguez o Suno han impuesto en sus desfiles primaverales, y tras popularizar Cara Delevingne la moda entre las 'tops' de hacer muecas en lugar de posar poniendo morritos, ha llegado una nueva moda: la de no posar. ¿El artífice? Nada más y nada menos que el marido de la propia Kardashian: Kanye West.

El músico no sonríe en las fotografías, pero eso no es nada nuevo. Al fin y al cabo, Victoria Beckham tampoco lo hace, y la sonrisa de Karl Lagerfeld es menos habitual en cualquier fotografía que un atisbo de celulitis en una revista femenina. La estrategia de West siempre había sido la de poner cara de hastío existencial o mirar al horizonte como si nadie estuviera haciendo una foto a cinco centímetros de su cara. Cuando sus fans quieren hacerse un selfie con él, frunce el ceño, pone morritos de hartazgo y se niega a mirar hacia el objetivo.

West: “Los 'paparazzi' me preguntan por qué nunca sonrío. En los retratos antiguos la gente no sonríe porque aquello no era algo 'cool'”

Aunque esté en una cena con sus amigos y estos decidan inmortalizar el momento, Kanye se niega a sonreír. Chrissy Teigen, otra experta en 'selfies' y amiga de Kim y West, cree que es admirable el hecho de que la pareja solo sonría en su vida real, no para las cámaras. Pero ¿por qué demonios no sonríe nunca este hombre? ¿Acaso estar casado con Kim Kardashian, ser uno de los titanes de la industria musical, haber logrado que sus colecciones ocupen más titulares que las de Chanel y estar esperando su segundo hijo no son razones suficientes para estar 'happy'?

“Cuando trabajaba en 'Yeezus' vi un libro de 1800 con las tapas de terciopelo. Estaba lleno de imágenes de gente vestida con 'looks' geniales y ninguno de ellos estaba sonriendo. Los 'paparazzi' siempre me preguntan la razón por la que nunca sonrío. Cuando ves cuadros en un castillo, te das cuenta de que la gente no sonríe, porque entonces la imagen no sería 'cool'”, explica el rapero. Por cierto, mientras que la expresión de West nunca se critica en los medios, cuando es una mujer la que se niega a sonreír, se dice que tiene una 'resting bitch face' (RBT).

Delevingne, vapuleada

De hecho, cuando Cara Delevingne fue entrevistada y vapuleada en el programa televisivo 'Good Day Sacramento' por no sonreír (“Tienes pinta de estar enfadada… échate una siesta o tómate un Red Bull”, le dijeron los entrevistadores), la ausencia de sonrisa fue vista como un gesto de arrogancia y pasotismo. Cuando es West (o un hombre, al fin y al cabo) el que no sonríe, es un gesto de poder. 

Pero todo ha cambiado en la cena del décimo aniversario de Roksanda Ilincic en la Paris Fashion Week. Los medios se apresuraron a señalar que el cantante se había “soltado la melena”, pues en todas las imágenes publicadas aparecía riendo. ¿Sería una venganza ante las poses impostadas de su mujer? ¿Será que solo es capaz de pasárselo en grande cuando ella no está? Para nada. En realidad, se trata de una maniobra en la que el matrimonio es experto: la de vender una imagen concreta.

Nada como apostar por la naturalidad, por el 'uy, no sabía que me estaban fotografiando', para dar buena imagen, y en una cena llena de tótems de la moda, lo mejor es aparecer como uno más o como el rey de la pandilla. Puesto que ser pillado desprevenido no siempre termina por mostrar tu mejor cara, pocos asistentes 'regramearon' las imágenes de la velada en las que salían. Al contrario: se centraron en subir fotografías de los centros florales (algo que la diseñadora aplaudió, porque, según afirma, le costaron una fortuna), por lo que por primera vez en una cena de moda, las prendas y los detalles –y no los famosos asistentes– fueron los protagonistas de las redes sociales. Un 'epic win' para Roksanda y una palmadita en la espalda al rapero, que por fin fue visto, al menos durante una noche, como un hombre feliz. El mensaje fue que West se lo pasó en grande porque la moda es su medio.

Los accesorios, los verdaderos protagonistas

Mientras tanto, Eva Chen, la que fuera directora de 'Lucky Magazine', ha popularizado una forma de posar en la que los protagonistas son los accesorios y los pies. Su pose tiene 'hashtag' propio, #evachenpose, e incluye zapatos de firma (como unas bailarinas estrelladas de J. Crew), bolsos irresistibles y una manzana perfectamente colocados en la parte trasera de un taxi.

Los que emulan esta pose afirman que es más complicada de lo que parece, pues la pieza de fruta termina rodando. “Sabía que podía hacerlo cada día de mi vida de forma sencilla. Voy al trabajo en taxi y era una forma de mostrar qué zapatos llevaba. Cuando me quise dar cuenta, lo hice con más asiduidad y así he seguido hasta el día de hoy”, asegura la artífice de esta pose.

 
La conclusión es que las nuevas formas de posar implican, erm… bueno, no posar. Bien sea por ignorar a la cámara, bien sea por tenerla tan presente que se crean composiciones pensando en la futura fotografía en las que el rostro no aparezca, el resultado termina por enfatizar los accesorios, las prendas y el producto. Al fin y al cabo, ya lo dijo Didier Grumbach, presidente de Mode à Paris: “Cuando las modelos sonríen, te fijas en su sonrisa. Cuando no lo hacen, te fijas en el vestido. Así que probablemente es mejor para la moda que no sonrían”. Cuanta menos expresividad muestres, más atención conseguirán las prendas, y puesto que Kanye West es una firma en sí mismo, el no posar hace que nos fijemos en él como un todo. Es decir: en Kanye como en un emporio.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios