Fuerteventura, Holanda y Milán, tres destinos para disfrutar de mayo
  1. Estilo
de viaje

Fuerteventura, Holanda y Milán, tres destinos para disfrutar de mayo

Esta vez vamos a hacer kilómetros y kilómetros de playas, de tulipanes y de arte y diseño. Nos parece todo tan bello y primaveral. Es lo que tiene este mes

placeholder Foto: ¿Te imaginas kilómetros y kilómetros de tulipanes de todos los colores? (Fotos: Skyscanner)
¿Te imaginas kilómetros y kilómetros de tulipanes de todos los colores? (Fotos: Skyscanner)

Abril es tan tentador que es un viaje en sí. Pero como somos de los que preparamos las maletas en cuanto se presenta la ocasión hemos hecho un viaje hacia el jolgorio, el arte, el buen vivir y la buenas temperaturas. Y le hemos puesto muchas flores. Nos vamos a una isla, a una gran ciudad y a unos jardines que nos traen recuerdos del pelirrojo Van Gogh. Empezamos en un lugar paradisiaco y muy sexy.

Fuerteventura, arena blanca y aguas turquesas

O sea, nuestro Caribe a la vuelta de la esquina, en el mar de las Canarias. Una isla esta de más de 150 kilómetros de playas atlánticas a menos de 100 kilómetros de la costa africana, lo que le pone mucho exotismo. Es toda ella una playa. Aquí, además, la primavera es eterna, mucho más que una estación, con sus 20,4º de temperatura media. No te extrañará lo más mínimo que sea reserva de la biosfera según la Unesco. Sabrás por qué nada más verla. Huye, si así lo deseas, de los centros turísticos: el norteño Corralejo y Costa Calma y Morro Jable en la península de Jandía, que son sureños. Capital, Puerto del Rosario. Hay dunas, cabras y molinos, y una belleza desnuda. Querrás ser majorero. Y nosotros volvemos a preguntarnos por qué nos gustarán tanto las islas (y los desiertos).

No te pierdas: las playas de Barlovento, Cofete, Costa Calma, Esquinzo-Butihondo, Gran Tarajal o La Concha (isla de Lobos), que están en el top ten oficial, ni el pueblo marinero El Cotillo, de los pintorescos obligatorios, o Lajares, reino del surf. Ni el recuerdo de don Miguel de Unamuno, que sufrió aquí su destierro y aprendió a disfrutarlo.

Dónde dormir: en el hotel Barceló Castilló Beach Resort, que es en sí mismo un pueblo canario en la Caleta de Fuste (Antigua), con plantas autóctonas, bungalós, piscinas varias, centro de talasoterapia, teatro y restaurante con vistas al puerto. Y coronado, además, con una atalaya del castillo Buenaventura, del siglo XIII. Precio: desde 75 euros.


Milán, mucho más que moda

Es tan de diseño que no se puede aguantar y no solo por las pasarelas, sino por lo que se respira aquí, en la ciudad del Duomo, en la Italia que se pone seria y se hace norte, en la capital de la Lombardía. Milán es ópera (no te olvides que aquí estrenó Verdi su 'Otelo') y catedral grandilocuentemente gótica con fachada de mármol (hay que subir a los pies de la Madonnina para contemplar extasiados los 135 pináculos de la iglesia, gloria de la ciudad). Y es también Gucci y Prada y Versace y Armani y Dolce&Gabbana. Y aún queda la insigne Galería Vittorio Emanuele II, ese centro comercial con vidrieras que es tan tan milanés, o el Castillo Sforzesco, museo que atesora la Piedad Rondanini de Miguel Ángel (estuvo trabajando en ella seis días antes de morir) y por donde podrás pasear hasta llegar al Parque Sempione, un espectacular espacio verde en pleno casco histórico.

No te pierdas: el barrio de moda de Brera, sí, el de la Pinacoteca di Brera, con obras de Mantegna o Caravaggio. Disfrutarás del lujo más bohemio entre anticuarios, originales tiendas, bares y restaurantes. O el de Navigli, que es el de los artesanos y artistas y tiene tanto encanto.

Dónde dormir: en el Excelsior Hotel Gallia (Piazza Duca D’Aosta, 9), ejemplo de sofisticación a la milanesa. Inaugurado en 1932 y restaurado por el arquitecto autóctono Marco Piva. Muy 'belle époque'. Precio: desde 213 euros.

Holanda, kilómetros y kilómetros de tulipanes

Vamos a dejar a un lado a Van Gogh y sus girasoles e incluso a Ámsterdam y sus tentaciones para centrarnos solo en el tulipán, que para eso estamos en los meses de las flores y es tiempo de festival. El del tulipán se celebra precisamente desde hoy, 15 abril, hasta el 8 de mayo, en Flevolandia, una de las doce provincias del reino de los Países Bajos, concretamente en el pólder (terreno ganado al mar) de Noordoost, que no es el conocidísimo Keukenhof, en Lisse, pero es también la Holanda de postal. La de estas 2.000 hectáreas cuajadas de flores amarillas, moradas, rojas. La de la ruta de los bulbos a lo largo de más de 100 kilómetros que te llevará hasta el corazón del impresionismo (pictórico). Por supuesto, lo suyo es hacerla en bicicleta. No te dejes los zuecos.

No te pierdas: como esto va de primavera, el desfile floral que va de Noordwijk a Haarlem y que tendrá lugar los días 23 y 24 de abril. 20 carrozas y 30 coches que recorrerán estos 42 kilómetros, pasando por el parque Keukenhof.

Dónde dormir: barremos para casa y nos quedamos en el Aitana, de la cadena hotelera española Room Mate, que es tan moderno y está en el centro de la mágica e incombustible Ámsterdam.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Viajes Milán Canarias Holanda Playa Room Mate Vincent Van Gogh Gucci Surf
El redactor recomienda