Logo El Confidencial
en madrid, cádiz y barcelona

Ponte la camiseta a rayas: seis restaurantes con aires marineros

En ellos manda el azul, como en la casa de Frida Kahlo, y como en nuestro mar, aunque no todos son mediterráneos. Ni mucho menos. Aquí hay también Atlántico y Cantábrico

Foto: Al Chiringuito de El Señor Martín solo le falta el mar (como a Madrid)
Al Chiringuito de El Señor Martín solo le falta el mar (como a Madrid)

A estos restaurantes no se pasa sin más, sino que se embarca. Son tan marineros que entran ganas de gritar eso de a babor o a estribor y desde luego vestirse con la queridísima camiseta a rayas. No hay nada como estar en sintonía con el paisaje, aquí marinero por demás. No te decimos qué te van a servir en el plato ni hasta qué punto te parecerá que estás en alta mar; no hace falta. Zarpamos.

1. El Chiringuito de El Señor Martín

Este garito veraniego en el efervescente centro histórico de Madrid es en el fondo una pescadería de lujo en la que dan de comer, empeñados como están en acercar la lejana costa al gato (por madrileño) de pro. Así que, amén de otras delicias marineras, El Señor Martín ofrece hasta el 19 de junio eso que se llama el ibérico del mar y que no es otro que el atún rojo de almadraba, servido en un menú muy especial, a un precio de 68 € (20 € más si es maridado). Hay además tres menús inspirados en nuestros tres mares.

Un chiringuito marinero en el viejo Madrid
Un chiringuito marinero en el viejo Madrid

Comerás: solomillo de atún ibérico en pan con tomate o tartar de cola blanca con cebolla roja, cilantro, guacamole y sal de trigo tostado, entre otra delicias.

Dónde: C/ Mayor, 31. Madrid.

2. Atlántico Casa de Comidas

Un viaje en un barco que parte de las costas gallegas para atracar en el que dicen que es el mejor puerto de España, Madrid. No nos referimos a las Pescaderías Coruñesas, sino al Atlántico de Pepe Solla, a su mar gastronómico, que ha traído sus olas y mareas hasta la capital. Lo del chef gallego es una casa de comidas tradicional, una vuelta a los orígenes y un canto a las creaciones de raíz ahora que todo es tan tan moderno, aunque también tenga su toque de cocina viajera; ahí están los mejillones en curry verde. Lo era en su Pontevedra, Casa Solla, y lo es en este Atlántico castizo, con la despensa llena de cositas traídas de allá, y con Lucía Lema capitaneando los fogones. La barra para el picoteo es muy marinera y el comedor tiene la presencia de una lonja con aire no destartalado sino chic.

A esta casa de comidas tradicional solo le faltan las olas
A esta casa de comidas tradicional solo le faltan las olas

Comerás: caldeirada de pulpo, merluza de Celeiro, entrecot de vaca gallega, las clásicas empanadas o costilla asada con cachelos.

Dónde: C/ Velázquez, 31. Madrid.

3. Cabaña Marconi

A este refugio a un paso de la capital ya no solo hay que ir a dar cuenta de un buen menú sueco, que siempre es un gran homenaje a los productos del mar, sino a merendar al estilo del país escandinavo y a tomar un cóctel como corresponde en el Jardín Marconi, que es su nuevo espacio para el verano, las paredes de cristal de su invernadero abiertas y decorado según Sofía Olazabal. Todo muy bucólico y romántico, entre árboles centenarios y en medio del silencio del Encinar de los Reyes, con mantelería vasca de rayas azules, que es su color, y mucha madera.

Cabaña Marconi es azul y muy escandinavo
Cabaña Marconi es azul y muy escandinavo

Comerás: salmón en salsa de eneldo, el rey de la carta.

Dónde: Camino del Cura, 233. El Encinar de los Reyes (Alcobendas). Madrid.

4. Alevante

La locura gastronómica y tan náutica y marinera del chef Ángel Léon ha arribado también al Meliá Sancti Petri, un palacio andaluz de estilo árabe con vistas al mar, esta primavera. Ya se sabe que de un tiempo a esta parte los hoteles se han convertido en los mejores puertos para los más extravagantes y creativos de los cocineros. Qué vamos a decir a estas alturas del Aponiente de León, en el Puerto de Santa María, con dos estrellas Michelin, tres soles Repsol y el premio nacional de gastronomía de 2012, y el apodo ya para siempre de chef del mar para su comandante. “Hay algo extrañamente sagrado en la sal. Está en las lágrimas y en el mar”, reza en su web. Suya es la idea del plancton como ingrediente en nuestros platos. El Alevante agasajará a 30 comensales a la hora de la cena. Hay un gran menú degustación de 17 platos y otro más pequeño de 11, coronados por algunas de la más de 100 referencias de vinos de la Tierra de Cádiz.

En Alevante el chef del mar servirá plancton en tu plato
En Alevante el chef del mar servirá plancton en tu plato

Comerás: arroz con plancton, royal erizo, papas con choco o tortilla de camarones.

Dónde: Hotel Meliá Sancti Petri. Chiclana Costa, s/n. Chiclana (Cádiz).

5. El Machi

O si se quiere, Taberna Marinera Machichaco, como el cabo, con todas las letras. Un emporio gastronómico del mar que lleva gobernando más de cien años en la costa cántabra, aunque fue en 2009 cuando volvió a izar las velas tras un parón. La compra aquí se hace en el mar o en la lonja santanderina, que es igual, con puja, para que todo tenga sabor a 'Moby Dick'. De todo ello se encarga Celina. Lo llaman 'superMARcado', claro, y dicen que todo lo suyo tiene D.O El Mar. Te ofrecen sus bancos corridos, como de barco, y sus sillas del color de la mar y el de Biarritz. Creen a pies juntillas en las recetas de la abuela y en el vermú.

A la vista están los aires marineros del Machi (Foto: María Gorbeña)
A la vista están los aires marineros del Machi (Foto: María Gorbeña)

Comerás: salmonetes de bajura, bajamares de salpicón, pleamares de pimientos rellenos, anchoas de Santoña para hacer la ola, tarteritas de mejillones con 5 recetas, un mítico arroz a banda o unas almejas a la sartén. Despachan cosas así.

Dónde: C/Calderón de la Barca, 9. Santander.

6. Barraca

Una arrocería en toda regla nada menos que en la Barceloneta, allí donde la ciudad condal se quita el título nobiliario y se pone el bañador, y se vuelve también más y más mediterránea. Está esta barraca al ladito del mar y te está diciendo ven como un bolero para que lo bailes con la mejor de las paellas y otras tantos manjares del chef Xavier Pellicer. Todas las recetas se elaboran con productos frescos de la lonja, ecológicos y de proximidad. Te los llevarás a la boca mientras tu ojos se pierden en la arena de la playa de Sant Sebastià (y se tienden a descansar).

Comiendo un arroz en la Barraca y mirando el mar, solo falta la habanera
Comiendo un arroz en la Barraca y mirando el mar, solo falta la habanera

Comerás: paella marinera, arroz a banda con pulpo y alioli, o pescado de lonja a la plancha con hoja de lima y gratén de verduras ecológicas. De postre, crema de cítricos y carquiñoles de avellana.

Dónde: Passeig Marítim Barceloneta, 1. Barcelona.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios