Logo El Confidencial
en barcelona

Touché, cocina del Mediterráneo para disfrutar en su mismísima orilla

Está en el Puerto Olímpico de Barcelona, es veraniego por demás y lo mismo te sirve una de calamares que una de arroz 'thai'. Y como guinda del pastel, un cóctel en su 'chill out'

Foto: El Touché ha sido decorado por Lázaro Rosa-Violán
El Touché ha sido decorado por Lázaro Rosa-Violán

Nos gusta mediterranear más que nada en el mundo. Queremos decir comer sano, gozar al aire libre, ver el mar y vivir no la vida de color rosa, cambiando el punto de vista con Picasso, sino azul. Con semejante espíritu no podemos sino dar la bienvenida a un restaurante que acaba de abrir sus puertas en el Puerto Olímpico de Barcelona, o sea entre la playa de la Barceloneta y Nova Icària, la que tiene de telón de fondo el pez metálico de Frank Gehry; con el nombre ganador de Touché, porque tal vez lo que quiera es dejarnos tocados, que no hundidos, a nosotros. Tocados de placer y con razón. O razones, aquí van ocho.

1. Llevo tu luz y tu olor... Para empezar el Touché tiene todas las de ganar, porque ofrece cocina mediterránea tirando a internacional donde mejor podía hacerlo, a las orillas mismas de nuestro mar. Sobre todo ahora que es otoño y el Mediterráneo nos hace soñar.

El Touché está en el Puerto Olímpico de Barcelona
El Touché está en el Puerto Olímpico de Barcelona

2. No hay primero ni segundo. Como corren tiempos de especialización, de etiquetarse o de ponerse a la sombra de un concepto, nuestro restaurante ha apostado por las elaboraciones de pequeño formato, nada de los convencionales primero, segundo y postre. Esto quiere decir que al Touché se va de raciones y que corran los platos.

3. Carta mediterránea tirando a internacional. Lo que importa es la materia prima, con la que se elabora una carta mediterránea que termina resultando internacional. Esto es, que junto a clásicos de estas orillas como los calamares crujientes con mayonesa de ajo frito o los tentáculos de pulpo con parmentier al pimentón, que tanto saben a verano, encontramos recetas coloridas y picantes recién llegadas del sudeste asiático. Por ejemplo, arroz 'thai' con carabineros y espuma de coco o 'massaman curry'. El Touché está en la cresta de la ola: nuestra gastronomía se ha vuelto muy oriental.

Tataki de atún de Touché
Tataki de atún de Touché

4. Una de croquetas y otra de ceviche. En la carta encontrarás croquetas de chuleta, ensaladita de quinoa, ceviche tradicional de dorada, tartar de tomate con salmorejo, bacalao negro con edamames (soja), pato Pekín, solomillo salteado con setas y virutas de 'foie' o minihamburguesa de ternera o de pollo. De postre, saltarás de alegría con una sopa de piña, jengibre y helado de mango, las trufas variadas del chef o las croquetas de chocolate (no todas iban a ser saladas).

5. Caldos de Nueva Zelanda o de Argentina. La vocación internacional llega también a la bodega, donde lo mismo se encuentra un albariño, Mar de Frades, de nuestras Rías Baixas que un Brancott Estate de Nueva Zelanda, un Petit Chablis Grand Régnard de Francia o un Miramar La Masia de California. Están pensados para maridar, por ejemplo, con un tartar de salmón al estilo Touché. Para las carnes rojas, caso de un 'carpaccio' de solomillo relleno de 'foie' y trufa, un Terraza de los Andes de Argentina o un Vega Sicilia Único. La cuestión es viajar.

El Touché en todo su esplendor
El Touché en todo su esplendor

6. Menú del día. No hay mejor manera de hacer parroquia que dar de comer a diario. Entre semana encontrarás un menú de cuatro platos en el que podrás elegir entre diez propuestas de la carta con postre, bebida y café.

7. Una nueva cantina. Crecimos con las tascas de toda la vida, el bar del barrio, el mesón rústico, pero ahora lo que se llevan son los garitos tocados por la magia del interiorismo. Y el Touché también ha sucumbido a la tentación de un diseñador de moda, que no es otro que Lázaro Rosa-Violán, que es el Midas de la decoración actual: convierte en moderno y sofisticado todo lo que toca. Aquí jugando con texturas y colores, sin olvidar que el bar en cuestión es de puerto, aunque no haya (o tal vez sí) marineros ni capitán. Se mezclan las maderas, las celosías y los alicatados de siempre con las carpinterías metálicas, el vidrio y los cromados de ahora. Un poco de tradición, un poco de vanguardia.

8. Mezclando. Que no falten los cócteles o los combinados de autor, que son el signo de estos tiempos. En Touché, la coctelería está en manos de Marc Pérez, que trabajó en Nuba o Dime en Barcelona y Quemo en Hong Kong, y su equipo de 'bartenders'. No se trata de tomarlos por separado nada más, como de costumbre, sino de maridarlos con la comida. Y luego está su 'chill out' y su rollo veraniego para animar y poner en ambiente al personal.

El cóctel Magnolia que te servirán en el Touché
El cóctel Magnolia que te servirán en el Touché

Touché. Calle Marina 19-21 (Marina Village). Barcelona. Precio medio sin vinos: 30 euros.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios