Logo El Confidencial
en madrid

Arzábal, Al Trapo, Teckel... Prueba en estos restaurantes a qué sabe el otoño

A setas, a pochas, a caza... Y más concretamente, a cochinillo glaseado, rape asado, judías tintas o lomo de retinta en adobo canario. Mucha tradición y no poca modernidad

Foto: Almejas marineras a la parrilla con aceite de cayena y cilantro de Al Trapo
Almejas marineras a la parrilla con aceite de cayena y cilantro de Al Trapo

Impepinable. El otoño sabe a setas y tiene el olor y el color del vino, pero hay mucho más. Averígualo en estos restaurantes ahora que todo amarillea y ya se están cayendo las hojas. Zamparse estas exquisiteces es como ponerse el cárdigan o el jersey. Tan abrigaditos, aunque sea en una terraza, y tan felices.

Taberna Arzábal: pochas con tórtola

Esta taberna que ya es un clásico del Retiro recupera cuatro de sus grandes éxitos para celebrar que cumple siete años. Hablamos de la ensaladilla con ventresca de bonito, las pochas con tórtola, la gamba blanca con gabardina y el cangrejo de río, que han sido seleccionados de entre todas las tapas que han rodado y rodado sin parar por su barra en todo este tiempo. Se servirán solo durante octubre. Para tapear por todo lo alto. Recordamos que la taberna empezó con cinco empleados y que en solo un año pasó a 32 y a más de 75 hoy en los proyectos gastronómicos del grupo Arzábal (además de la taberna, Arzábal Museo y A Japanese Kirikata). Recreando aquí los bares de tapas de antaño.

Los cangrejos de río de Taberna Arzábal
Los cangrejos de río de Taberna Arzábal

Un plus: su terraza con vistas al parque del Retiro y su horario continuado, para el aperitivo y hasta la madrugada.

Dónde: C/ Menéndez Pelayo, 13.

Al Trapo: arroz de paloma torcaz con trigueros

Rafa Cordón acaba de rediseñar la carta de este restaurante alojado en el hotel Iberostar Las Letras Gran Vía, después de que Paco Morales se desvinculase del proyecto. Cordón, que ya era de la casa –ofició de jefe de cocina desde su inauguración, hace ahora tres años–, la ha dividido en cuatro apartados: entrantes y fáciles de compartir, a golpe de remo, para carnívoros y pequeños delitos; tal cual. Encontrarás –prepárate porque se te hará la boca agua– 'croissant' meloso de ternera, pomelo y hierbas frescas; tortilla de ajetes, setas de cardo y yema de huevo de corral, y tomatitos de temporada con berberechos, algas y queso majorero, por ejemplo. Entre los pescados, rape asado con pilpil de piparras, cebollitas francesas y espinacas. Entre las carnes, arroz de paloma torcaz con trigueros. De postre (esos minidelitos), chocolate en texturas, sal maldon y aceite de oliva virgen, o cortes de helado con galleta en lugar de barquillo. Para volver, que nunca está de más, a los veranos de la infancia.

Arroz de paloma torcaz con trigueros
Arroz de paloma torcaz con trigueros

Un plus: su apuesta por la alta gastronomía informal. O sea, sin convencionalismos ni formalismos.

Dónde: C/ Caballero de Gracia, 11.

Teckel: cochinillo glaseado con puré de patatas

Cochinillo glaseado con puré de patata y manzana asada
Cochinillo glaseado con puré de patata y manzana asada

Esta restaurante que celebra su primer aniversario y es del Madrid (del Real) por proximidad (geográfica) se ha sacado de la manga nuevos ases para meterse en el bolsillo al comensal. A saber: bao 'preñao' con huevo frito y bechamel, espaguetis con albóndigas, cochinillo glaseado con puré de patata y manzana asada o bocadillo de butifarra blanca con queso Edam y pimientos asados. Reivindicando siempre la cocina de la abuela, que es lo suyo, lo del chef César Galán. Otros platos fuertes: el arroz verde con gambones rojos –cuestión de color– o la 'fondue' de queso, patata, setas, cebolla crujiente y puntilla de huevo.

Un plus: su terraza abierta todo el año y la decoración, cosa de Cousi Interiorismo.

Dónde: Avda. Concha Espina, 55.

La Malaje: judías tintas al jerez con ibéricos

Manu Urbano, el chef de este restaurante en todo el centro de Madrid que mira al sur (de España), que nació en Córdoba y se crió en las Islas Afortunadas, se ha puesto nostálgico y ha llevado a su carta, liderada por la caza, los arroces y las legumbres, platos como el lomo de retinta en adobo canario, el arroz de campaña con rabo de toro, la merluza a la parrilla con holandesa de Calaveruela y amontillado viejo o las judías tiernas al jerez. Platos, como dicen aquí, de quitar 'er sentío'. En la barra, más sur, esta vez 'granaíno', con 33 tapas recién estrenadas y que, como en la ciudad del Genil, van con la bebida: brochetas de chistorra, ensaladilla de Mamá Fina o croquetas de choco. Volviendo a la niñez (la del chef).

Judías tiernas al jerez con ibéricos
Judías tiernas al jerez con ibéricos

Un plus: su localización, junto al Rastro de Madrid, en la calle que va de Atocha a Tirso de Molina, en Lavapiés-Embajadores. La primera hora de 'parking' (número 11 en la misma calle) corre de su cuenta.

Dónde: C/ Relatores, 20.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios