Copenhagen, Auto Rosellón y El perro y la galleta: tres restaurantes donde te podrías encontrar con Gwyneth Paltrow
  1. Estilo
en madrid y barcelona

Copenhagen, Auto Rosellón y El perro y la galleta: tres restaurantes donde te podrías encontrar con Gwyneth Paltrow

Solo la decoración y el ambiente de estos locales de moda ya alimenta. Las exquisiteces de sus cartas ya son harina de otro costal. Muy del gusto de los sibaritas 'bio'

Foto: El perro y la galleta te encantará
El perro y la galleta te encantará

Estos restaurantes son tan encantadores, tan saludables, tan modernos y en definitiva, y ya estamos tardando en decirlo, tan 'cool', que nos han recordado sin remedio a la diva de lo verde Gwyneth Paltrow, siempre a la vanguardia de esa creatividad que podríamos llamar 'integral' y que suele ser nórdica, pero no solo. Así pues, que no te extrañe encontrarte con la actriz ni en Copenhagen ni en Auto Rosellón ni por supuesto en El perro y la galleta un día de estos (o aquellos). La están llamando a gritos. A ella y a nosotros. Entramos.

Copenhagen: chorizo de calabaza y vanguardia

El Copenhagen tiene este aire
El Copenhagen tiene este aire

Llega a la capital con todo su aire mediterráneo y como el 'it place' vegetariano, después de que sus hermanos Oslo, Helsinki, Malmö y el homónimo Copenhagen, que ya ha cumplido los cinco, hayan encandilado al personal en Valencia. Viene creativo y con productos de temporada para demostrar que lo verde en todo su esplendor también es alta cocina, más ahora que el viento sopla a favor. Este Copenhagen, además, está en pleno barrio de Salamanca, que es donde se cruzan los caminos de lo alternativo y lo último. Su arquitectura, para colmo, es de vanguardia. Mucha luz natural, no poca vegetación, referencias escandinavas de los 60 y 70, alarde de diseño y una ilustración de Lawerta. El interiorismo, de Borja García Studio.

La carta está diseñada con criterios nutricionales, pensada para compartir y con opciones para intolerantes o diabéticos. Las elaboraciones son caseras y los proveedores, pequeños productores. Hay en su despensa, por ejemplo, 'calabizo', un chorizo de calabaza 100% vegetal elaborado en Nigrán (Pontevedra), que sirven en una tabla de quesos artesanos de la sierra de Espadán (Castellón) y que ha de maridarse, según sus cánones, con cerveza artesana y coronarse con chupito de tequila. Precio medio: 20 euros. Precio menú mediodía (de lunes a viernes): 14,90 euros.

Arroz jazmín al estilo japonés
Arroz jazmín al estilo japonés

Pídete: croquetas de boletus y avellanas tostadas, ensalada de algas con espuma de espárrago blanco, atún vegetal y 'mustard cress', o huevo campero con espárragos, setas, queso crema y mermelada de pimiento. ¿De postre? Brûlée de vainilla, 'coulant' de chocolate o 'cheesecake' vegana.

Dónde: C/ José Ortega y Gasset, 73. Madrid.

Auto Rosellón: una idea loca, un bar divertido

De viejo taller de coches a casa de comida
De viejo taller de coches a casa de comida

Que un viejo taller de coches haya sido reconvertido en una coqueta casa de comidas ya nos resulta tentador. Sobre todo porque Auto Rosellón se ha quitado las etiquetas antes de que se las pongamos. Prueba conseguida: este bar ecléctico por demás en el Eixample es difícil de catalogar, si acaso como lo han hecho ellos mismos, como 'no tag'; o sea, sin etiquetas. "Un lugar donde la comida, las personas, los sentimientos y la decoración (a cargo de Bárbara Aurell y su estudio Espacio en Blanco) son 'no tag' y auténticos". El conjunto, nos dicen, es una mezcla de estilos y sabores. Su carta de presentación, 'vintage' manda, siguen siendo el nombre, la fachada y el rótulo del negocio antiguo.

Verás de frente la mesa de trabajo del chef y a él preparando los platos, con la despensa a la vista, y podrás sentarte a la gran mesa comunal para que la experiencia gastronómica sea también social, muy a la europea, o a las mesitas redondas de anticuario en sillas industriales de Holanda, o en taburetes de fibra de coco en la zona que da al exterior, mientras pisas un suelo de hormigón y observas la austeridad que preside el local. Eso si no te acomodas en la barra, que es de madera y mármol y con un aire retro al estilo de los cafés de los años cincuenta: pasteles caseros, bocadillos y cafés de La Marzocco, de día; cócteles de noche. Hasta el momento de ir al baño tiene su guiño estético; lo decoran los grafitis del artista catalán Lucas Milá. En la cocina hay tanta creatividad o más. Solo hay que ver la carta. Con Ronit Stern a los mandos. Precio: hay un menú de mediodía ("no querrás volver al despacho", leemos) por 14,50 euros.

Auto Rosellón ha sido decorado por Bárbara Aurell, de Espacio en Blanco
Auto Rosellón ha sido decorado por Bárbara Aurell, de Espacio en Blanco

Pídete: almendras con hinojo, 'chily' y comino de aperitivo, cordero que sabía felicidad con tahini de verduras 'confi', calabaza rústica con tomates deshidratados, yogur, lima y anacardos, o tiraditos de lubina salvaje en lienzo. De postre, ¿qué tal una tarta rota? Todo ello para cenar.

Dónde: C/ Rosellón, 182. Barcelona.

El perro y la galleta, el último grito (silencioso)

Aquí, el perro es elevado a los altares (de lo decoración)
Aquí, el perro es elevado a los altares (de lo decoración)

Le precede una decoración exquisita y algo palaciega, muy a lo inglés, donde los perros aparecen como en el cuadro de Goya, solo que aquí, allá y por doquier, proclamando su fe en el 'dog friendly', cosa todo de Carlos Moreno Fontaneda (atención al apellido); su ilustre ubicación en el corazón del barrio de Salamanca, que ya lo hace chic, y platos que ha convertido en señeros su hermano mayor, el no menos singular Bar Galleta (Corredera Baja de San Pablo, 31), caso de las berenjenas rebozadas con galleta. El perro y la galleta es de esos bares que si no conoces, ya estás tardando en hacerlo porque después, en cuestión de estilismo 'restaurantil', ya nada será igual. Todo muy a la moda, a esa que más que el último grito, es el primer silencio. La cocina se hace llamar 'de mercado actual y a la vanguardia con las últimas tendencias'. Precio medio: 35 euros.

Pídete: saquitos crujientes de lasaña con bechamel y salsa de tomate italiana, croquetas de rabo de toro, chipirón y gambas con espinaca, de entrantes; bacalao confitado con pisto pilpil o solomillo a la plancha con puré de patata trufado. Y de postre, tarta de mamá de galleta y chocolate o la tarta de tres chocolates con helado de… ¡Galleta! Porque aquí la reina es, canes aparte, ella.

No te olvidarás tan fácilmente de El perro y la galleta
No te olvidarás tan fácilmente de El perro y la galleta

Dónde: C/ Claudio Coello, 1. Madrid.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Restaurantes Gwyneth Paltrow Gastronomía Barcelona
El redactor recomienda