bienvenida al verano

Hogueras, baños con luna... Los mejores planes para disfrutar de la noche de San Juan

Este viernes, 23 de junio, dos días después del solsticio de verano y de la noche más larga del año, llega esta festividad que ilumina nuestras costas y pone a la gente a bailar

Foto: Una niña salta la hoguera en la noche de San Juan.
Una niña salta la hoguera en la noche de San Juan.

Hay quien se echa a la mar cuando dan las doce de la noche en el reloj y se da un baño no con sol sino con luna, este año nueva; hay quien enciende la hoguera para dar el salto, quemar lo viejo y pedir deseos; quien se pone ciego de sardinas y quien se apunta a la verbena. De todo hay en la noche de San Juan, pero sobre todo agua y fuego. Con la llegada del verano y tanta calor (en femenino, como en el sur), lo que toca es purificarse. Te contamos qué puedes hacer para celebrar dos días después el solsticio de verano. De Barcelona a Mojácar, pasando por Alicante, cómo no, con parada sanjuanera en Madrid y llegando hasta el victormanuelino Mieres. Aprovecha para hacer una escapada minivacacional y para mandar lejos muy lejos -es el momento- a los malos espíritus, que haberlos, cosas de San Juan, haylos. Esta festividad es muy de ritual.

Las Hogueras de San Juan, en Alicante

Son, con mayúscula, las fiestas mayores de Alicante, clasificadas como de interés turístico internacional. No hay más que darse un garbeo costero por la provincia para ver todo el perfil marítimo iluminado. Impresiona. Por aquí quien más y quien menos aprovecha para quemar los objetos que ya no sirven -sillas y trastos apilados esperan la noche para arder-, mientras la ciudad celebra sus fallas: mas de doscientos monumentos de cartón piedra de temática satírica a los que nadie salvará de la quema. Arderán en la noche de la Cremà hasta que el cuerpo de bomberos entre en acción y ponga en escena la popular Banyà (bañada). Por lo demás hay mucho 'petardeo', literal, desfiles como mandan los cánones y pasacalles.

Un noche mágica (y romántica) la de San Juan. Es lo que tiene el fuego...
Un noche mágica (y romántica) la de San Juan. Es lo que tiene el fuego...

Aprovecha para... darte un chapuzón (de luna o de sol) en las playas de San Juan, Albufereta, Postiguet y Saladar-Urbanova, tocadas por la varita mágica de la bandera azul. Y hacer una excursión a la preciosa isla de Tabarca, frente a Santa Pola. Esta reserva marina te sorprenderá. Fue en el pasado refugio de piratas berberiscos y hoy lo es del zarapito real y otras aves, aparte del de las gentes que lo habitan. Hay pueblo, bares -donde sirven el tradicional caldero-, alojamientos y mucho paisaje virgen en Tabarca.

La Nit de Sant Joan, en Barcelona

En la ciudad condal el jolgorio en 23 de junio es superior, con protagonismo especial para la verbena de San Juan, una de las fiestas más populares en tierras catalanas, honor compartido con otros clásicos como el fuego -nunca falta- y la coca, con mazapán, crema o nata y decorada con piñones, chicharrones o fruta confitada (a destacar las de Escribà, La Pastisseria o Boci). No hay solo una (verbena), sino que se desparraman por calles y plazas, llenándolo todo de orquestas, hogueras, cenas entre vecinos, fuegos artificiales, petardos, bengalas, bombetas y demás -que no falten-, y baile. Mucha fiesta y muy callejera. Más en esta edición, que se cumplen 50 años desde que llegó por primera ver la insigne Llama del Canigó, “el fuego que hermana a todos los territorios de habla catalana”, tal y como recuerdan desde la Oficina de Turismo de Barcelona.

La Flama. (Foto: Turismo de Barcelona)
La Flama. (Foto: Turismo de Barcelona)

Aprovecha para... acercarte a cualquiera de las playas del área metropolitana (San Joan, en Montgat, la del Prat o Mar Bella) a cumplir con el ritual. Dicen que si te bañas esta noche tendrás salud todo el año. Mejor será si te adentras en el mar desnudo y de espaldas mirando a la luna y lo repites hasta doce veces. Saltando nueve olas de espaldas se gana en fertilidad y con siete se eliminan energías negativas. Aunque sea por probar...

La Gran Sardinada, en Mojácar

También por estas tierras el San Juan se celebra a lo grande y con mar de fondo. En Mojácar el cotarro se abre con el malabarismo musical de La Blue Band y su performance 'La charanga', a eso de las nueve y media, mucho ritmo y ganas de bailar, para pasar después a la hoguera infantil con gran traca, sobre las diez, y a la Gran Sardinada (también con mayúsculas), que se hacen llamar moragas, al grito de "Sardines for Everyone!", que por aquí hay mucho inglés. Luego vendrá el encendido de la hoguera municipal y el castillo de fuegos artificiales. Todo ello en la playa del Descargador, que se convierte por una noche en territorio moruno, con jaimas sobre la arena.

Aprovecha para... bañarte a las doce de la noche como manda la tradición en la playa de Macenas, hacia Poniente, o en cualquiera de las calas que hay desde este punto al Sombrerico; por ejemplo la Granatilla, con acceso desde Sopalmo. Tendrás que ganártela. Lo virgen ya se empieza a adueñar del paisaje por aquí, de camino al Cabo de Gata.

Ambiente mojaquero en la noche sanjuanera. (Foto: Turismo Mojácar)
Ambiente mojaquero en la noche sanjuanera. (Foto: Turismo Mojácar)

San Xuan (así con x), en Mieres

La fiesta no solo es mañana por la noche, sino que viene de atrás. El 'barrenazu' en El Fuerte ya puso en danza a Mieres justo hace una semana, el 16 de junio, con un pregonero que aquí es un dios, el cantautor Víctor Manuel, a quien dedicarán un concierto homenaje el sábado 24 de junio a las diez de la noche en el parque Jovellanos, bajo la dirección musical de David San José, su hijo. Una bienvenida al verano que tendrá como estrella invitada también a Chenoa el 23 de junio, esta vez sí, a la una de la mañana y en el mismo parque. Esto no quita que haya música por los rincones, DJ pinchando temas tradicionales, orquestas y en ese plan. Además, cuentacuentos, talleres, conciertos y fiesta grande para los pequeños. Todo en la explanada de la iglesia de San Juan, epicentro festivo.

Aprovecha para... hacer un repaso por las tradiciones. Nos referimos al enramau de las fuentes, la foguera o la Danza Prima. Y en clave viajera, entregarte al turismo rural, al de valles, ríos y montañas, verde aunque sea ya verano.

De cócteles sanjuaneros en el Madrid castizo

La Hoguera también es un cóctel.
La Hoguera también es un cóctel.

Nada menos que en La Posada del León de Oro (Cava Baja, 12), una antigua corrala del siglo XIX en el Madrid de los Austrias convertida en hotel, que sirve para la ocasión dos cócteles: uno que representa el fuego y el otro, el mar, con la idea de trasladar la magia que estos días inunda la costa al centro de la capital y para brindar por lo bueno que está por llegar. Las pócimas, vamos a llamarlas así, estarán disponibles lo que queda del mes de junio. Los cócteles en cuestión se llaman La Hoguera y La Ola.

El primero está hecho con ron, mango, tequila, naranja y limón -puro fuego- y requiere de esta ceremonia: un brindis antes del primer sorbo y pensar en todo aquello que uno quiere olvidar con el primer trago. El segundo, con ginebra, blue tropic, esencia de grosella y algas, promete hacer olvidar lo cotidiano. ¿Su ritual? El mismo brindis e imaginar todos los deseos nada más ponerse. Precio: 8 euros.

Aprovecha para... vivir el Madrid en clave World Pride, que empieza este mismo viernes. Con mucho orgullo (gay).

Pero la hoguera más alta del mundo está en...

¡Noruega! No todo iba a ser Mediterráneo. Allá en los fiordos noruegos, adonde estamos deseando huir ahora que llega el calor (y aunque no llegue), se lleva ya años construyendo una hoguera descomunal -los vecinos se pasan meses acumulando madera- que ya es todo un reclamo turístico en el país. Cómo no, si en 2010 se alcanzaron los 40 metros hacia el cielo. Es en la isla de Slinningsbålet, en Ålesund, aunque San Juan (Jonsok, en noruego) se celebra con fuego y barbacoas en todo Noruega, frente al mar, en ríos o lagos. Aquí también se toman estas fiestas muy en serio. De hecho, rememoran el incendio sufrido en 1904, que resultó devastador. La belleza del lugar es de sobra conocida. En cuanto a la hoguera en semejante paisaje, podría ser un cuadro (apocalíptico) de William Blake.

Aprovecha para... disfrutar de la naturaleza con mayúsculas, plantarte ante los fiordos Hjørundfjord y Geirangefjord, llegar hasta la isla de Runde, un santuario ornitológico, y alcanzar el faro de Alnes, desde donde tendrás una de las mejores vistas del país. No lo olvidarás.

La hoguera más alta del mundo la hacen en Noruega. (Foto: Turismo de Noruega)
La hoguera más alta del mundo la hacen en Noruega. (Foto: Turismo de Noruega)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios