Logo El Confidencial
guía nupcial

Vestido de novia, fincas, flores... Todo lo que necesitas para organizar tu boda en otoño

Hervé Moreau, director creativo de Pronovias, te anima a ser sexy y elegante a la vez, a abrir el baúl de tu abuela y ponerte encantadoramente vintage, y, sobre todo, a ser una novia natural. Toma nota

Foto: Bodas en otoño, cada vez más de moda. El vestido que luce ella es el modelo Davida de la Colección Pronovias 2018.
Bodas en otoño, cada vez más de moda. El vestido que luce ella es el modelo Davida de la Colección Pronovias 2018.

Si estás en pleno rodaje de esa película que será tu gran boda, enredada en la localización de exteriores e interiores, en el diseño del vestuario y en la elección de las flores, para hacer primaveral este otoño, cual directora de cine, aquí tienes una guía que te servirá de ilustración e inspiración. Para la cuestión del vestido de novia hemos contado nada menos que con los consejos de Hervé Moreau, director creativo de Pronovias. Él nos ha dicho que sí existe el vestido ideal, así que hay que ir a por él. Sigue leyendo y verás.

En busca del vestido ideal

Existe y es, para Hervé Moreau, director creativo de Pronovias, el de la “novia natural”, que es el sueño que el diseñador trata de hacer realidad. “Creo que es muy importante -explica- que el vestido se adapte a la personalidad de la novia. Es la manera de que ella se sienta segura y perfecta en su gran día. La boda es un momento feliz y, como siempre decimos en Pronovias, we are dressing dreams”. Pues eso, “la novia ideal es la que se siente ella misma”. Moreau dixit.

1. Una novia sexy, ¿sí o no? Hemos aprovechado para preguntar al creativo si una novia puede permitirse el lujo de ser sexy y nos ha dicho que sí, que “puede ser increíblemente sexy y elegante a la vez”. De hecho, en el último desfile WISH, la colección presentaba diseños que marcaban mucho esta tendencia. Se refiere a las transparencias, los encajes y los escotes de vértigo, presentes en vestidos como el Riada, el Ribelia o el Rosario de la colección Atelier Pronovias 2018.

2. El vestido y luego todo lo demás. Esta casa tampoco se puede empezar por el tejado. Esto es, que no te vuelvas loca pensando en las flores o la finca si antes no tienes claro cómo va a ser el vestido. Este, como recuerda Hervé Moreau, de Pronovias, “afecta a todo lo que envuelve la boda. Su estilo repercutirá en el tipo de ceremonia y/o recepción, en las flores que conjunten con el vestido, que serán las mismas que adornen las mesas de los invitados, y así una cadena con todos los pequeños detalles”. “Se podría decir -concluye el diseñador- que el vestido es uno de los puntos de partida en todas las decisiones de un enlace”. Apúntatelo bien: “El vestido marcará el feeling de la boda”.

3. ¿Una diva del old Hollywood? Por supuesto. Puedes apropiarte del glamour del old Hollywood y convertirte en toda una diva en tu propia meca. “Si una novia es feliz y reluce su naturalidad es, sin lugar a dudas, esa protagonista que atrae todas las miradas”, recalca Moreau. En cuanto al esplendor del Hollywood de los años 40, 50 o 60, lo tiene claro: “Siempre será único y estará presente a la hora de inspirarnos”. A ti también. Solo hay que fijarse en sus espectaculares diseños; uno de estos vestidos de Pronovias se lo vimos, bodas aparte, a Amaia Salamanca en los últimos Premios Goya.

4. ¿Cómo elegirlo? Según el director creativo de Pronovias, “la novia debe tener en cuenta su personalidad. Hoy en día es importante seguir la moda y las tendencias, pero ante todo es importante ser una misma para que todo sea perfecto”. Más allá de esto, nos remite a las asesoras especializadas en tienda que, reconozcámoslo, siempre ayudan.

5. ¿Abrimos el baúl de la abuela? “¡Perfecto!”, exclama Moreau. “Además de que ese toque vintage siempre es bonito y emocional, esa pieza puede ser también ese algo prestado, algo viejo y, si todo cuadra, algo azul”.

6. Velo, ¿con o sin? El diseñador no duda: “¡Con velo!”. "Me encanta ver a las novias reales que usan velos largos durante la ceremonia. Pero en sesiones de fotos prefiero no usarlo, ya que pueden tapar el vestido". Entendido.

Ponle flores

Se lleva lo natural, sobre todo si tu boda es en el campo. ¿Y si tu ramo fuera salvaje o artificial con apariencia de natural?

La última boda by Sibilina Deco. (Foto: @click10fotografia)
La última boda by Sibilina Deco. (Foto: @click10fotografia)

1. Las hortensias mandan. Se trata de crear un entorno mágico, nos dicen Claudia Rodríguez y María Redón desde Sibilina Deco. En una de las últimas bodas en las que han trabajado, en el Real Club de Puerta de Hierro, han utilizado tonos burdeos y rosas palo, y mucho verde mezclando tipología de ramas.

En el otoño, por ejemplo, hay que dejar que manden las hortensias. Como pasaba con el vestido, el ramo dependerá del tipo de boda. Si es en Ibiza o en el campo, “podemos ponerlo más salvaje y con ramas”. ¿Y una sola flor? “Para las iglesias sí nos gusta. Elegir solo un tipo de flor en el altar es elegante. Normalmente blanco y verde”, comentan las responsables de Sibilina. También les encanta la idea de ponerse una corona de flores en la cabeza. “Para los pajes siempre son un acierto”, concluyen.

Un ramo by Sonia Mompó, de Los Detalles de Sonia.
Un ramo by Sonia Mompó, de Los Detalles de Sonia.

2. Naturalmente artificial. Sonia Mompó, de Los Detalles de Sonia, confirma que “los ramos antes eran importantes y ahora son protagonistas”, y apuesta por los ligados a lo natural, a lo silvestre, con flores muy diferentes (lavandas, frutos del bosque, aliums, dianthus...), con forma desordenada pero muy bien pensados, en colores variados, mezclándose los azules con los morados, los fresas con los verdes. Para quien lo quiera todo igual, propone un ramo con seis peonías, y siempre hacer prendidos y adornos a juego con el ramo para el coche y los invitados y ramitos para las damas de honor.

Las suyas son flores artificiales, aunque no lo parecen. ¿Ventajas? Se puede escoger la flor sin pensar en la temporada, están listas días antes del enlace (adiós nervios), son para siempre y no dan alergia.

El escenario de tu película

Estos son los exteriores e interiores que hemos localizado para ti:

1. El Soto de Mónico (Los Santos de la Humosa, Madrid), recién abierto, es una finca bañada por el río Henares, rodeada de un campo de pistachos y de jardines de estilo mediterráneo, según el diseño del paisajista Fernando Martos, que les ha dado el aire de huerto (con estanque), y cuidada hasta el mínimo detalle por Cousí Interiorismo, ya de puertas adentro. Cuenta, no lo olvides, con La Cocina de Mónico y con su otra finca, La Casa de Mónico (A-VI, km 9,5), muy bucólica y con jardín inglés. Detrás de todo, Carlos Albert, el hijo de los marqueses de Alhucemas.

El Soto de Mónico.
El Soto de Mónico.

2. También son ingleses y con árboles centenarios los jardines de la finca Las Tenadas (A-1, km 30, Colmenar Viejo), una antiguas naves ganaderas con más de un siglo que ahora son la mar de chics. La restauración aquí corre a cargo de La Blonda Catering.

3. La finca El Campillo, junto a San Lorenzo del Escorial, fue casa de campo del mismísimo Felipe II. A la imponente casa fortaleza del siglo XIII, se suman la ermita, las caballerizas, los jardines, el mirador, el huerto y la placita.

La finca El Campillo.
La finca El Campillo.

4. Sin embargo, en la Abadía de Párraces, a 20 minutos de Segovia y 50 de Madrid, te poseerá el espíritu renacentista de este monasterio del siglo XVI, con dos claustros, choperas, pinares, encinares y vistas a la sierra.

Hoteles de lujo para tu luna de miel

Te damos cuatro a elegir:

1. El Mousai, que es lujo solo para adultos en Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco (México), no con cinco estrellas, sino con cinco diamantes. ¿Sus fuertes? Tres centros gastronómicos (no restaurantes a secas), un rooftop con piscina infinita, área vip en la playa, spa con vistas al océano y la selva tropical, y el lugar en sí, que por aquí pasearon su amor hollywoodiense Elizabeth Taylor y Richard Burton.

La finca El Campillo.
La finca El Campillo.

2. El Banyan Tree Tamouda Bay, lujo a lo marroquí, con la posibilidad de cenar bajo las estrellas del desierto en una tienda beduina, jugar al golf a la sombra del Rif, disfrutar de una puesta de sol a camello, dormir en una de sus villas y vivir la vida en las costas de Tetuán o del cercano Tánger.

3. El The Yeatman, el hotel que hace aún más excelsa la ciudad de Oporto, con vistas a su centro histórico y al Douro, y en el entorno de las bodegas, ya sabemos de qué vino.

4. El Heritage Le Telfair, en Mauricio, recién remodelado y todo un refugio lujoso en la isla tropical. Atención, porque todas la habitaciones cuentan con mayordomo personal, dispone de un pabellón destinado al bienestar (yoga, tai chi, qigong y demás) y tienta al personal con una copita de champán al atardecer en su restaurante asiático Gin'Ja.

Así es el Heritage Le Telfair.
Así es el Heritage Le Telfair.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios