Logo El Confidencial
salir

El Jardín del Orfila, Rómola... Cuatro restaurantes en Madrid para llevar a tu cita

Triunfarás si apuestas por este jardín escondido, por este restaurante muy Florencia, por el de la terraza con plantas colgantes o por el que era solo dulce y se volvió también salado

Foto: Rómola es verde, sano y muy florentino. ¿Lo elegirás?
Rómola es verde, sano y muy florentino. ¿Lo elegirás?

Si andas dándole vueltas a la cabeza hasta dar con el sitio para llevar a cenar a tu cita, aquí tienes cuatro restaurantes en los que quedarás la mar de bien. Te damos todos los datos para que te montes por tu cuenta tu propio y exitoso 'First Dates'. Le hemos puesto pasión, diseño y, cómo no, la mejor cocina. Estos rincones gastronómicos en Madrid están en su punto (romántico). Este es el menú. ¿Eres un esteta o un seguidor de San Valentín de libro?

1. Para estetas: Rómola

Se llama así, Rómola, por la novela de George Eliot, o sea la británica decimonónica Mary Anne Evans, que transporta al lector a la Florencia del Renacimiento, que es también donde quiere llevarnos (o llevarte) este restaurante con zona principal a modo de templo y mucho mármol, donde todo es sanísimo, más allá de la propuesta estética de ese arquitecto aventurero que es Andrés Jaque allí donde Hermosilla, la calle (número 4), se junta con Marqués de Zurgena, la calle también. Pongamos que hablamos de Madrid.

Un rinconcito del restaurante Rómola.
Un rinconcito del restaurante Rómola.

Pues aquí, entre estas paredes, quedarás como un rey (o reina), duque o marqués, porque las recetas son hipocalóricas, sin azúcares añadidos ni grasas trans ni harinas refinadas en lo que es una suerte de salón de belleza gastronómica (algo así). Tírate el rollo porque aquí los pescados son salvajes, no hay frituras y todo es de proximidad. Ejemplos: empanadilla de vieira con corvina acevichadas o aguacate ahumado con atún rojo y caldo dashi. Si os da por el brunch, también hay. Precio medio: 35 euros.

2. Para muy románticos: El Jardín del Orfila

Así es El Jardín del Orfila.
Así es El Jardín del Orfila.

Nos encanta sentarnos a comer (o cenar) en este coqueto y encantador restaurante que se aloja en el hotel Orfila (Orfila, 6), también merecedor de todos los piropos, más cuando nos ponemos románticos y más aún ahora que se cuece un exclusivo menú a cuatro manos con estrellas (Michelin), las de su chef ejecutivo, Mario Sandoval (Coque que estás en los cielos), y las del ídem del hotel Valdepalacios de Torrico (Toledo), José Carlos Fuentes. La cosa se pone otoñal y a seis pases, todo muy torero. Y atención a la faena: gamba roja de Palamós en tartar con alioli de tinta, crujiente de quinua y angulas, papada de cerdo ibérico curada con piquillo asado y trufa de Aragón... hasta llegar al sorbete de manzana ácida a la sidra con mousse de yogur. Hasta el 24 de noviembre. Precio: 85 euros por persona.

3. Para amantes (del diseño): Dingo

Puedes ponerte muy serio (o seria), de mesa y mantel, con toda la parafernalia que la ocasión requiere, o entregarte con devoción heterodoxa a las tapas, que también tienen su aquel, y hacerlo en una terraza con plantas colgantes, obra de la decoradora Estrella Salietti, que abre todo el año. Eso sí, que sepas que lo que reina en Dingo son las carnes y los pescados a la brasa según el chef Pepe Sacristán: cortes de vacuno de rubia gallega española como el T-bone de 600 g o la entraña fileteada con chimichurri, espeto de sardinas o tronco de merluza de pincho con verduras y parmentier trufada.

Uno de los ambientes de Dingo.
Uno de los ambientes de Dingo.

Para enamorarse. Lo mismo que de su diseño: ladrillo visto, chésteres, cortinas de terciopelo... Un poco de Soho londinense por aquí, un poco de Meatpacking neoyorquino por allá, en Velázquez 47. Corazón del barrio de Salamanca. Precio medio: 30 euros.

4. Para dulces (y salados): Mamá Framboise

Mamá Framboise, no solo dulce(s).
Mamá Framboise, no solo dulce(s).

No está nada mal dejarse caer por este Mamá Framboise, que es una de las mecas pasteleras de nuestro dulce Madrid, y probar su versión salada y ese nuevo concepto de pâtisserie-bistrot que ha nacido en Jorge Juan 21 y que se ha sacado de la manga el chef pastelero Alejandro Montes. ¿Hará que nos olvidemos de bizcochos, hojaldres y macarons? Te apuntarás un tanto, seguro. Con unos tequeños, una burrata fresca con tomates aliñados, una coca de pan de cristal con ratatouille de verduras y hortalizas y foie fresco caramelizado al Pedro Ximénez, o ese hummus.

De postre, el paraíso: el bretzel de arándanos, el brioche Nanterre o el croissant pur beurre. Pura poesía regada con tés y zumos de naranja, frutas y verduras de temporada, ni que decir tiene que hechos al momento. Precio: 19,95 euros (menú premium). El ambiente también ayuda: hay alusiones a los clásicos literarios preferidos del chef ('Alicia en el país de las maravillas' o 'La vuelta al mundo en 80 días') y recuerdos de sus viajes, con un toque industrial y otro toque francés.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios