Logo El Confidencial
han pasado por momentos difíciles

Susanna Griso y Antonio Banderas: claves para superar el duelo por una madre

La presentadora y el actor han pasado por una situación similar en poco menos de un mes. Hablamos con expertos para que nos cuenten cómo se puede superar esta pérdida cuando se es un personaje público

Foto: Antonio Banderas y Susanna Griso en un fotomontaje de Vanitatis.
Antonio Banderas y Susanna Griso en un fotomontaje de Vanitatis.

Susanna Griso ha vivido una de las peores semanas de su vida. Si el lunes saltaban las alarmas al comprobar que la presentadora de 'Espejo público' llevaba unos días sin aparecer en pantalla, pronto se confirmó que era por motivos personales y unos días después se supo que su ausencia se debía al fallecimiento de su madre de 94 años después de sufrir una recaída de un ictus.

[LEE MÁS: Muere la madre de Susanna Griso: "Buen viaje, mamá"]

Por una situación parecida pasó Antonio Banderas hace apenas un mes cuando fallecía su madre, Ana, también a una edad avanzada (84) y a consecuencia de una enfermedad degenerativa. En ambos casos, aunque los fallecimientos se produjeron por un proceso propio de la vida (es decir, no hablamos de una fallecimiento brusco e inesperado), lo cierto es que la muerte es un hecho delicado al que a todos nos cuesta enfrentarnos. Pero ¿cambian mucho las circunstancias, el dolor o el duelo cuando hablamos de personajes públicos?


Para Xavier Savin Vallvé, psicólogo y miembro de Top Doctors, la pérdida de una madre representaba históricamente la de ausencia de “la persona encargada de velar por el bienestar físico y emocional de los hijos, aunque hoy en día los roles se han repartido más”. Para Jorge López Vallejo, psicólogo, experto en terapia breve estratégica, para superar el proceso de duelo “lo importante es no esforzarse por superarlo rápidamente, sino dejar que el proceso de decantación del dolor suceda con naturalidad, de otra manera en el esfuerzo de reducirlo se mantiene y se agudiza”.

Ese proceso, que en la mayoría de los casos se produce en la intimidad, pasa a ser de dominio público cuando hablamos de personajes expuestos: “Hay quien se cree con derecho a juzgar a los famosos”, comenta Xavier. “Las personas conocidas reciben el afecto de mucha gente, por desgracia también la ira de quien no conecta con ellos. Durante el duelo estamos vulnerables, heridos y posiblemente confundidos por lo que solo un entorno de confianza nos puede aportar la seguridad que en ese momento deseamos”.

Para Jorge López, “el proceso de duelo implica pasar por una serie de fases que requieren realizar una serie de tareas. Las personas que no las completan pueden quedarse enganchadas y seguir sufriendo el impacto de su pérdida como si fuese el primer día, el tener que aceptarlo públicamente, el estar sometido a la imagen social; hablarlo puede ayudar al contrario de lo que pensamos.”.


Las redes sociales y los titulares de las noticias

Tanto Susanna Griso (“Buen viaje, mamá”) como Antonio Banderas (“Nos ha dejado para siempre”) emplearon sus redes sociales para hacer pública la noticia y para despedirse de sus seres queridos, algo que cada vez más a menudo emplean los famosos para notificar acontecimientos de su entorno íntimo, y no solo para las malas (Ronaldo notificó de esta manera también el nacimiento de su hija). Pero ¿existe una necesidad de exteriorizarlo? “No creo que sea una necesidad. Afortunadamente, ser conocido implica además de críticas despiadadas recibir también muchas muestras de cariño y compartir en las redes sociales los acontecimientos importantes puede ser una buena manera de devolver este afecto”, explica el psicólogo.

Para Jorge, “es necesario dar un espacio a dichas emociones. El dolor y la rabia canalizada y no bloqueada evitará pasarnos factura mediante un colapso con alguna forma de depresión. A tal objetivo usar la escritura nos ayudará a expulsarlo todo y poner distancia a los pensamientos negativos. Es por eso por lo que la noticia y el recuerdo posterior escrito ayuda a la aceptación. Las redes sociales tienen un efecto positivo, terapéutico, que debemos aprovechar”.

Cómo afrontar y superar el dolor

En el caso de Susanna, Antonio o cualquiera de nosotros que pase por un trance similar, lo más importante es aceptar la emoción: “Me siento triste porque la echo de menos, porque la quiero -explica Xavier- y hay que dejar un espacio y un tiempo para la tristeza. Perder a quien quiero me sirve para tomar conciencia de que no soy eterno, no hay mejor homenaje a quien ya no está que disfrutar de los míos y de la vida”.


Entre los que están y han estado junto a ellos, sus parejas. Tanto Nicole Kempel, pareja de Antonio Banderas, como Carles Torras, el marido de Susanna Griso, han estado en todo momento apoyándoles y tratando de reconfortarles: “A veces es suficiente con escuchar y en el ámbito de la pareja es donde podemos mostrar nuestras emociones con mayor transparencia, sin miedo a ser juzgados”, comenta Xavier. El doctor Jorge López puntualiza: “Debemos ser cautos con los apoyos externos, parejas, familiares amigos… Hablar continuamente del problema alimenta el problema. El consuelo debe medirse, limitarse para que no se convierta en la fuente del sufrimiento.

Volver a empezar

Aunque a veces nos cueste volver a la rutina es importante. De hecho, la presentadora volvía este mismo viernes a ponerse al frente de ‘Espejo público’, como nos cuenta Jorge: “Hay que volver a la normalidad, de hecho cambiar rutinas a raíz de la muerte dificulta aceptar esta realidad. Negar su muerte guardando intacta la habitación como si nada hubiera ocurrido, aunque no es extraño a corto plazo se convierte en negación si continúa durante años. Es solo un ejemplo. Aceptar la pérdida y mantener la vida anterior es la clave de la superación”.

Por otro lado, Xavier Savin añade: “Tras un tiempo que puede ser de uno o dos días o incluso más, es necesario volver al día a día, se trata de separar, en la medida de lo posible, lo que hago y lo que siento. En el trabajo enfocamos nuestros pensamientos a tareas que pueden ser exigentes y que no dejan espacio para las rumiaciones, eso me permite descansar del dolor de la pérdida. Además de todo lo que implica ir a trabajar también me 'obliga' a arreglarme, salir a la calle, hablar con gente, etc. Todas ellas son conductas que implican esfuerzo y a la vez acercan a superar la pérdida”.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios