De Audrey's a Filigrana: cinco restaurantes de lujo que deberías probar este puente

De Calpe a Cartagena, de Cartagena a Portimâo y de Portimâo a Santiago de Compostela. Esta es nuestra ruta por los cielos de la gastronomía. No faltan las estrellas

Foto: Así es el restaurante Filigrana, dentro de A Quinta da Auga, en Santiago de Compostela.
Así es el restaurante Filigrana, dentro de A Quinta da Auga, en Santiago de Compostela.

Podemos aprovechar este puente para hacer todo lo que nos gusta. Por ejemplo, irnos de restaurantes por nuestra geografía en plan miembro del jurado de la guía Michelin (o algo así) pero relajadamente, como si por fin nos hubiéramos puesto el mundo por montera. En Calpe (Alicante), en Cartagena (Murcia) y en la otra punta. Lo decimos por Filigrana, en Santiago de Compostela, y Vista, en Portimâo (Algarve). La cosa es viajar.

Audrey's y Beat en Calpe (Alicante)

Acaba de ser galardonado con una estrella Michelin, lo cual le da todavía más relumbrón. Ya lo tenía la cocina del chef Rafa Soler, alta -todo lo que puede ser la gastronomía- y mediterránea, haciendo brillar a la gamba roja, la sepia, la caballa, el salmonete de roca o el Peix de Calp, que para algo está en Calpe (Alicante), junto al mar, pero también el garrofón (legumbre), las habitas y los tomates de la huerta, y, cómo no, el arroz. Una razón más para plantarse en la playa en pleno diciembre, lo cual tiene su aquel. Para colmo el Audrey's está dentro del premiadísimo hotel AR Diamante Beach. Dónde: Avda. Juan Carlos I, 48.

Audrey's ya tiene una estrella Michelin.
Audrey's ya tiene una estrella Michelin.

Y no hay ni siquiera que salir de Calpe para ir a dar con Beat, dentro también de un hotel, el The Cook Book, y en manos del chef José Manuel Miguel, quien mezcla productos traídos de Francia, toque chic, con los ingredientes de kilómetro cero (pescados y mariscos frescos, frutas y verduras de estación y cítricos y hierbas aromáticas de su propia huerta), y técnicas y maneras de la nouvelle cuisine, mas toque chic. Todo ello cocinado al fuego lento del Mediterráneo. Dónde: Urbanización Marisol Park, 1ª. Calpe (Alicante).

Un rinconcito de Beat.
Un rinconcito de Beat.

Filigrana, en Santiago de Compostela

Como es más que probable que te haya dado por ir a Santiago, a tomarle las medidas otra vez a la plaza del Obradoiro, te recordamos que puedes no ya alojarte en un hotel que es todo un edén, A Quinta da Auga, sino comer en su restaurante, Filigrana, que ha preparado un fin de semana micológico, ahora que llueve por fin y las setas se han dejado ver. El plan incluye una salida en busca de setas con un experto en la materia por los bosques de robles y castaños de la comarca de Ulla y la degustación de un menú con ellas como protagonistas elaborado por el chef Federico López Arcay (todo 60 euros; 35 euros los niños).

La puerta de entrada al restaurante Filigrana (no podía ser más otoñal).
La puerta de entrada al restaurante Filigrana (no podía ser más otoñal).

El alojamiento + desayuno + masaje de 20 minutos ya es aparte (484 en habitación doble). ¿Que qué tiene el menú? Carpaccio de champiñones con sésamo crujiente, ravioli de boletus con caldo de jamón de bellota o mousse de castañas con crema inglesa de trufa negra, entre otras delicias. Pero lo mejor, gastronomía aparte, es el lugar. Hay que reservar (reservas@aquintadaauga.com). Dónde: Paseo de Amaia, 23B.

Vista, en Portimâo (Algarve, Portugal)

Cualquier excusa es buena para cruzar la frontera por el suroeste rumbo al Algarve, ahora que no hay tropel de turistas además y dejarse querer e incluso mimar por el chef Joâo Oliveira. Y ello dentro de un hotel maravilloso como es el Bela Vista, un palacete con todo el encanto de los años treinta (techos de madera pintados, típicos azulejos en las paredes y mucha nobleza), lo que hace más paradisiaca aún la Praia da Rocha. La cocina de Oliveira en Vista es tan sosfisticada y creativa como el hotel. Se ve en sus dos menús degustación: hay uno que se llama Mar y Sostenibilidad, muy marinero como su nombre, y otro de Vanguardia, que también es una retahíla de exquisiteces como las ostras Moinho dos Ilhéus, caviar, cogumelos, gazpacho de langosta, huevo cremoso y un tentador etcétera. Afuera, el océano y las palmeras. Dónde: Av. Tomás Cabreira.

¿Te imaginas comer aquí calentito y con vistas al océano?
¿Te imaginas comer aquí calentito y con vistas al océano?

Magoga, en Cartagena (Murcia)

Si has llegado hasta la ciudad portuaria en busca de un teatro romano o una batería militar (ya en desuso) en un entorno espectacular (Cabo Tiñoso) que parece el Exin Castillos puesto en pie -de hecho, se llama Castillitos-, entonces has de probar la cocina de María Gómez y Adrián de Marcos en la que han convertido en su casa soñada, Magoga. Fue casa de comidas y es rincón gastronómico de referencia. Aquí se defiende la despensa murciana, que como se sabe es muy de la huerta, se mira al mar, que está enfrente, y se vive al abrigo de la montaña.

Así es el restaurante cartagenero Magoga.
Así es el restaurante cartagenero Magoga.

Queremos decir que hay mújoles y atunes pescados en almadraba en la bahía de Mazarrón, frutas y hortalizas que crecen a orillas del Segura, carnes que incorporan a arroces (de Calasparra, por supuesto) y guisos tradicionales, y aceite de virgen de oliva extra de aceituna cuquillo, la de allí. En la carta, ensalada de cebolla asada, salazones y almendras, servida en submarino (homenaje a Isaac Peral), bacalao con panceta ibérica y crema de olla gitana, o pichón de Bresse en su jugo. No faltan los vinos de Bullas, Yecla y Jumilla. El ambiente es marinero. Dónde: Plaza Dr. Vicente García Marcos, 5.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios