Meghan Markle: así se pone en forma para su boda con el príncipe Harry

Primero fue el 'running', pero la actriz lo dejó por ser demasiado perjudicial para sus articulaciones. Ahora entrena en casa y sigue una dieta para lucir perfecta en su enlace

Foto: Meghan Markle y el príncipe Harry en una imagen de archivo. (Gtres)
Meghan Markle y el príncipe Harry en una imagen de archivo. (Gtres)

Meghan Markle (36 años), la flamante prometida del príncipe Harry de Inglaterra, es una adicta al deporte. La actriz ha llegado a asegurar que en sus entrenamientos encuentra la fórmula con la que despejar su mente. Primero fue una adepta al running, pero lo desechó cuando vio cómo afectaba a sus articulaciones. De esta disciplina destacó su capacidad para aclarar sus ideas y sentirse libre. Hasta ahí, todo bien. Pero Markle ha reconducido sus rutinas deportivas.

A pesar de que se declara más partidaria del 'wellness' que del furor 'fitness' –tal y como explicó a la revista 'Women's Health'–, la actriz sostiene que “la salud, el estado mental y la sensación que tienes después de entrenar" son solo algunos de los motivos que la empujan a ir al gimnasio. "Hay veces que la idea de tener que entrenar suena poco apetecible, pero siempre me esfuerzo en recordar lo que siento después de hacer ejercicio para sentirme motivada. ¡Diría que me siento eufórica!”, declaró.

Meghan Markle en una de sus sesiones de entrenamiento. (Instagram)
Meghan Markle en una de sus sesiones de entrenamiento. (Instagram)

Ahora que es carne de paparazzi, Meghan prescinde de los deportes al aire libre y prefiere ir al gimnasio. En Toronto entrenaba con su amiga y estilista, Jessica Mulroney, pero cuando viajaba a Londres, su aliada fit era Millie Macintosh, que se acaba de prometer, por lo que ahora pueden preparar su silueta preboda juntas. Gracias a ella descubrió al codiciado entrenador Russell Bateman, creador del Skinny Bitch Collective (SBC), un movimiento que apuesta por clases de 50 minutos basados en ejercicios cortos de alta intensidad.

Admite que es de las que entrena en casa, por lo que el que SBC cuente con un programa de entrenamiento online será seguro otro de los alicientes que lo conviertan en la práctica que Meghan puede adoptar en su andadura británica. Su amiga Millie confía en los entrenamientos online de Kayla Itsines y en los programas de Jillian Michel, por lo que esas sesiones de entrenamiento caseras pueden ser sus aliados cuando no quiera abandonar su casa. Sin embargo, teniendo en cuenta lo mucho que le gusta entrenar acompañada, otra opción plausible sería que se apuntara al exclusivo gimnasio al que acude su prometido, KX Private Members Health Club, cuyo precio asciende a 600 euros al mes.

El ejercicio preferido de Markle es el yoga, una disciplina que corre por sus venas, pues su madre era instructora. De su práctica, destaca el aumento de flexibilidad y de fuerza muscular, así como el sentirse más feliz y gozar de mayor poder para centrarse, relajarse y dormir mejor, como beneficios de esta disciplina. Su preferido es el vinyasa, la movilidad más dinámica del yoga.

La americana sigue una dieta equilibrada en la que no faltan los zumos verdes. Meghan adora cocinar y se siente bien cuando prepara sus propias recetas. “Me encanta hacerlo, por lo que cada día pruebo con cosas diferentes. Hay veces que simplemente hago pesto y lo dejo en la nevera para poder disfrutar de él a lo largo de la semana. Creo que es importante estar orgullosa de lo que cocinas y no abusar de las comidas fuera de casa”, reconoce.

En su perfil de Instagram comprobamos que el desayuno es su comida preferida. Salmón ahumado, aguacate, huevos revueltos, tomate, queso de untar, pan y fresas no faltan en la comida más importante del día. Para cenar suele tomar una sopa, porque apuesta por alimentos ligeros antes de irse a la cama. Cuando come fuera, elige sushi con edamame o deliciosas cremas y ensaladas veganas. Su dieta es rica en proteínas, toma diariamente suplementos de magnesio y gotas de B12 y no prescinde de una copita de vino de vez en cuando.

Cuando rodaba la serie 'Suits', su dieta era algo diferente. Nada más despertar, tomaba un vaso de agua tibia con limón. Su desayuno consistía en avena con plátano y sirope de alce. Su comida se basaba en ensalada con pollo o pescado y cenaba pasta con queso parmesano y un vaso de vino. Cuando tenía hambre, tomaba manzana con mantequilla de cacahuete y un zumo verde.

Markle da buena cuenta de sus desayunos en su perfil de Instagram.
Markle da buena cuenta de sus desayunos en su perfil de Instagram.

La pasta es una de sus debilidades, y uno de sus restaurantes preferidos de Londres es el Bocca Di Lupo, donde se da un homenaje de vez en cuando. Cuando quiere que su piel esté perfecta, prescinde del gluten en su dieta, por lo que no sería de extrañar que lo eliminara de sus comidas los meses previos a su boda.

Tras hacerse pública su relación, Meghan cerró su blog de estilo de vida, The Tig, en el que compartía recetas y fotografías de sus looks y viajes. Al menos podemos respirar con tranquilidad al saber que no hay una nueva Gwyneth Paltrow suelta por el mundo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios