¿Quieres ser madre en 2018? Habla con tu chico (de sus espermatozoides). Noticias de Estilo

¿Quieres ser madre en 2018? Habla con tu chico (de sus espermatozoides)

El mocetón que te gusta como futuro padre de tus hijos es la mitad de hombre que su abuelo… en términos de reproducción. Así lo dice un macroestudio mundial. No te lo pierdas

Foto: Si quieres ser madre en 2018, atenta a los resultados de un estudio y a estos consejos. (Foto: Kate Spade)
Si quieres ser madre en 2018, atenta a los resultados de un estudio y a estos consejos. (Foto: Kate Spade)

El mocetón que te gusta como futuro padre de tus hijos es la mitad de hombre que su abuelo… en términos de reproducción. Un macroestudio mundial así lo ha comprobado y los expertos advierten que, si quiere procrear, es hora de empezar a cuidar a sus espermatozoides.

Shanna H. Swan, profesora de Medicina Ambiental y Salud Pública de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí, en Nueva York, puede afirmar con los datos en la mano que en cuestiones de fertilidad masculina tu abuelo se lo montaba con tu abuela de una manera más efectiva que tú. Y eso que no es que el baremo esté muy alto. En 1999, la OMS ya consideraba normal una muestra de semen que solo contuviera 20 millones de espermatozoides por ml. Ahora el límite son 15. Y de esos 15, si un 40% de ellos parecen normales, ya se considera que no hay problemas de fertilidad (no es por acomplejar, pero un ratón de laboratorio tiene hasta un 99% de espermatozoides instagrameables). ¿Qué podemos hacer ante este panorama?

1. Es hora de hacer ejercicio, dejar de fumar...

Que los soldados del amor de tu chico estén de capa caída (bueno, los suyos y los de todos, el estudio de la doctora Swan ha comprobado que la concentración de espermatozoides ha caído un 50% en los últimos 40 años) no solo afecta a vuestra capacidad de traer querubines al mundo. “El problema es que la calidad seminal y la concentración espermática son un marcador del estado general de salud. Estos factores se relacionan con otros parámetros como la esperanza de vida y que tengas más o menos enfermedades”, explica Jaime Mendiola, profesor del área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Murcia y uno de los investigadores que ha participado en el estudio de la doctora Swan. Pero existe solución… aunque no es sencilla de cumplir: “La calidad y cuantía de los espermatozoides está relacionada con todos los ámbitos de la salud, principalmente con los (malos) hábitos de vida”, explica el profesor Mendiola. Vamos, la cantinela de siempre: es hora de dejar de fumar, hacer más ejercicio… y más cosas.

2. Volver eco a todas las embarazadas

Lo más hipster del momento o millenial, como te suene más cool, es huir de los disruptores endocrinos. Estas sustancias que llegan a nosotros por tierra mar y aire a través de cosméticos, plásticos, plaguicidas y demás pueden mimetizarse con las hormonas humanas y afectan al eje hipotálamo-hipofisiario. “Cuando somos adultos necesitamos mucha dosis de disruptores para que baje un 10% la concentración seminal, pero en la etapa prenatal las concentraciones bajas pueden tener un efecto sobre la formación del tracto reproductivo. Todas las anomalías en el tracto reproductivo que hacen que en los niños no les baje el testículo se deben a una falta de testosterona cuando estaban en el útero”, asegura el experto.

3. Todo con aceite de oliva

Científicos de la Universidad de Jaén y de Cádiz han confirmado que una alimentación rica en aceite de oliva virgen protege de daños oxidativos a las células de los testículos de los daños oxidativos. Traducción: si tu chico quiere aros de cebolla, que se los coma, pero fritos en aceite de oliva.

4. Sí al amor (y al autoamor)

Un artículo español publicado en la revista 'Fertility and Sterility' prueba que si el varón mantiene periodos de abstinencia de eyaculación más cortos (y ya sabes lo que eso significa) se reduce la proporción de espermatozoides con ADN fragmentado. Os toca esforzaros (o que se esfuerce el solo) por el bien del ADN.

5. Visitad la frutería más a menudo

Y no solo para hacer fotos 'foodies'. Una baja ingesta de antioxidantes se asocia con una baja capacidad reproductora del semen. O lo que es lo mismo, mucha carne y lácteos grasos derivan en una menor calidad seminal y más frutas, verduras y lácteos desnatados, en mejor calidad.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios