Logo El Confidencial

Bar Tomate, La Carmen... Cinco restaurantes con DJ en Madrid y... ¡que siga la fiesta!

Nada como entregarse al placer de cenar para después dejarse llevar por los caprichos del pinchadiscos en un ambiente especial. ¿Quién dijo Ibiza? Estamos en la capital

Foto: Bar Tomate, con comida sana, de moda y muy musical.
Bar Tomate, con comida sana, de moda y muy musical.

No, no nos dejamos el espíritu fiestero olvidado en aquel garito que se nos vistió de gala esta Nochevieja, ni mucho menos. Que necesitamos de ese fervor epicúreo para coronar enero (y febrero, marzo, abril...), y nada mejor que con música. Pero no en un bar de copas con las acostumbradas nocturnidad y alevosía, sino en un restaurante haciendo claramente un alarde gastronómico para después dejarnos llevar por los derroteros de su excelencia el DJ (o conjunto musical en vivo y en directo, que también) en cuestión. Y ¡que siga la fiesta! Toma nota de estos locales de Madrid en los que hay carta, sí, y repertorio también.

1. La Carmen

La Carmen es pura exuberancia (también musical).
La Carmen es pura exuberancia (también musical).

En este local de techos altos y grandes ventanales por donde entra la luz sin medida, con barra de mármol, vigas de madera, lámparas de cristal, murales y grafitis, y ese mobiliario con piezas art déco, artesanales y de anticuario, de esos que enamoran, hacen de las suyas tanto su DJ como los músicos que en directo, un lujo, le dan al jazz, el blues y el swing cuando el fin de semana va tocando a su fin y la hora de las brujas acercándose.

¿Y de comer? Cositas de los mares como el pulpo a la brasa sobre de puré de patatas al pimentón, pizzas como la de boletus, productos de la huerta como las alcachofas confitadas con crujiente de jamón y postres como natillas de galleta con merengue.

Dónde: Plaza del Carmen 5.

2. Bar Tomate

En pleno Chamberí, este Tomate apuesta por los platos mediterráneos de mercado, hechos con productos frescos y de calidad; no podía ser de otro modo llamándose así. Eso en cuanto a las cosas del comer, porque las del ritmo y el compás son para las noches de los viernes y los sábados, que es cuando el DJ cabalga cual cowboy con su música hasta las dos de la madrugada. Tiene fama de bar simpático. ¡Y lo es!

¿Y de comer? Tortilla abierta de setas, butifarra y mostaza antigua, almejas a la brasa con aceite de oliva, guindilla y salsa suave de tomate, bacalao confitado con puré de coliflor y ajada gallega, carpaccio de ternera con foie, vinagreta de funghi y nueces, pastas, ensaladas, pizzas y arroces. Y de postre, mascarpone con crumble y frutos rojos.

Dónde: Fernando el Santo 26.

El Bar Tomate tiene fama de simpático, así que tú verás.
El Bar Tomate tiene fama de simpático, así que tú verás.

3. Ana la Santa

Lo dice en su propia carta de presentación: un lobby con restaurante o un restaurante con lobby. También este otro reclamo: una tapa en el bar o un arroz en el comedor. El caso es que este local de diseño, que es divino, se guarda como un as en la manga para jugárselo como en los mejores y más glamurosos clubs sus sesiones de DJ los jueves, viernes y sábados de 23 a 2 h. Música de y en el salón.

¿Y de comer? Chipirones a la plancha con espárragos y ajos tiernos, sopa mexicana de lima y pollo, ensalada de guacamole, curry rojo de carrillera ibérica, corvina con cítricos o tataki de atún con ajoblanco.

Dónde: Plaza de Santa Ana 14.

Parece el salón de una casa de diseño, pero lo es de un restaurante: Ana la Santa.
Parece el salón de una casa de diseño, pero lo es de un restaurante: Ana la Santa.

4. Juanita Cruz

Decimos de los pinchadiscos y el 'comercio' (y bebercio), pero ojo con los nombres. Ni Galdós. Más todavía porque el Juanita Cruz tiene mucho de bajos fondos, aunque luego sea la mar de cool, a los pies de Pipa & Co, y es porque está en un espacio recuperado de una antigua estación de metro de Chamartín de la época de la posguerra civil española que fue punto de encuentro clandestino de damas y caballeros. Por eso, resulta ser casi un club privado. 280 metros cuadrados repartidos en tres espacios que son multidisciplinares (entrada, chimenea y platea) y así poder ofrecer varios eventos a la vez y... no estar loco. O sí, que un poco locura sí es este local del grupo Larrumba con aires señoriales, donde se cena... y después se baila.

¿Y de comer? Minihamburguesas, tartar de atún (el plato de moda), pizzas o quesadillas.

Dónde: Paseo de la Habana 105.

El Juanita Cruz tiene mucho de club privado.
El Juanita Cruz tiene mucho de club privado.

5. Tatel

Hablábamos de Tatel a propósito de los platos de cuchara y ahora lo hacemos porque después de las cenas vienen las Midnight Tatel de postre, el otro, que no son sino noches de música en vivo a cargo de artistas consagrados y emergentes. Todos los jueves, viernes y sábados, seguidos de sesiones de DJ, a la hora en la que ya se sirven los cócteles.

¿Y de comer? Tortilla Tatel, milanesa de ternera San Román, ceviche de lubina y mango, pastel de cabracho o arroz con verduritas orgánicas. Como broche, música aparte, soufflé de chocolate o cuajada natural.

Dónde: Paseo de la Castellana 36.

Tatel ofrece sus Midnight Tatel de postre.
Tatel ofrece sus Midnight Tatel de postre.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios