Logo El Confidencial
money, money, money

Las razones por las que Gwyneth Paltrow ha invertido en una firma de tallas grandes

Su firma de moda carece de tallas más allá de la 42, pero conocemos los motivos que han hecho que la actriz se fije en una marca cuyo tallaje es muy diferente

Foto: Gwyneth Paltrow. (Gtres)
Gwyneth Paltrow. (Gtres)

Gwyneth Paltrow no sabe lo que es tener más de una talla 38, a excepción de cuando protagonizó la película 'Amor ciego'. Lejos de subir de peso, como hizo Charlize Theron para interpretar su papel en 'Monster', la actriz se sometió a interminables sesiones de estilismo en las que las prótesis conseguían dibujar su nueva y ficticia silueta. Una figura que sus interminables sesiones con Tracy Anderson y su cuidada alimentación orgánica se encargan de mantener inquebrantable. De hecho, su firma Good Label no incluye prendas que excedan la talla 40. Sin embargo, Paltrow tiene buen olfato para los negocios y esa es la razón por la que ha invertido en la joven firma Universal Standard.

Importantes figuras de la moda y del estilo de vida, entre los que destaca la propia Paltrow, han invertido siete millones de dólares en esta marca. Hablamos de los fundadores de MatchesFashion (Tom y Ruth Chapman), del fundador de Toms (Blake Mycoskie), de la fundadora de SoulCycle (Elizabeth Cutler) y de los fundadores de Sweetgreen (Jonathan Neman y Nicolas Jammet). Pero ¿qué tiene esta firma para atraer a algunos de los empresarios más influyentes del negocio de la moda y del lifestyle?

El negocio 'plus-size'

El motivo por el que Polina Veksler y Alexandra Waldman crearon hace tres años la firma Universal Standard fue una sesión de compras fallidas. Ambas recorrieron la Quinta Avenida con el objetivo de encontrar un diseño perfecto para un evento, y tras horas de búsqueda y diversos intentos fallidos, regresaron a casa con las manos vacías. Pese a que la talla de la americana media oscila entre la 44 y la 46, las firmas ignoran a las que van más allá de la talla 38, por lo que las que la superan se han de conformar con ropa que simplemente les favorezca, en lugar de comprar ropa que realmente les gusta. Veksler y Waldman presentaron su primera colección, consistente en ocho prendas, en el apartamento neoyorquino de Alexandra. El inventario se agotó en tan solo seis días. Ambas luchan por ofrecer nuevos modelos a sus clientas cada semana, siguiendo así una dinámica habitual en firmas como Zara. En enero lanzaron Game, su línea deportiva. Según una investigación de Global Industry Analysts Inc, la categoría de moda fitness superará los 230 billones de euros en 2024, por lo que esta abrumadora cifra, sumada a la necesidad de encontrar marcas que escuchen a las compradoras de tallas grandes, hace de Universal Standard una inversión segura.

Imagen: Universal Standard
Imagen: Universal Standard

Otra de las razones por las que los grandes de la moda se han apuntado a esta firma que no es es, aclaran, una marca de 'tallas grandes', sino que las incluye, es la iniciativa Universal Fit Liberty, que permite a las compradoras de la firma cambiar durante un año cualquier diseño de la marca si este ya no les sienta bien por haber variado su talla. “Queríamos que las mujeres no se sintieran presionadas por su talla y empezaran así a comprar para la mujer que ven ante el espejo; no para una silueta ideal que pueden, o no, alcanzar el mes o el año que viene”, aclaraba Waldman a la revista 'Forbes'.

Pavor XL

Las marcas de moda siguen teniendo miedo a las tallas grandes. Firmas como Mango ya gozan de Violeta by Mango y Michael Kors también cuenta con un tallaje mayor, pero carece de publicidad alguna vinculada a estos diseños. Las marcas ven al sector XL como un sector de riesgo, pues dan por hecho que las compradoras de tallas grandes buscan siempre opciones seguras en las que las tendencias tienen menor cabida. Esta creencia trae consigo el que las mujeres 'plus-size' compren menos, pues ven que el mercado no les ofrece lo que realmente buscan. "Tenemos dinero, pero no dónde gastarlo", indica Kristine Thompson, encargada del blog 'Trendy Curvy'.

Mientras que las marcas de apparel aumentaron sus ventas un 7% entre el 2013 y el 2016, la categoría de tallas grandes aumentó un 14%. Este incremento se debe, en parte, a las redes sociales, en las que es cada vez más habitual ver a modelos y blogueras de tallas mayores lucir looks que siguen las tendencias y que hacen que las mujeres conozcan un mayor número de marcas apetecibles que responden a sus gustos y necesidades. Tops como Ashley Graham ya han lanzado sus propias firmas de moda con las que las mujeres que superan la talla 36 pueden por fin llevar las tendencias a su armario.

Imagen: Ashley Graham
Imagen: Ashley Graham

"Vemos que las marcas pequeñas o independientes tienen más éxito en este mercado que las marcas grandes, porque estas están habituadas a actuar de una forma arcaica", indica Marshal Cohen, analista de NPD Group, que aplaude el que las firmas pequeñas tomen mayores riesgos. La mayoría de marcas se limita a ampliar el tallaje de diseños concebidos para siluetas diferentes, y ahí radica el fracaso de la operación. No se trata de adaptar, sino de crear moda pensando en una mujer que no es la que habitualmente muestra la pasarela y cuyas prendas han de tener patronajes diferentes.

Universal Standard lucha por hacer extensibles las tendencias a un tallaje más amplio, y el apoyo de un potente capital respaldado por grandes nombres de la moda traerá consigo un prometedor futuro en el que lo que importe sea el diseño en sí, no la talla.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios