Logo El Confidencial

Marzo en Madrid: tres novísimos locales donde resguardarse de la lluvia

Oriundos y foráneos están de enhorabuena. La capital esconde algunos rincones donde disfrutar de un fin de semana... pasado por agua. Hay opciones para todos los gustos

Foto: ¿Una ronda de vinos? El flamante Gran Clavel dispone de un espacio donde poder degustar los mejores caldos. (Imagen: Cortesía)
¿Una ronda de vinos? El flamante Gran Clavel dispone de un espacio donde poder degustar los mejores caldos. (Imagen: Cortesía)

Madrid, siempre a la última. Arranca el mes de la primavera y ni la lluvia prevista para este primer fin de semana de marzo podrá con las ganas de todo aquel que quiera lanzarse a pasear por sus calles. Hay planes para todos. Los amantes del arte pueden hacer parada y fonda en CaixaForum Madrid. Un lugar que, hasta el próximo 6 de mayo, acoge la exposición ‘Warhol. El arte mecánico’. Una excusa perfecta que invita a oriundos y foráneos a disfrutar de una selección de obras muy ‘underground’ del artista estadounidense.

Recorrer el paseo del Prado –chubasquero en ristre– puede convertirse en una excusa perfecta para disfrutar de otra de las retrospectivas que más lleva dando que hablar en las últimas dos semanas. El museo nacional Thyssen-Bornemisza también cuenta con su particular retrospectiva temporal. Lleva por nombre ‘Sorolla y la moda’ y en ella se analiza la influencia que ejerció la estética de principios del siglo XX en la obra del pintor valenciano. Vestidos, joyas y complementos de la época que se convierten en todo un viaje ‘fashion’ 120 años atrás.

Además de arte, la capital esconde rincones con ídem. Locales y tiendas flamantes de los que huelen a nuevo. Restaurantes, hoteles, barras de vinos o perfumerías son algunos de los espacios que acaba de alumbrar Madrid al tiempo que nace el mes de marzo. Quienes busquen resguardarse por un rato de la lluvia sin renunciar a hacer planes por la ciudad, aquí van cuatro imprescindibles que darán mucho que hablar.

1. Un hotel con una simpar localización

Quienes se dispongan a visitar la capital están de suerte. La celebérrima Gran Vía de Madrid acaba de alumbrar un nuevo hotel en el que decoración, ocio y (mucho) estilo de vida son los tres pilares que lo sustentan. Además, el Hyatt Centric Madrid es un establecimiento hotelero cuyo interior, además de hospedaje, ofrece un sinfín de planes tan alternativos como cool.

Habitaciones con vistas. Así es uno de los dormitorios del flamante Hyatt Centric Madrid. (Imagen: Cortesía)
Habitaciones con vistas. Así es uno de los dormitorios del flamante Hyatt Centric Madrid. (Imagen: Cortesía)

Sus habitaciones no solo ostentan algunas de las vistas más apetecibles de la transitada arteria madrileña, también ofrecen un diseño original decorado con mobiliario cuasi de culto. Este hotel ofrece dormitorios de diferentes tipologías cuya orientación lo convierte en carne de Instagram. Pero las posibilidades que ofrece este céntrico establecimiento no acaban ahí. Porque Hyatt no solo vive de pernoctaciones. Dentro de los muros de este hotel –ubicado en un edificio construido en 1920– hay infinidad de alternativas para practicar 'il dolce far niente'.

Una nueva movida madrileña –en clave castiza– transita en algunos de los espacios que alberga este hotel. No es necesario ser huésped para dejarse caer por Ondas: vermutería + lounge, un lugar donde se recrea el mítico ambiente de los años 80 de la capital con esos ‘afterworks’ donde suenan grandes éxitos de aquella época.

Hielo y Carbón es el restaurante de Hyatt Centric Madrid. (Imagen: Cortesía)
Hielo y Carbón es el restaurante de Hyatt Centric Madrid. (Imagen: Cortesía)

En Hielo y Carbón, el restaurante del hotel, ofrece durante los fines de semana actuaciones musicales capaces de explorar estilos como el jazz, la música electrónica o el pop. Y aún hay más. Porque en cuanto que se estrene oficialmente la primavera y las temperaturas comiencen a subir, se inaugurará Vía Fantástica, el bar secreto que tiene la azotea de Hyatt Madrid. ¿Alguien da más?

2. Para sibaritas de la cosmética

Almizcle, sándalo... En Abanuc caben tantos aromas como libros acogió antaño este local situado en el número 10 de la plaza de las Salesas. Aunque ahora son otras las esencias que habitan en sus estanterías, esta nueva perfumería nicho conserva a la perfección la fisionomía de esta antigua librería. Con sus muebles elaborados con maderas nobles entre los que se cuelan pliegos de papel de seda, libros y revistas y que aportan el punto chic necesario al nuevo rumbo que ha tomado este espacio.

No faltan marcas tan exclusivas como Diptyque, casa francesa de los aromas por excelencia. Su amplísimo catálogo de velas para el hogar o perfumes recrean los aromas propios de la infancia –evocadora etapa–, así como los recuerdos de viajes a destinos exóticos. Una firma que cohabita con otras como la sueca Byredo o Miller et Bertaux y sus fragancias pensadas para dejar volar el cuerpo y la mente.

El templo de los aromas. Así es el interior de Abanuc. (Imagen: Cortesía)
El templo de los aromas. Así es el interior de Abanuc. (Imagen: Cortesía)

Y eso no es todo. En Abanuc también hay espacio para exclusivas marcas del cuidado de la piel como Eve Lom; que cuenta con una cabina para quienes gusten de hacerse un tratamiento facial completo. Grown Achemist y Malin+Goetz también están presentes en este espacio. Los hombres que más se preocupan por sus cuidados también tienen un pequeño rincón dedicado en exclusiva para ellos gracias a la marca austriaca Sa.Al&Co. Un cóctel aromático apto para sibaritas de la cosmética.

3. La gastronomía más ilustrada

Gran Clavel es un tres en uno: tiene una casa de comidas, una vermutería y un bar de vinos. Apenas cuenta con dos meses de vida y ya suena como uno de los referentes gastronómicos de la zona que une el barrio de las Letras con la calle Gran Vía. Su jefe de cocina, Rafa Cordón, quiere llevar el casticismo propio de la capital a su cocina y hacer de este espacio ‘multidisciplinar’ la nueva meca gastro del centro de Madrid.

¿Boquerones en vinagre y pincho de tortilla regados con un vermú? La respuesta es sí. ¿Un rincón para tomar un vino de cualquier zona vinícola patria? Por supuesto. ¿Y una casa de comidas a la vieja usanza pero con una decoración muy ‘cool’? También. Aunque resultan tres conceptos y tres espacios distintos, cada uno quiere reivindicar su propia personalidad. Y la mejor manera de hacerlo es jugando con el interiorismo de cada área. No falta el mármol, la madera, los tapizados de terciopelo o el latón. Materiales que hunden sus raíces en la tradición de los bares de antaño que fueron los precursores de la tradición gastro más castiza.

A la antigua usanza. Así es la vermutería de Gran Clavel. (Imagen: Cortesía)
A la antigua usanza. Así es la vermutería de Gran Clavel. (Imagen: Cortesía)

Gran Clavel es un cóctel culinario donde se combinan los vinos de La Mancha, los calamares rebozados con alioli de lima, las patatas bravas con salsa de chipotle, la ensaladilla rusa con lascas de pulpo o la mousse de chocolate con barquillo. La Gran Vía está que se sale y ni la lluvia prevista para el fin de semana evitará que más de uno caiga rendido a media tarde ante un bocadillo de Nocilla. Sí, sí, porque aunque suene a merienda propia de los años 90, en este singular rincón sirven esta especialidad.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios