Logo El Confidencial

¿Está condenada al fracaso la historia de amor entre el rap y la moda?

Los raperos aman la firma Gucci por encima de todas las cosas, pero ¿es este amor recíproco? ¿Es lo de la moda y el rap una aventura pasajera o un amor a largo plazo?

Foto: A$AP Rocky. (Imagen: Dior)
A$AP Rocky. (Imagen: Dior)

El rap y el trap están más de moda que nunca gracias al auge del street style y de firmas que ya no imitan las tendencias vistas en la calle, sino que se erigen como las creadores de tales tendencias. C. Tangana promocionó 'Ídolo' vestido de Loewe y Yung Beef protagonizó una campaña de Calvin Klein. Diversos raperos cuentan con nombres artísticos que incluyen prestigiosas firmas, las mejores marcas cuentan con ellos como embajadores y en plena vorágine del amor entre el rap y la moda, Gucci emerge como el mesías de los raperos. ¿Por qué se ha hecho el hip hop con las tendencias?

Gucci: el mesías que rapea

Cuando 2 Chainz pasea por la alfombra roja, no es difícil verlo llevar llamativas cazadoras vaqueras de Gucci, esas que rondan los 4.000 euros. Al fin y al cabo, no iba a ser Jared Leto el único que desde su estela glam apostara por la marca. De hecho, el rapero mimado por la moda, A$AP Rocky, demuestra con sus looks que el rap también disfruta de la nueva etapa por la que Gucci se desenvuelve gracias a su director creativo, Alessandro Michele.

La nueva oleada del rap es la responsable de que Gucci sea, de repente, la marca por la que los adolescentes no solo suspiran, sino por la que luchan por tener en sus armarios, por mucho que lograrlo exija meses de ahogos económicos. El rapero Lil Pump tiene tan solo 17 años, pero su single 'Gucci Gang' se ha convertido en todo un himno que ha hecho del affaire entre la firma italiana y el rap una aventura más sólida de lo que pudiera parecer al comienzo. Pump adorna su cuerpo con tatuajes de Gucci y su Instagram está repleto de looks de la firma, y son diversos los adolescentes que ahora desean hacerse con prendas de la marca, por mucho que estas estén muy alejadas de sus posibilidades económicas. "Como no puedes controlar dónde terminarás en la sociedad ni tu posición económica ni educativa, lo único que realmente puedes controlar es tu look", explicaba Sacha Jenkins, productor y director del documental de hip hop 'Fresh Dressed', a 'Los Angeles Times'.

Imagen: Lil Pump
Imagen: Lil Pump

El psicólogo Allen Kanner, coautor de ‘Psicología de la cultura de consumo: la lucha por conseguir una buena vida en un mundo materialista’, afirma que el que muchos raperos provengan de hogares poco privilegiados hace que sus fans más jóvenes los vean como un ejemplo a seguir para mejorar su situación. Piensan que si pueden hacerse con una de las prendas que llevan, al asociarse estas con el éxito, quizás puedan acceder a ese mundo que tanto valoran. "Nuestra cultura se asienta en tener un buen look, por mucho que tu situación real no sea especialmente favorable. Esta idea proviene de ir a la iglesia, donde te pones tus mejores galas. No solo tienes que ser bueno en lo que haces, sino que tienes que tener un buen look para encajar", explica el estilista de A$AP Rocky, Matthew Henson, a 'Los Angeles Times'.

Pero ¿por qué esté empeño del rap por vestir de Gucci? Porque los raperos no son fans del lujo silencioso, y llevar un diseño de Gucci deja claro no solo que se trata de un Gucci -algo esencial para alardear y para justificar el desembolso económico que requiere-, sino que ha costado una importante suma de dinero.

Kendrick Lamar y Pharrel Williams

Desde hace años, los raperos se erigen como embajadores de grandes marcas. A$AP Rocky protagoniza campañas de Dior Homme, Kendrick Lamar y Fetty Wap han hecho lo propio en anuncios de Calvin Klein y Pharrell Williams posee ahora parte de la firma G-Star Raw.

Fetty Wap. (Imagen: Calvin Klein)
Fetty Wap. (Imagen: Calvin Klein)

Sin embargo, medios como 'Fashionista' se preguntan si el hip hop está intentando demasiado forzar una relación con la moda que no le es tan rentable como pudiera parecer. El anteriormente mencionado Lil Pump es como un anuncio andante de Gucci, pero la marca parece no estar dispuesta a asociarse con él. Es más: la firma va alanzar una colección cápsula inspirada en Elton John, algo que al rapero le ha de escocer un poquito. Desde luego, disfruta de la publicidad gratuita que le brinda, pero no le regala ropa ni parece que un menor de edad que habla sobre drogas y manda mensajes misóginos en sus canciones sea el embajador perfecto. Parece que el acuerdo -considerado el primero de la historia- de un millón de dólares que estableció en 1986 Adidas con el grupo Run-DMC, tras presentar la banda un tema llamado 'My Adidas', no se va a repetir con Lil Pump y Gucci. Tampoco va a ocurrir, ni siquiera, lo que ocurriera cuando Jay-Z llamó 'Tom Ford' a una de sus canciones, logrando así disfrutar del front row del desfile Fall 2015 junto a su esposa. Lo sabemos: es mucho más apetecible un millón de dólares, pero dudamos mucho que Beyoncé y Jay-Z valoren ese dinero como lo haríamos el resto de los mortales.

¿Qué opinan los raperos?

Por otra parte, la fiesta de presentación de Fendi, ‘F… is for Fendi’, pretendía ser una fiesta millennial en la que el lujo, la moda y los jóvenes estuvieran presentes. Sin embargo, 'Fashionista' asegura que los fans de los raperos hicieron que el encuentro fuera un foco de peleas y sangre, pues la realidad es que a muchos seguidores del rap la moda les daba completamente igual. El resultado de mezclar a la industria de la moda, conocida por promover poco la diversidad, con una comunidad que lucha por promoverla y que sufre los estragos que el olvido de las minorías trae consigo, fue un desastre. “El hip hop, por mucho que lo intente, no ha sido ni será la pareja perfecta de la moda, pero esta relación se está forzando y los resultados no están siendo los esperados”, señala el medio.

Mientras tanto, las alfombras rojas se llenan de hombres cuyos nombres artísticos incluyen marcas. Gucci Mane, Jay Versace y Chanel West Coast son algunos ejemplos.

Parece que las marcas están dispuestas a disfrutar de la publicidad gratuita que les brindan y, por supuesto, no se van a negar a que los raperos se gasten miles de euros en sus diseños, pero lo que queda claro es que únicamente van a confiar en aquellos que realmente respondan a las necesidades estéticas y a los mensajes que las marcas representan y venden, y tan solo son unos pocos los nombres que lo consiguen.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios