Logo El Confidencial
SHARENTING

Niños en el front row: por qué los famosos sobreexponen a sus hijos en redes sociales

Blue Ivy, North West, Harper Beckham o los retoños de Jessica Alba son buenos ejemplos de cómo las celebrities han convertido en estrellas también a sus descendientes

Foto: La familia Beckham no tiene miedo a Instagram. (Fotos: @victoriabeckham y Gtres)
La familia Beckham no tiene miedo a Instagram. (Fotos: @victoriabeckham y Gtres)

Mientras la mayoría de las celebrities patrias no desvelan el misterio del rostro de sus infantes hasta los 18 años, fuera de nuestras fronteras los hijos de las reinas del postureo protagonizan todo tipo de eventos sociales y selfies. ¿Quienes son los adeptos al sharenting y qué consecuencias les puede traer el compartir la infancia de los niños en las redes?

Según el diccionario Collins, 'sharenting' es compartir detalles de tus hijos en tus redes sociales (incluso antes de que nazcan, vía ecografía). Existen youtubers e instagramers que viven del sharenting. Pero no es el caso de nuestras grandes divas que, obviamente, no necesitan mostrar a sus pequeños en la redes sociales para conseguir likes. No, ellas lo hacen porque quieren… y porque pueden, ¿porque acaso alguien le pide permiso a su bebé antes de colgar un vídeo con la cara rebozada de chocolate en su cuenta de Twitter? Esta costumbre de los progenitores de sobreexponer a los niños a la mirada pública ya está dando malos resultados psicológicos en muchos niños en forma de casos de bullying y acoso durante la adolescencia.

Lo explicó bien claro una de las integrantes de la realeza mediática por derecho propio, Willow Smith (hija de los actores Will Smith y Jada Pinkett Smith) en una entrevista a la revista digital 'GirlGaze', crecer bajo los focos no ha sido precisamente agradable: “No puedes cambiar tu cara. No puedes cambiar a tus padres. No puedes cambiar nada. Así que siento que la mayoría de los niños como yo terminan en una espiral de depresión, mientras el mundo lo presencia a través de sus móviles; burlándose y haciendo bromas y memes”.

¿Será ese el futuro que les espera a los pequeños miniyos de las celebrities más adictas a compartir sus ocurrencias infantiles con el resto de la humanidad? Es una posibilidad si tenemos en cuenta que la Universidad de Michigan advierte que el 56% de los padres cuelga en sus redes sociales fotografías potencialmente vergonzosas de sus hijos, lo que, a la larga, puede acabar afectando a su vida social y laboral. Y no nos referimos a los 15 looks distintos en apenas 15 días de vida del hijo de Chiara Ferragni en Instagram.¿Cuáles son los candidatos más famosos a sufrir las consecuencias negativas del sharenting? Hagamos un repaso.

Blue Ivy

Crecer ante las cuentas de Instagram y los flashes del photocall tiene estas cosas: que el niño te robe el protagonismo. Beyoncé y su outfit de pantera negra lo deben de saber bien, porque a pesar de estar espectacular en los Grammy de este año, fue la pequeña Blue Ivy la que se llevó el gato al agua en las redes sociales. ¿Cómo? Mandando callar a papá y mamá. Pero antes de protagonizar el meme del siglo, Blue Ivy ya había pasado por todo tipo de situaciones públicas y fotos en las cuentas de Instagram y Twitter de su señora madre… con el consiguiente troleo. No olvidemos que su paseíllo de la mano de Beyoncé en la alfombra roja de los MTV Video Music Awards de 2016 (cuando solo tenía cuatro años) quemó Twitter con comentarios tan poco afortunados como “¿Tenemos que fingir que Blue Ivy no es fea?”. ¿Cómo le sentará a la heredera de Beyoncé leer esos comentarios cuando sea más mayor?

Cualquiera de los niños Kardashian

Ser un/una Kardashian no es fácil, se tenga la edad que se tenga, bebés incluidos. Todo lo que tiene que ver con ellos, desde los embarazos y gestaciones subrogadas de sus famosas madres hasta la elección de sus nombres, pone a funcionar la maquinaria de titulares en internet. Y el clan lo sabe. Aunque la veterana mediática en estas lides es Nort West, que lleva desde que era un bebé en el front row de los desfiles de París y Nueva York (berrinches incluidos, que se lo digan a Anne Wintour) y que ahora también posa en la cuenta de Instagram de su madre haciendo su propio spa en el baño, su trono mediático corre peligro.

Dos nuevas prima donnas arrasan en las redes: su hermana Chicago West y su prima Stormi. La primera foto de Chicago en Instagram consiguió millones de likes en un tiempo récord. Un éxito solo comparable a cuando la elección de su nombre se convirtió en trending topic en Twitter con miles de personas opinando sobre si llamar Chicago West a un bebé era una genialidad o el nombre ideal para una teleserie de médicos. La otra gran competidora en pañales es Stormi Webster, la pequeña de Kylie Jenner. Los stories que su madre publica en los que aparece durmiendo la siesta o con su chupete XXL hacen olvidar a los fans que las Kardashian llevan más de seis meses en chandal. La gente adora a los niños Kardashian, ¿pero adorarán ellos a la gente cuando se hagan mayores y vean que han crecido ante los ojos de los extraños? ¿O exigirán a sus padres que dejen de volcar ese tipo de contenidos sobre sus vidas y les llevarán a juicio como el adolescente italiano que consiguió que su madre dejara de hablar de él en Facebook?

Los pequeños de Jessica Alba

Cuando alguien se describe en su cuenta de Instagram como madre de tres y después ya cuenta todo lo demás… no es de extrañar que se vea en esa misma cuenta a los retoños de la familia desde el día en el que nacieron y, casi, desde que fueron concebidos. En Instagram se anunció el último embarazo de la actriz y empresaria, en Instagram averiguamos que era un niño y en Instagram nos enteramos de que había nacido. Hayes, Haven y Honor (sí, tres H) ya están juntos y aunque dan todo el buen rollo del mundo, no deja de ser extraño que nos enteremos vía red social de cuándo fue su primer día de cole, cuándo usaron sus primeros patines, cuándo cumplen años y cuando besan a un cachorro.

Harper Beckham

Hija de una ex-Spice reconvertida en exitosa diseñadora y futbolista reconvertido en modelo de calzoncillos, con un fondo de armario multimillonario y desde 2012 aparición estelar en el front row de la semana de la moda de Nueva York. ¿Quién es? Pues la niña del clan Beckham. No es su madre, Victoria, la más dada a compartir en Instagram los pormenores de la vida de su pequeña (lo de llevarla a sus desfiles desde que era un bebé le debe de parecer supernormal, en cambio). Hasta que en 2016 decidió celebrar el cumpleaños de su pequeña colgando una foto dándole un beso en los labios… y se lió parda. Victoria tuvo que justificarse públicamente diciendo que así besaba a todos sus hijos, lo cual no mejoró demasiado el troleo. Se abrió un debate en las redes y se generó, incluso, un hashtag de apoyo a la Beckham (Kissyourchildren), en el que cientos de mamás besaban a sus pequeños en la boca. ¿Hizo bien? ¿Hizo mal? Harper decidirá cuando sea mayor.

Guess who’s home!! We love u @brooklynbeckham @davidbeckham x

Una publicación compartida de Victoria Beckham (@victoriabeckham) el

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios