Logo El Confidencial

Gustavo Egusquiza: "En España todavía queda mucho por hacer en turismo de lujo"

Los viajes hacia lo exclusivo son tendencia. Y esto no es siempre un superhotel con mayordomo. También es lujosa una puesta de sol. De ello hablamos con este experto en excelencia vacacional

Foto: Gustavo Egusquiza en el hotel Heritage de Madrid. (Foto: Cortesía/Julieta de Zulueta)
Gustavo Egusquiza en el hotel Heritage de Madrid. (Foto: Cortesía/Julieta de Zulueta)

Vivimos inmersos en el sueño eterno del lujo perpetuo, una suerte de vacaciones con mayordomo incluido, piscina infinita, banquete detox, masajes a la carta y yoga en playa paradisiaca. El turismo se nos está volviendo cada vez más exclusivo, los hoteles más premium y las vacaciones más sibaritas. Para conocer los adentros de este elitista jardín de Epicuro sin fronteras pero con barreras (como 'El lobo estepario' de Herman Hesse, esto no es para cualquiera), le hemos pedido a Gustavo Egusquiza, asesor de comunicación y periodista de viajes, todo un gurú del turismo de lujo, que nació en Neguri, el feudo de la burguesía vasca, junto al mar, en el municipio de Getxo, y estudió en Edimburgo, el refugio vacacional de la reina de Inglaterra, que nos adentre en este terreno. Conclusión (sobre nosotros): lo que buscamos al fin y al cabo son experiencias. Conclusión (sobre nuestro país): España suspende la asignatura del turismo de lujo. Pero, eso sí, está estudiando. Que en 2025, ya se ve venir, el horizonte será exclusivo (por fortuna, es una metáfora).

PREGUNTA: Aquí, en España, es decir 'vasco' y ya pensar en el buen vivir y la mejor gastronomía, ¿consciente de jugar con ventaja?

RESPUESTA: Algo de ello hay, efectivamente, pero en general me tira mucho el sur de España y la gastronomía nacional. Si algo tiene la gastronomía vasca es la atención al detalle. Es una gastronomía simple, pero se cuida el punto y la presentación.

P: Luego, además, tu biografía te sitúa en Edimburgo, tal vez el único lugar del mundo donde existe una Royal Mile, que empieza en un castillo y termina en un palacio. Es casi un perfil a la medida de un prescriptor de turismo de lujo...

R: Mucha gente me pregunta cuál es para mí la ciudad más bella de Europa y siempre respondo lo mismo, Edimburgo. Es una ciudad gris pero rebosa historia y misterio, y está llena de rincones fascinantes que atrapan al viajero. Para mí es mi segunda casa y donde empecé a hacer mis pinitos como escritor.

P: Turismo de lujo, ¿qué es exactamente? Para algunos, un resort en las Maldivas. Para otros, un hotelito perdido en la montaña. O quizá una casa con encanto y vistas al mar. O puede que, sí, lo sea un hotelazo con los servicios más exclusivos. ¿El lujo no es algo subjetivo?

R: Para muchos, el concepto lujo va unido al de exclusividad. Es decir, que el lujo establece un estatus social que nos diferencia en la sociedad de acuerdo a nuestro estilo de vida. Ahora bien, para mí el turismo de lujo no solo va unido al concepto de exclusividad, sino que además debe poder dispensar experiencias únicas en las que se debe hacer sentir a uno como en casa. El lujo es algo muy subjetivo y la industria ha cambiado porque en el panorama actual lo que se persigue es lo natural y la huida de las apariencias.

Gustavo Egusquiza. (Foto: Cortesía/Julieta de Zulueta)
Gustavo Egusquiza. (Foto: Cortesía/Julieta de Zulueta)

P: ¿Corren buenos tiempos para el turismo de lujo, entendiendo por este lo exquisito y exclusivo?

R: Conocer el perfil del turista de lujo hoy en día es vital. Ya que solamente comprendiendo en profundidad quién es, cómo es y por qué actúa nuestro comprador podremos identificar sus necesidades. Por otro lado, la recuperación económica de España se ha dejado sentir en el turismo de lujo. En el 2017, los bienes y servicios exclusivos supusieron un negocio cercano a los 9.200 millones de euros y el ritmo de crecimiento es muy superior al del resto de Europa. De aquí al 2025 este negocio se duplicará en nuestro país y debemos estar preparados para ello.

P: ¿Qué le parece a un adalid del turismo de lujo el triunfo del low cost?

R: Todo el mundo tiene derecho a viajar; ahora bien, dicho esto, en España no sabemos vender. Nuestro país ha estado recibiendo durante décadas un turismo que en poco ha beneficiado a las regiones que lo han recibido y que es pan para hoy y hambre para mañana. Tenemos que ser conscientes de que debemos empezar a comunicar calidad como país frente a este turismo masivo que tantos problemas está originando en comunidades como Cataluña.

P: En esta escalada hacia lo premium, ¿se nos han quedado pequeños los hoteles de cinco estrellas?

R: Para mí un elemento esencial de cualquier lugar es la decoración. La semana pasada me desplacé al estudio de decoración Gerardo, en Balmaseda, para ver in situ un proyecto que está llevando a cabo uno de los genios de la decoración de nuestro país, Gerardo Santamaría, y ahora puedo decir que muchos hoteles en este país necesitan del valor añadido que este tipo de decoradores prestan para realmente ir un paso más allá del típico hotel de 5 estrellas de nuestro país y crear experiencias únicas.

Tenemos que ser conscientes de que debemos empezar a comunicar calidad como país frente a este turismo masivo

P: ¿Qué hotel sería ahora mismo el emblema del lujo: en España y en el mundo?

R: Para mí, la cadena Anantara a nivel mundial lo está haciendo realmente bien. Dentro del sector lujo del sudeste asiático es un referente y cualquiera de sus hoteles cumple las expectativas del visitante más exigente. En España, hay varios hoteles que destacaría, pero uno en particular que para mí representa el emblema del lujo silencioso sin ostentación es la finca La Donaira, en el sur (Málaga). No hay un lugar parecido en toda la península.

P: ¿Y el viaje que resulta más exclusivo?

R: Hay muchos, pero para mí en Sudáfrica puedes durante 17 días relajarte y despertar todos tus sentidos paseando por Ciudad del Cabo, tomando comida orgánica, practicando yoga, sometiéndote a tratamientos restauradores y descansando en el Londozi Private Game Reserve. Londozi tiene una reserva de animales y tienes la oportunidad también de compartir la sabiduría de los pueblos que habitan el desierto de Kalahari.

P: ¿España está preparada para el turismo de lujo?

R: Sí y no. En España tenemos todavía un largo camino por hacer y lo veo en mi trabajo día a día cuando asesoro a diferentes cadenas hoteleras en cómo mejorar la comunicación y sacar una mayor partido. Por ejemplo, cuando viajo a Bilbao y visito los hoteles de la ciudad me doy cuenta de las grandes carencias que todavía existen en nuestro país. El servicio de atención al cliente es esencial y es una pena lo que está pasando en los hoteles de cinco estrellas en esta comunidad autónoma, que carecen de personalidad propia. Mi opinión no les suele gustar a muchos directores de hotel, me consideran el Chicote de los hoteles, pero no estoy para complacer a nadie, sino para hacer mi trabajo lo más dignamente posible y ayudar a mejorar los servicios en nuestro país.

Mi opinión no les suele gustar a muchos directores; me consideran el Chicote de los hoteles, pero no estoy para complacer a nadie


P: ¿Qué opinión te merecen hoteles clásicos como el María Cristina de San Sebastián o el Palace de Madrid (obviamos el Ritz, que está en obras)?

R: El María Cristina de San Sebastián ha sabido renovarse y tiene habitaciones como la suite Bette Davis que le confieren al lugar personalidad. Por otro lado no veo tan clara la posición del Palace de Madrid. Creo que necesita una renovación importante en cuanto a decoración.

P: Un viaje de placer a Madrid, ¿el hotel ideal?

R: Para mí, el hotel Heritage se ha convertido en un destino en sí mismo. La decoración a cargo de Lorenzo Castillo, otro genio de la decoración en nuestro país, le otorga un carácter urbano a la vez que tremendamente atemporal. En este lugar, el servicio de atención al cliente se mide al milímetro.

P: ¿Qué relación hay entre el lujo, lo chic y el glamour?

R: Yo creo que, depende de quien los utilice, pueden tener una connotación u otra. Para mí, el lujo, lo chic y el glamour tienen un denominador común: el buen gusto y la apreciación por todo lo bueno de la vida.

P: ¿Cuál es el perfil del viajero que practica el turismo de lujo? Y ya de paso, ¿cuánto tiene de viajero este tipo de turista?

R: La persona que practica el turismo de lujo busca en general experiencias de viaje y una buena relación entre calidad y precio. También está interesado por la oferta culinaria y desea conocer la cultura local. Además exige encontrar diferencias en la estandarización que a veces muestran los establecimientos más exclusivos.

Good morning / buenos días #goodmorning #ecoluxe #ecoluxury #naturalpool

Una publicación compartida de Finca La Donaira (@finca_la_donaira) el



P: ¿El paradigma del lujo sería un club privado?

R: La pertenencia a un club privado otorga exclusividad a sus miembros. Los clubes en España son centros donde el hermetismo es una de sus bazas y no cualquiera puede acceder a ellos, hace falta tener cierto renombre y estar avalado por algún socio.

P: ¿Cuáles son las tendencias en el mundo del lujo?

R: En este próximo año vamos a ver un aumento de la demanda por lo local en este tipo de turismo. El turista ahora desea verse inmerso y sentirse parte del destino. Desea conocer la historia y lugares que están fuera de la ruta turística. Por otro lado, la comodidad y la personalización jugarán un papel cada vez más importante.

P: Pero un lujo es también un atardecer en Oia (Santorini), un recorrido por la isla de Re, un viaje en barco por las Cinque Terre o un paseo por París después de leer a Cortázar, ¿no? Y está al alcance de casi todo el mundo...

R: Por supuesto, para mí un lujo es un día en el campo con la familia. El lujo es subjetivo y se encuentra en la simplicidad de las cosas. No hace falta hacer grandes viajes ni cosas muy caras para disfrutar de la autenticidad de la vida.


P: ¿No se cansa uno de tanta exclusividad y tanto servicio premium y le entran ganas de coger la mochila y subirse a un autobús?

R: Efectivamente, a veces sueño con coger la mochila, la tienda de campaña y secuestrar a mi pareja para irnos de acampada en algún lugar remoto. Septiembre está a la vuelta de la esquina, quién sabe.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios