Logo El Confidencial

Jobbymoons, otro concepto de lujo que sirve a los ricos... para hacer un paréntesis

Descubre la última tendencia entre los adinerados. Tenemos que advertirte que te va a dar un poco de rabia, porque ojalá pudiéramos el resto de los mortales hacer esta luna de miel en clave laboral

Foto: Película 'El gran Gatsby'.
Película 'El gran Gatsby'.

Quizás te ha pasado el que un compañero de trabajo deje su puesto para tomarse un año sabático o que va a cambiar de empresa y se toma unas vacaciones para celebrar el cambio. Hablamos de jobbymoons, la última tendencia entre aquellos con cuentas corrientes generosas que ansían terminar con el estrés, dejar atrás las preocupaciones acumuladas en el trabajo previo y hacer del ocio y del relax las únicas metas.

Este término se ha viralizado tras ser el protagonista de un comentado artículo publicado en 'The New York Times' y que muchos han tildado de sumamente elitista. Una de las personas entrevistadas para dar forma al reportaje dejaba claras sus prioridades en este paréntesis laboral: “Relajarme, quitarme de encima este tic del ojo procedente del estrés, probar la gastronomía local y saber lo que quiero en la siguiente fase de mi vida”. Vamos, el '¿qué quieres ser de mayor?' de los 35 años... Otra de las entrevistadas aseguraba que tomar noodles, darse un masaje e ir a la playa eran sus preocupaciones. Problemas del primer mundo, en resumidas cuentas. Como podemos comprobar, no todo el que decide tomarse unas vacaciones para celebrar el fin de una fase de su carrera profesional tiene un proyecto que le espera a su regreso, por lo que la inmensa mayoría de los que apuestan por hacer una jobbymoon son personas adineradas que no necesitan tener un trabajo que les sustente.

Película 'Swimming Pool'.
Película 'Swimming Pool'.

La ventaja de tomarse un descanso antes de comenzar un nuevo trabajo es la capacidad de dejar atrás cualquier preocupación previa. Mientras que es prácticamente imposible no mirar el email y no preocuparte por tu trabajo cuando te tomas unos días, si ya no tienes relación alguna con ese puesto de trabajo, puedes por fin descansar y disfrutar de forma plena y real de las vacaciones. En realidad, la jobbymoon es la única forma de disfrutar del todo de tus días libres, porque no te vas a agobiar por la cantidad de trabajo que has de hacer a tu regreso ni por chequear el correo electrónico cada diez minutos para asegurarte de que todo está bien.

Como era de esperar, la mayoría de los entrevistados por 'The New York Times' eran altos cargos o personas con sus propios negocios, por lo que muchos han tildado esta tendencia de elitista. El problema real es que es el mercado laboral el que hace que cogernos unos míseros días sea un privilegio y se contemple como algo reservado para los adinerados, porque el incesante y frenético ritmo que impone el mercado hace que las vacaciones supongan un verdadero estrés. Tener que adelantar trabajo para poder descansar cinco días, mirar el correo por si hay algún problema, ser incapaz de desconectar o el agobio resultante de pensar en todo lo que nos espera al regreso son algunas de las razones por las que las vacaciones son cada vez más una fuente de apuros que de placer y relax.

Los psicólogos recomiendan que antes de comenzar un trabajo nuevo, nos tomemos unos días para descansar y comenzar con las pilas cargadas, por lo que los jobbymoons llevan años en nuestras mentes, pero rara vez se llevan a cabo y mucho menos en la clave en la que los adinerados los disfrutan, pues no se van a la casita del pueblo, sino a las Maldivas o a cualquier lugar lejano, caro y paradisiaco.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios