Logo El Confidencial

De Mallorca a Costa Rica: cuatro hoteles para disfrutar, por fin, de un verano de lujo

En medio de la exuberante selva costarricense y con vistas al océano, junto a la catedral de Palma, en el desierto canario y con palmeras, o en la Marbella más lujosa, la de villa y mayordomo

Foto: ¿Te imaginas estar aquí? Es el hotel Three Sixty de Costa Rica. (Foto: Cortesía)
¿Te imaginas estar aquí? Es el hotel Three Sixty de Costa Rica. (Foto: Cortesía)

Échale imaginación, cual Stevenson, y viaja con ella. Más lejos, hasta Costa Rica, parando en un hotel a 300 metros sobre el océano Pacífico y en medio de la exuberante selva. O más cerca, al ladito de la Lonja de Palma para darte un baño de bahía y gótico mallorquín. La cuestión es hacer realidad tu sueño de una noche (y más) de verano. De lujo.

Hotel Three Sixty, en Costa Rica

En el pintoresco Ojochal de Osa, nombre que ya suena la mar de exótico y que nos transporta allá, a Costa Rica. En ese lugar perdido en el mapa del mundo encontrarás este tentador resort de 12 villas privadas (unas con vistas al gran azul, otras al inmenso verde), nada de habitaciones al uso, alzadas según la arquitectura indonesia. Todo muy tropical, en la cima de una montaña, en medio de una reserva privada y nada menos que en el marco de la Península de Osa y el Parque Nacional Corcovado. O sea, que tienes todas las papeletas para ver tucanes, monos, ballenas jorobadas y hasta perezosos (animales). Ah, es solo para adultos.

No te pierdas: la puesta del sol sobre el océano desde la piscina.

Precio: desde 251 euros.

El Three Sixty de Costa Rica, asomado al océano. (Foto: Cortesía)
El Three Sixty de Costa Rica, asomado al océano. (Foto: Cortesía)

Hotel Tres by Petit Palace, en Mallorca

De la naturaleza a la ciudad, pero a una ciudad gloriosa como Palma de Mallorca, que vive siempre los veranos a su manera. En su casco antiguo se encuentra el Tres by Petit Palace, que se presenta como un oasis urbano. El cobijo donde se unen la arquitectura, el diseño y el interiorismo más actual con el arrebatador encanto de un palacio del siglo XVI. Esta mezcla de lo antiguo y lo contemporáneo se despliega a lo largo y ancho de siete tipos de habitaciones, que pueden ser individuales, suites con terraza privada o asomadas a la catedral, sin olvidar la sauna, su recoleta piscina y el solárium.

No te pierdas: el gimnasio que hay junto al patio central de este 'pequeño palacio' que te permitirá seguir con tu rutina deportiva.

Precio: desde 177 euros.

Un rinconcito del mallorquin Tres by Petit Palace. (Foto: Cortesía)
Un rinconcito del mallorquin Tres by Petit Palace. (Foto: Cortesía)

Villa Añil, en Marbella

Está alojada en el lujoso Marbella Club Hotel, que se apellida Golf Resort & Spa, y promete apoteósica experiencia mediterránea. Esta vez nada de habitaciones ni suites, sino una villa exclusiva que cuenta con mayordomo, que es decir también chef privado y personal shopper. La Añil en cuestión goza de 1.200 metros cuadrados, donde cabe un jardín llenito de árboles frutales, que dan sombra a la piscina privada y al cenador con barbacoa. De puertas adentro cuenta con cinco dormitorios, cocina independiente en la que hay hasta una selección de las hierbas aromáticas y medicinales del huerto del Marbella Club, una sala de cine y una mesa de billar inglés. Por supuesto, tiene spa allí mismo, gimnasio y hasta entrenador personal. El no va más.

No te pierdas: las piezas hechas a mano por artesanos locales en esta construcción que rinde homenaje a la arquitectura española. O sea, techos con vigas de madera a la vista, suelos de microcemento y portones al mas puro estilo cortijero.

Precio: desde 7.500 euros por noche (habitaciones desde 482 euros).

Villa Añil está dentro del exclusivo Marbella Club Hotel. (Foto: Cortesía)
Villa Añil está dentro del exclusivo Marbella Club Hotel. (Foto: Cortesía)

Salobre Hotel Resort & Serenity, en Gran Canaria

Esto son las Canarias, Maspalomas para ser exactos, así que prepárate para un paisaje natural alucinante, la magia del desierto y todo su espíritu atlántico. Esa proverbial suma de naturaleza salvaje y mar. Porque lo demás son lujos como dos campos de golf, una zona wellness (baño de vapor aromatizado, sauna seca, fuente de hielo, masajes...), varios espacios gastronómicos y cantos de sirena como hacer una ruta en mountain bike, practicar yoga, iniciarse en el ecofitness, que también lo hay, o echarse un partido de fútbol en un campo de hierba natural. Todo ello en un hotel que practica la sostenibilidad, que cuenta con 313 habitaciones y suites, con balcón privado y vistas al verde o al azul, según, y en cuyos restaurantes se puede degustar la rica cocina canaria (incluido el mojo picón).

No te pierdas: sus siete piscinas, con camas balinesas y muchas palmeras.

Precio: desde 149 euros.

Una cama balinesa del Salobre en medio de un paraje desértico. (Foto: Cortesía)
Una cama balinesa del Salobre en medio de un paraje desértico. (Foto: Cortesía)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios