Logo El Confidencial
colores y mobiliario

La habitación perfecta para favorecer el hábito de estudio

Una mesa y una silla para evitar dolores de espalda o apostar por la luz natural son básicos para crear un espacio de estudio que sea adecuado

Foto:

Estudiar y hacer los deberes es tan importante como el lugar donde se llevan a cabo. Es recomendable que para crear un hábito de estudio a los niños el lugar donde se sienten a hacer las tareas siempre sea el mismo. Además, su salud es también importante: una mesa y una silla adecuadas, una buena iluminación y un orden y limpieza son aspectos a tener en cuenta.

Por supuesto, debemos hacer desaparecer de la habitación televisores o videoconsolas para evitar las distracciones. También debemos fomentar un espacio tranquilo y en silencio para favorecer la concentración y mantener una temperatura agradable -demasiado calor puede aletargar al pequeño-. También puedes apostar por colores suaves en las paredes para generar un ambiente agradable, como azules o verdes pastel.

Mesas y sillas

La mesa y la silla son los dos principales elementos de la habitación. En el caso del primero, debemos elegir un escritorio que les permita estar rectos, con los brazos apoyados en el mismo a 90º. Intenta que sea amplio pero que no tenga demasiada cosas encima; para eso tiene cajoneras y estanterías. Apuesta por un color neutro y suave para favorecer la concentración. Es importante que la cama quede fuera de la vista de la mesa para diferenciar los dos espacios: estudio y descanso.

Elegir bien una silla también es fundamental para la salud de los más pequeños. Pasarán varias horas estudiando, horas que aumentarán con el paso de los años. Elige aquella con un respaldo alto y que pueda regularse, para que se adapte a su crecimiento y pueda apoyar los pies en el suelo en cada momento. Puedes aprovechar y elegir aquellas que han sido diseñadas con la curvatura de la espalda y recogen la parte lumbar. La buena elección de la mesa y la silla evitará los temidos dolores de espalda.

Iluminación

Es importante que el escritorio esté orientado de tal manera que la luz natural incida directamente en el escritorio, pero sin que su propio cuerpo proyecte una sombra encima del libro o cuaderno. Lo ideal es que la luz del sol entre por un lateral y no de frente, que provocaría que el niño, al alzar la mirada, se deslumbre.

Una vez que la luz natural haya desaparecido, es importante que dispongan de un flexo que pueda mover y regular. Deberemos colocarlo enfrente o en el lugar opuesto a la mano que escribe para evitar incómodas sombras. Elige bombillas con luz blanca o fría y evita las cálidas, que pueden cansar la vista y crear un ambiente demasiado relajado para el estudio.


Cajoneras

No son solo un elemento de decoración. Las cajoneras les permitirán tener todo el material escolar al lado del escritorio, lo que impedirá que se levanten cada dos por tres a por lo que necesiten y se distraiga.


Estanterías

Tan importante como las cajoneras. En ellas tendrá su libros a mano, tanto los de colegio como los de lectura para su tiempo libre. Todo constituirá un espacio que él puede ir conformando para que se sienta a gusto y cómodo, en el que tendrá que pasar muchas horas. Es importante que hagamos partícipes a los más pequeños de la distribución de los elementos para animarles a conformar su espacio a su gusto.


Complementos del orden

Una habitación ordenada es una habitación más propensa al estudio. Debes inculcarle la necesidad de que todo esté colocado en su sitio. Cajas, archivadores e incluso un cesto para guardar sus juguetes mientras estudian puede ser una buena alternativa para que todo esté recogido

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios