Logo El Confidencial

Si el baby boom ha estallado a tu alrededor, tranquila: 5 claves para sobrellevarlo

Ve liberando espacio en la memoria de tu móvil, porque se avecina avalancha de vídeos, no dejes de hablar de ligues ni de lencería sexy... y otros consejos para desenvolverte con tus amigas madres

Foto: ¿Todo lleno de embarazadas en tu radio de acción? (Foto: Dolce & Gabbana)
¿Todo lleno de embarazadas en tu radio de acción? (Foto: Dolce & Gabbana)

Los vientres de tus amigas y conocidas no paran de crecer (y no precisamente por culpa de la cerveza). En medio de lo que podríamos llamar un 'estallido natal', luchas por mantenerte cuerda en un nuevo universo al que no sabes muy bien cómo enfrentarte. Sociólogos y psicólogos coinciden en una cosa: una de las mejores etapas de la vida, tanto en hombres como en mujeres, sucede entre los treinta y los cuarenta años. Los motivos son variados, pero los más importantes hacen referencia a que ya se ha alcanzado cierta independencia económica, se sabe (más o menos) qué se quiere en un futuro y nuestra inteligencia emocional ha madurado y es capaz de adaptarse mejor a los cambios. Suena bien, ¿a qué sí?

Sin embargo, hay un punto de inflexión en la vida de toda treintañera (con pareja o sin ella) que llega sin previo aviso. Ese momento en el que todas tus amigas y conocidas (qué gran programa), anuncian que van a ser mamás. Y es ahí cuando te das cuenta de que te hizo más ilusión enterarte del embarazo de Beyoncé que del de tu ‘best friend’.

Pudiese parecer cruel, pero es la verdad. Un embarazo es un cambio en la vida de los futuros padres, pero para las amigas (sin hijos y sin ganas de tenerlos) es también algo a lo que acostumbrarse. Sobre todo si piensas como la chica de oro Blanche Devereaux.

Sea como fuere, el bebé ya está en camino y eso significa que algunas (muchas) cosas van a dejar de ser como eran. Lo importante es saber afrontar esta nueva etapa de vuestra amistad convirtiendo este milagro de la vida en algo positivo (como su predictor) y no negativo. No seamos Louis van Gaal, por favor. Así pues, y sin más dilación (que no dilatación), he aquí cinco recomendaciones para que el baby boom no te estalle en la cara.

1. Prepárate para ser la amiga que no se entera de nada

Así, sin paños (que no pañales) calientes. Percentiles, pruebas médicas de nombres más parecidos a nuevos grupos pop que a un procedimiento sanitario, variables imposibles de descifrar… Durante los nueve meses de los embarazos de tus amigas te sentirás, probablemente, como un ingeniero nuclear en su primer día de clase. Nuestro consejo es que preguntes lo justo y necesario y asientas a todo. Ah, y si tu chico es de los que van contigo a todas partes y va a ser testigo también de estas conversaciones, recuérdale lo siguiente:

2. Libera espacio en tu móvil

Si quieres seguir teniendo instalado Tinder y a la vez poder descárgate las ecografías de tu futuro sobrino postizo y los vídeos de la evolución del crecimiento de las tripas de tus friends, ya puedes ir haciendo limpia tecnológica o pagando más almacenamiento. Ah, y también te llegarán vídeos del bebé en movimiento, ya te avisamos de que la tecnología prenatal no para de evolucionar.

3. Adáptate al concepto 'merendena'

¿Te acuerdas cuando quedabais para cenar y tomar unas copas que se alargaban hasta el amanecer? Pues ahora ya no. Puntualmente sí, claro está, pero será mejor que te vayas acostumbrando a que solo podrás quedar con ellas en ese intervalo extraño que va de las 6 a las 8 de la tarde (entre la merienda y la cena). Piensa que en esta nueva etapa de sus vidas deben bañar a los niños, darles de cenar y meterlos en la cama antes de las 10 de la noche, si quieren poder tener unas horas de intimidad con su pareja. O dormir salvajemente, que falta les hará.

4. Continúa bebiendo (aunque ellas no puedan)

Sin querer hacer apología del alcoholismo, bien es cierto que asistir a debates sobre si se está favor del colecho, en contra de las guarderías privadas o sobre dar el pecho hasta los dieciocho años (que no meses) es mucho más llevadero con una copa que con un zumo natural. Aunque también puedes echarle este último al vodka. Muy rico. Ah, y si te haces amiga del camarero, mejor que mejor.

5. Siguen siendo tus amigas (cuéntales tu vida)

Puede que creas que tus idas y venidas con tu ligue de turno ya no les interesan. Tal vez ya no habléis tanto como antes y que ese chat en el que os dabais las buenas noches y los buenos días ahora haya pasado a mejor vida. Quizá ya no os veáis a menudo y seguramente tengas la sensación de que vas por detrás en algunos aspectos, pero recuerda que siempre han estado ahí y tú también. Así pues, si ellas te cuentan que no saben qué carrito de bebé comprarse, tú contraataca con tus problemas para encontrar lencería sexy. Cada cual con su tema.

Resumiendo: mantén la calma y no entres en pánico. Tú puedes.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios