Logo El Confidencial
ajusta tu alimentación

Come bien, broncéate aún mejor

Las dietas no son sólo para adelgazar, las más importantes son las que se hacen para sentirnos mejor y, si eso conlleva una pérdida de peso.

Foto: Come bien, broncéate aún mejor

Las dietas no son sólo para adelgazar, las más importantes son las que se hacen para sentirnos mejor y, si eso conlleva una pérdida de peso y una piel más luminosa, pues mejor que mejor. La dra. Lidia Díaz Méndez, de la Clínica Médico Estética Armonía, explica que no podemos llevar la misma dieta en verano que el resto del año. "Las necesidades calóricas del cuerpo no son las mismas que en invierno. Ahora necesitamos más agua y menos grasas. La razón es simplemente que en invierno necesitamos contrarrestar el frío que hace fuera con más calorías. Nuestro cuerpo, gracias a esas calorías, generará energía y eso combatirá el frío. En verano ocurre justamente lo contrario. Como la temperatura exterior es más elevada, el cuerpo necesita menor aporte calorífico”

Este cambio en la alimentación hará que nuestro organismo funcione mejor “el mayor consumo de alimentos ricos en agua hará que mantengamos el organismo mejor hidratado, lo que se traduce en una piel mejor hidratada y una mente más despejada. Además ese sentimiento de bienestar que proporciona el verano, se acrecienta con el sol, que, por un lado, nos ayuda a sintetizar la vitamina D, y por el otro, genera una mejoría en el estado de ánimo.”

Los alimentos de temporada son los más recomendables: “El punto de maduración perfecto que se produce en cada momento para unos alimentos u otros, asegura que esos alimentos están en su mejor momento, con todos sus nutrientes al máximo”

La naturaleza es sabia y nos da cada temporada lo que necesitamos. Por ejemplo, ahora necesitamos carotenoides para protegernos del sol. ¿Qué alimentos están en su punto perfecto? Los tomates, los pimientos, las zanahorias... que tienen enormes cantidades de ellos. Es cierto que los hay todo el año, pero en la mayoría de casos provienen de cultivos que no los maduran al sol, por lo que los alimentos no están en su punto álgido de nutrientes. Además, comprar productos de temporada, casi siempre suele salir más barato que comprar alimentos que no lo están.

La dra. Mª José Barba Martínez nos recomienda disfrutar del sabor y aprovechar las  vitaminas de las frutas de verano.  “Conviene ingerir melón, que da energía pero pocas calorías; sandía, que depura pero es saciante; melocotón, que mantiene alto el ánimo, o ciruelas, que nos limpian por dentro. Son frutas dulces que mejoraran el funcionamiento del organismo. Contienen multitud de vitaminas del grupo B que mantienen el sistema nervioso sano, vitamina C para prevenir y resistir las infecciones y Beta carotenos, que es la forma vegetal que tiene la vitamina A”.

En cuanto a la piel, se requieren antioxidantes para combatir la oxidación provocada, entre otros factores, por los rayos ultravioletas. La dra. Amparo Riquelme de la Unidad de Endocrinología de IML nos recuerda que los alimentos antioxidantes más poderosos son los aguacates, las bayas como las moras, fresas, frambuesas o arándanos, el brécol, coles o repollo, zanahorias, cítricos, uvas, cebollas, espinacas y tomates. Inclúyelos en tu dieta y ayuda a que tu piel esté más fuerte para defenderse. Aviso, esto no quita para darse algún capricho culinario.

 

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios