Logo El Confidencial
maquillaje de transición

Cambia polvos de sol por iluminadores

LOS POLVOS DE SOL DAN PASO A LOS POLVOS ILUMINADORES Da pena que se acabe el verano ¿verdad? Vamos perdiendo lo poquito que nos queda del bronceado,

Foto: Cambia polvos de sol por iluminadores

Hay un error muy común que se comete al inicio del otoño: intentar parecer un conguito tostado al sol aunque el tiempo no acompañe. Seamos realistas y asimilemos que el año tiene cuatro estaciones y que el verano dura los mismos tres meses que las demás. Nuestra piel no va a estar bronceada todo el año, no sería saludable ni natural. Y los polvos bronceadores que comenzamos a usar en junio ya han cumplido su misión de resaltar el moreno. Ahora toca recuperar nuestro tono de piel natural, pero eso no significa que tengamos que lucir una piel apagada, cetrina y sosa. Existen buenos aliados para ayudarnos a lucir una tez brillante: los polvos iluminadores. Puedes usarlos desde ya y hasta el próximo verano. 

Los polvos iluminadores pueden ser compactos o sueltos. Sirven para aportarle a nuestro rostro un toque de brillo y enmarcar la cara resaltando los pómulos. Pero como no a todas las mujeres les gustan los brillos, hay iluminadores efecto mate, así como otros con toques de color en tonos perla, rosados o dorados. Si eres de piel aceituna opta por los dorados, pero si tu tono es pálido, mejor elige los rosados.

Para aplicarlos debemos limitarnos a los puntos de luz que queremos resaltar. Estos serían: la zona alta de las mejillas, es decir, por encima del hueso del pómulo, un toque en la frente y otro muy sutil en nariz y barbilla. Muchos maquilladores utilizan el truco de aplicarlos bajo el arco de las cejas para agrandar los ojos. Procura que la brocha no tenga mucho producto porque si te pasas te tocará lavarte la cara y si te has quedado corta siempre podrás aplicar un poquito más.

Casi sin color: Prueba los polvos de arroz de Java de Bourjois. Polvos sueltos perfumados que aportan al rostro suavidad y frescura. Un producto que lleva fascinando a las mujeres 150 años y que ahora han reeditado imitando las cajitas de finales del siglo XIX. Son ultra finos y aportan un ligero toque nacarado y un rosa pálido que es universal y sienta bien a todas las tonalidades de piel. Efecto buena cara y piel de bebé al instante. 

 

Tonos dorados: Graphic Expresión de Clarins, con cuatro tonos que se mezclan con la brocha y se aplican dándole a la tez luminosidad y armonía. Dos tonos de beige, uno claro para iluminar y uno oscuro para unificar, un tono rosado para esculpir y uno dorado para iluminar. Tienen el plus de aportar confort a la piel y protgerla de la contaminación.  

 

 

Tonos rosados: Madame Rougit de Guerlain: una paleta de cuatro colores luminosos cubiertos por un sofisticado velo de puntos de plumetti en blanco metalizado. Rosa pálido para dar luz, coral para lograr un aspecto sano, beige para aterciopelar la piel y frambuesa para dar frescura. Incorporan la brocha para aplicarlos dentro de la polvera negra lacada y huelen a violeta. 
 
 
 
 
Mate: Les Beiges de Chanel. Unos polvos efecto buena cara y sin brillos. Ni broncean ni blanquean. Están basados en la naturalidad para darle a la piel un buen aspecto. No resecan, protegen de la contaminación, de la deshidratación y contienen factor de protección solar 15. Están disponibles en siete tonos pero para otoño recomendamos los cuatro primeros: 10, 20, 30, 40.
Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios