Logo El Confidencial

Cuando la retención es el enemigo a derrotar

Esto es una lotería que te toca sí o sí. Y es que, por el hecho de ser mujer, tienes todas las papeletas para sufrir retención de líquidos. Así se combate.

Foto: Cuando la retención es el enemigo a derrotar

Esto es una lotería que te toca sí o sí. Y es que, por el simple hecho de ser mujer, tienes todas las papeletas para sufrir retención de líquidos. Te contamos cinco formas naturales de combatirla. Y recuerda: muchas veces no es una cuestión de peso, sino de volumen. 

EL PROBLEMA

Tu genética, tu estilo de vida y tus hormonas pueden hacer que sufras edema, es decir retención, hinchazón o pesadez. Se puede heredar la insuficiencia venosa o linfática, también sufrir cuando hay cambios hormonales -de estrógenos, sobre todo-, como en la pubertad, el embarazo, los ciclos menstruales, la menopausia o los primeros meses de tomar la píldora. Y también hay factores como el sedentarismo, el permanecer mucho tiempo de pie o sentada, las fuentes de calor directo, como la calefacción, o el uso de ropa ajustada y tacones altos, que hacen sufrir esta alteración, enumera la médico estético Raquel Moreno (Madrid, tel. 917 81 88 93). 

LAS SOLUCIONES

Pasan por mantenerte en tu peso, haciendo una dieta pobre en sal y rica en verduras, hortalizas y frutas, bebiendo de 1,5 a 2 litros diarios de agua y practicando ejercicio de forma regular -nadar, andar, correr, bailar, bicicleta-, según la Dra. Moreno. Además, es bueno recibir masajes de drenaje linfático, utilizar cosméticos de efecto frío, evitar cruzar las piernas cuando estés sentada y elevarlas un poco siempre que puedas -ponte un almohadón bajo los pies mientras ves la tele, lees o duermes-, y termina la ducha con un buen chorro de agua fría -de tobillos a muslos-.  

LAS MEJORES PLANTAS DRENANTES

Pero también cuentas con la ayuda de la naturaleza en forma de fitoterapia, que no es otra cosa que el uso de plantas medicinales con objetivos terapéuticos. Estas siete tienen efecto drenante y depurativo, y te van a ayudar a batir al enemigo: el exceso de líquido. Te explicamos cómo usar cada una de ellas. 

1. Diente de león: planta depurativa y ligeramente laxante. Precisamente, gracias a esta acción diurética, segura y sin efectos no deseados, permite limpiar y eliminar las toxinas acumuladas en el organismo, por lo que se recomienda hacer una cura con ella en cada cambio de estación y en caso de excesos alimentarios.

2. Castaño de Indias: se la conoce como 'la planta de las varices', por su efecto antiinflamatorio y antiedematoso. "Puede reducir los síntomas de la mala circulación sanguínea, tales como dolor, inflamación, cansancio, hinchazón en las piernas, picor y retención de agua", asegura la experta. De hecho, buena parte de los medicamentos que se utilizan para tratar la insuficiencia venosa crónica o el síndrome de piernas cansadas están elaborados a partir de sus flavonoides. 

3. Té verde: "Sus componentes activos, en concreto las catequinas y la teína -análogo de la cafeína- ayudan a perder peso, siempre en consonancia con un estilo de vida activo y una alimentación sana y equilibrada", apunta la doctora Moreno. Además, estimula la adrenalina -hormona que contrae los vasos sanguíneos- y ayuda a disminuir la asimilación de ciertos nutrientes, como las grasas y el azúcar. 

4. Cola de caballo: es uno de los diuréticos naturales más eficaces, puesto que puede aumentar hasta un 30% la cantidad de orina, explica la doctora. Es muy depurativa y eficaz en cálculos renales -ayuda a eliminarlos-, en problemas de próstata y hasta en cistitis. "Entre sus componentes activos destacan el saponosido y la equisetonina, que estimulan la circulación sanguínea a nivel renal y actúan como diuréticos", añade.

5. Ortosifón: en fitoterapia se utilizan sus hojas por su riqueza en flavonoides, polifenoles, aceites esenciales y potasio. Es un potente diurético, indicado para acelerar la pérdida de peso. Además, estimula la eliminación de la grasa acumulada y aumenta la eliminación renal de los líquidos, la urea y el ácido úrico. Algo más: su acción drenante, ya que contribuye a expulsar los cálculos biliares y renales.

6. Vid roja: tonifica las venas mejorando la circulación y la sensación de piernas cansadas, las varices y las hemorroides. Es rica en diversas sustancias vasoprotectoras, entre otras, los taninos, que favorecen la contracción de las células musculares de los vasos, lo que se traduce en que facilita el retorno venoso de la sangre de los miembros inferiores hacia el corazón.

7. Rusco: es la planta de las piernas ligeras. Se utiliza hace mucho tiempo como diurético, venotónico, vasoconstrictor, antiinflamatorio y antiedematoso. Y es una buena opción en el tratamiento de las hemorroides, piernas cansadas y trastornos venosos de los miembros inferiores debidos, por ejemplo, a la píldora anticonceptiva.  

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios