Logo El Confidencial
Fitness

Baile y peldaños: probamos el Zumba® Step

Fui al gimnasio Virgin Active de Capitán Haya dispuesta a barrer mi manía al step. ¿Habrá conseguido el Zumba® Step acabar con ella?

Foto: Baile y peldaños: probamos el Zumba® Step
Autor
Tiempo de lectura3 min

Casi todas las mujeres han probado alguna vez el step, o al menos esa conclusión sacamos cuando Hermann Melo, Zumba Education Specialist, preguntó a las presentes en la clase del Virgin Active de Capitán Haya quién lo había hecho. Lo mismo ocurrió cuándo preguntó quién se había animado alguna vez con el Zumba. ¿Qué pasó cuando nos preguntó si habíamos probado el Zumba® Step? Que todas éramos primerizas, y por eso tenía ganas de probar una disciplina que todavía no es muy conocida.

MI EXPERIENCIA

Antes de comenzar, confieso que mi objetivo era barrer mi manía al step. No he tenido ninguna experiencia traumática, más allá de una clase en 2006 en la que creí que sería la estrella absoluta (creedme: el enemigo número uno del deporte es el ego) y me convertí en un lastre. El hecho de que se combinara con Zumba fue lo que me animó a probar el Zumba® Step. "Nada malo puede pasar cuando bailas", pensé. ¿Estaba en lo cierto?

Nada más comenzar la clase, mi irracional pánico al step desapareció. Adiós a los clásicos movimientos aeróbicos de los 80: salsa y pop te obligan a mover las caderas olvidándote casi por completo de que estás subiendo a un step. Además, mi experiencia anterior como catadora fitness me enseñó a dejar de creerme Superwoman y no poner más alturas al step de las adecuadas.

El momento estrella fue cuando sonó Torero, de Chayanne. No frunzáis el ceño (es lo que hice yo): se convirtió en uno de los bailes más divertidos que recuerdo en un gimnasio. Las chicas canturreaban la canción, mezclábamos movimientos de sevillanas con los de los toreros y me sorprendí gritando un "olé" estrepitoso, algo que una chica antitaurina como yo jamás pensó que haría. De toreras a chicas far west de la mano de la canción Timber, de Ke$ha, en la que convertimos al step en nuestro caballo, terminamos haciendo un sensual estiramiento al ritmo de Bo Tem Mel. Finalmente, estiramos los cuádriceps sobre el step, un gesto no apto para las que tienen problemas de equilibrio.

VEREDICTO

Zumba® Step es una mezcla de fitness tradicional (30%) con baile (40%) y movimientos de step aeróbicos (30%). Lo que me encantó de esta disciplina es que trabaja por intervalos, por lo que las calorías que consumimos no proceden solo de las grasas, como ocurre con el entrenamiento aeróbico clásico, sino que elevaremos el umbral aeróbico.

Cuando terminó la clase, comprendí la razón por la que la llaman fitness party: me dolían las mejillas de sonreír. Te lo pasas genial, es sencillo de seguir y haces un ejercicio muy intenso sin dejar de divertirte. Recomendaría hacerlo dos veces por semana y reservar un día para trabajar especialmente brazos y abdomen, ya que el  Zumba® Step está pensado sobre todo para la parte inferior del cuerpo.
Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios